Fotomontaje de @respetocanas

La Cabra, siempre tira al monte

Eran monísimos. Dos bolitas de algodón. Suaves como el terciopelo. Pequeños como un colibrí. Juguetones como un gatito. Los encontraron entre unas matas de zacate rojo. Estaban solos y hambrientos. Al acercarles el dedo lo chuparon como si fuera la ubre de su progenitora. Parece que llevaban algún tiempo allí, sin compañía, sin madre. Posiblemente algún cazador furtivo habría acabado con su vida para quedarse con su piel. El pelo deslucido indicaba un principio de deshidratación que en poco tiempo segaría también las suyas.

Se llevaron las dos crías de tigre a casa. Si las dejaban allí, morirían irremediablemente en pocas horas. Al llegar a la vivienda, les dieron leche que tomaron con avidez. Poco a poco el pelaje fue recobrando esplendor y las crías vitalidad.

¿Qué harían con ellos? Esa era la pregunta. Los tigres son animales que se hacen enormes en relativamente poco tiempo y que necesitan una dieta cárnica de grandes proporciones. En condiciones de libertad y como adultos, unos dieciocho kilos en una sentada. Decidieron alimentarlos hasta que dejaran de ser lactantes y luego soltarlos de nuevo en la sabana.

 Había llegado el momento. Los dos tigres, un macho y una hembra, se habían convertido en dos fornidos cachorros traviesos que amagaban con colmillos y uñas pero que, de momento, no hacían daño. Para las crías, Irma y Wenceslao eran sus padres. Eran dos seres que les alimentaban y les cuidaban y no veían diferencia con ellos. La leche ya no era alimento suficiente y necesitaban aporte cárnico. Estaban dispuestos a soltarlos en mitad del campo. Pero había un problema. Los tigres enseñan a sus hijos a cazar antes de independizarse y éstos no sabían. Hasta ahora Irma y Wences, les habían plantado el biberón y los cachorros succionaban sin el esfuerzo de tener que buscar el alimento.

Decidieron entonces, que antes de soltarlos, les enseñarían a cazar. Para ello irían reduciendo paulatinamente su acercamiento a los tigres. Construyeron un pasillo, junto a la barda de la casa. Allí soltaban a las crías, y con una cuerda atada a una pata de oveja, la arrastraban calle adelante para que ambos corrieran detrás hasta darle alcance. Pronto entendieron que el juego era una necesidad si querían comer. Ya no venían sus cuidadores con el biberón (ya ni les veían) y la pata de cordero era lo único con lo que saciar el hambre.

 Ahora que ya sabían cazar, lo lógico era soltarlos en el campo. ¿Cómo? Para evitar que su “amansamiento” hiciera peligrar su vida, habían dejado de mostrarse ante los dos jóvenes tigres. Y ahora no podían acercarse a ellos sin peligro de que les consideraran una pieza de caza. Con sedantes y dos dardos los metieron en dos jaulas y los abandonaron a su suerte.

 Habían pasado dos años desde que los tigres vivían por si solos. De vez en cuando, salían con el Land Rover y les veían pasear en busca de comida. Eran inconfundibles porque los dos tenían una mancha blanca en la cara. Como si les hubieran puesto una máscara de carnaval en los ojos. Los observaban desde lejos, con prismáticos, luego daban la vuelta y volvían a casa. Les echaban de menos.

 Había estado jarreando agua durante diez días. El canalón cobraba vida propia en una cascada. El undécimo día, por la mañana, el sol inauguró un luminoso día de primavera. La vieja y seca rambla se había convertido en un caudaloso río. Estaban preocupados por los tigres, así que salieron en su busca. En una de las curvas que llevaban a la rambla, el Land Rover se atascó y no fue posible sacarlo de allí. Decidieron dejar el vehículo y volver a casa andando a buscar el tractor con el que sacar el coche del barro. A doscientos metros de casa, vieron de lejos a los dos tigres. Iban juntos. Irma y Wences no llevaban armas. Nuca las habían necesitado. Los tigres les cortaban el paso para llegar a casa. Pararon y hablaron sobre qué hacer. Decidieron seguir. Los tigres les reconocerían y no les harían daño. Según se acercaban a los animales, empezaron las primeras preocupaciones. Estaban muy delgados y desmejorados. Eso no era buena señal, porque seguramente estarían hambrientos. Uno poco más adelante, dejaron de verlos. Se habían agazapado entre los zacates. Eso significaba que estaban en modo caza. Y las presas eran ellos.

 


Yugohispania

 

Presentaros a las elecciones nos decían cuando estábamos en las calles. Y nos presentamos. Y tuvimos éxito. Tanto que, los que creían que tenían la silla y sobre todo la impunidad atornillada, empezaron a temer. Y empezó el juego sucio. La manipulación informativa se hizo unánime. La presión, irrespirable. Y hasta un posible fraude electoral en el recuento informático de votos. Indra gana el concurso con una bajada temeraria. Indra desvía 600.000 euros a empresas pantalla proveedores electorales del PP. Además, la financiación ilegal de las campañas electorales de esa formación. Pero la corrupción es de tal calibre que es imposible embozarla entre cortinas de humo, a pesar de los fiscales “amigos”. Y los que financiaron ilegalmente, los de las mordidas, los de los sobres en B, los que le cuestan a este país mas de 90.000 millones de euros al año en corrupción, no podían quedarse de brazos cruzados mientras ponemos en peligro sus chanchullos, sus negocios sucios y su latrocinio a través de los servicios públicos que están pauperizando para que sus colegas, esos que acaban financiando campañas, pagando las sedes o llenando las cuentas en Suiza, puedan obtener pingües beneficios con sus negocios privados financiados con del dinero público.

El 155 no es más que otra vuelta de tuerca. Otra pátina que da invisibilidad a los negocios sucios. Daba igual que Puigdemont convocara elecciones. Daba igual que se presentara en el Senado a defender que no había motivos para su aplicación. Todo daba igual porque la decisión ya estaba tomada. Porque son corruptos pero no tontos. Y saben que España es un sentimiento primario que vende mucho. Tanto que todos aquellos que, hace un par de años estaban encabronados con este mísero personaje que nos desgobierna y con su formación de vividores y corruptos, hoy, han olvidado todo y están encantados. Y hasta le votarían. Incluso los que nunca lo hicieron. El concepto de España, ese etéreo sentimiento con el que no se come, con el que no te puedes ganar la vida (salvo que seas chino y tengas un todo a cien), con el que jamás llegarías a nada de forma individual, es un granero de votos para estos sinvergüenzas.

La idiocia está encantada con la represión en Cataluña y con sus banderas de salón. No les importa que el Senado, casi al mismo tiempo que el 155, aprobara definitivamente el CETA. Un tratado que cede la “soberanía” a las multinacionales. Pero eso les da igual porque no saben. Eso no sale en la tele y lo que no sale en la caja tonta, no existe. Se llenan la boca de nacionalismo paleto y se la cuelan hasta el zancarrón.

Y les da igual si han provocado una ruptura social no solo en Catalunya. Les da igual si nos ponen al borde de la guerra civil. Porque ni sus vidas, ni la de sus hijos está en juego. Está en juego su impunidad. Está en juego seguir con este sistema que les produce enormes beneficios que se llevan a paraísos fiscales. Está en juego hasta este sistema de hijoputismo liberal que nos ha retrotraído a finales del XIX: sueldos de miseria, cientos de miles de horas no pagadas, vacaciones que ya no se cogen y que no se dan. Derecho cero: explotación laboral y personal.

Estamos en el momento crítico. Como formación, debemos exigir una vuelta a la legalidad, sí. A la del artículo 14 de la Constitución, a la del 16, a la del 27, a la del 35. Pero sobre todo, a la legalidad del artículo 10 de la Ley de Partidos apartado a) que dice “...se procederá a la disolución de un partido político… a) Cuando incurra en supuestos tipificados como asociación ilícita en el Código Penal.”. Debemos apretar para que, el proceso de ilegalización del Partido Popular una vez que los fiscales del caso Gürtel han demostrado la existencia de una caja B y que el partido se benefició de los delitos de la red, sea eficaz y urgente.

Debemos exigir la vuelta a la legalidad y que todos los que aparecen en los famosos “papeles de Bárcenas” acaben siendo llevados al banquillo.

Debemos exigir que los culpables de esta fractura social, de que Catalunya haya declarado la independencia (si es que al final ha sido así, lo que no tengo nada claro), sean juzgados. Y aquí la responsabilidad es clara. Aquellos que ávidos, como siempre, de votos, recogieron irresponsablemente firmas contra el Estatut, los que elevaron el recurso al Tribunal Constitucional contra los veintidós artículos que en el Estatuto de Andalucía están vigentes y no han causado ningún problema, son responsables del delito de negligencia y prevaricación y malversación.

De no hacerlo, sufriremos las consecuencias. De hecho, ya las estamos sufriendo. Nos acercamos peligrosamente a similitudes de los principios de nazismo (aquí lo cuenta Alberto Vila en Los pretextos y el incendio del Reichstag), o de la España de 1935.

Ya una vez, en el 78, cuando estaban solos en la sabana del franquismo, en lugar de abandonarlos a una muerte segura, les recogimos, les introdujimos en nuestras casas y les hicimos fuertes. Y ahora han salido de caza, y las víctimas somos nosotros.

Se quejaba el otro día Fernando Garea del trato policial a los periodistas en los pasillos del Senado. Se amenaza a Navarra, Euskadi y hasta a Castilla-La Mancha con aplicarles también el 155. Los fascistas campan a sus anchas por Barcelona, Madrid o Valencia provocando, golpeando violentamente a aquellos que no hacen lo que les dicen, atacando medios de comunicación. No tenemos seguridad de que las elecciones sean limpias. No tenemos seguridad de que, aun siéndolo, no acaben tomando el poder como lo han hecho en Catalunya. No tenemos seguridad absolutamente de nada.

Si seguimos creyéndonos que una bandera en la ventana arregla los problemas, pronto no podremos ni siquiera hacerlo.

Porque no es España lo que está en peligro. Somos nosotros, Yugoespaña.

 

Salud, concienciación, laicidad, república y más escuelas.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEl tribunal admite la querella contra Forcadell, Expresidenta del Parlament
Artículo siguienteEl PSOE impulsará la transparencia en los contratos a los consumidores
Pasé tarde por la universidad. De niño, soñaba con ser escritor o periodista. Ahora, tal y como está la profesión periodística prefiero ser un cuentista y un alma libre. En mi juventud jugué a ser comunista en un partido encorsetado que me hizo huir demasiado pronto. Militante comprometido durante veinticinco años en CC.OO, acabé aborreciendo el servilismo, la incoherencia y los caprichos de los fondos de formación. Siempre he sido un militante de lo social, sin formación. Tengo el defecto de no casarme con nadie y de decir las cosas tal y como las siento. Y como nunca he tenido la tentación de creerme infalible, nunca doy información. Sólo opinión. Si me equivoco rectifico. Soy un autodidacta de la vida y un eterno aprendiz de casi todo.

7 Comentarios

  1. España es manifiestamente mejorable, pero en el asunto catalán o se está con ella o estas con estos sinvergüenzas
    https://youtu.be/ud-MCpHjTtw
    … y como los Podemos estáis con esta mafia secesionista, supremacista y rufianesca, no os da la gana entender que Rajoy, siendo malísimo, nos dé infinitamente menos miedo que vosotros que sois crueles y traidores a la igualdad de los españoles.
    !Menuda tropa estáis hechos “inocente borreguitos! Rajoy puede dar asco, pero vosotros dáis miedo, auténtico miedo. Tampoco es tan difícil de entender, entre el asco y el miedo la gente mayoritariamente, evita el miedo.
    España de la mano de tus Podemos nos llevaría a un enfrentamiento civil.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × 5 =