Agrupémonos todos, en la lucha final” se cantaba en Dos Hermanas (Sevilla) al final del acto de Pedro Sánchez. No muy lejos de allí, en Alcalá de los Gazules (Cádiz), Susana Díaz celebrada los 130 años de la agrupación gaditana encerrada en un convento. ¿Se estaba encomendando a los “dioses del socialismo”? Al menos no estaba en Sevilla viendo a su enemigo dándose un baño de masas. Prefirió el calor de los afines y un encuentro más pequeño. No, Spiriman no apareció, ni hubo cantos gregorianos.

Como hiciese Patxi López en Fuenlabrada, la dirigente socialista ha vuelto a intentar calmar los ánimos dentro del PSOE al afirmar que no parará hasta que “el único apellido o etiqueta que se nos ponga sea el de compañeros del partido socialista, que es lo más grande y fuerte que tenemos”. Como se observa ha cundido el miedo entre las élites socialistas por la rebelión de la militancia e intentan templar gaitas.

A fin de desmarcarse de las precandidaturas de López y Sánchez, Díaz se ha acogido a los tópicos sobre la necesidad de hablar de proyectos y no de personas y, especialmente, “fortalecer el partido con un proyecto ganador, sin complejos” que sea de utilidad a España.

Susana Díaz se ha acogido a los tópicos sobre la necesidad de hablar de proyectos y no de personas

 

Unidad, fortaleza y España

La dirigente socialista ha expresado en su discurso que el momento de incertidumbre que se vive debe ayudar a fortalecer al partido y “recuperar la seguridad”. La unión debe prevalecer porque al ser un año de Congresos “el que lo haga bien, ganará y quien lo haga mal, perderá”. Ninguna referencia a la “autoridad máxima”, los “dimisionarios” o la Gestora actual. Tan sólo ha reconocido que ha habido errores y “momentos duros vividos en favor de la democracia”. Claro que esa defensa de la democracia, que parece estaba siendo amenazada por no se sabe bien quién, en nada se puede comparar a quienes “se jugaron la vida en la dictadura”. Por tanto, justifica la caída de Sánchez como un intento de salvar la patria de las fuerzas del mal.

El reto del PSOE debe ser levantarse pronto para poder competir y ganar las siguientes elecciones. Ha vuelto a reiterar, como viene haciendo en todos sus discursos, que el PSOE se va a levantar pronto y rápido. La solución es sencilla para la dirigente sevillana: “volver a ilusionar y explicarle a los ciudadanos que se puede vivir mejor”. No hay que resignarse a vivir con escaseces como quiere hacer creer la derecha. Donde López apelaba por transformar el sistema, Díaz apela a los buenos sentimientos, sin duda influenciada por el entorno recogido y místico del lugar donde se celebraba el acto.

Y todo ello en favor de España y los españoles. “La amplia mayoría de los españoles merece que el PSOE, cuanto antes, ofrezca ese proyecto potente, que piense en los ciudadanos, sensible y fuerte al mismo tiempo, para hacer frente a las dificultades que atraviesan los ciudadanos y ganador” explicó. Un discurso en clave electoralista y de poder porque lo que está en juego no es una batalla interna, sino el poder político. Los españoles piden al PSOE no ser el primero de la izquierda sino los “defensores de la libertad, la igualdad, la solidaridad”.

Díaz justifica la caída de Sánchez como un intento de salvar la patria de las fuerzas del mal

 

Confesiones y penitencia

La dirigente andaluza ha confesado los pecados cometidos por el PSOE en las últimas fechas. Pero se desconoce si los dioses del socialismo (Lambán dixit) habrá entendido a quién se debe perdonar. Por las palabras de la socialista debe ser a quien estaba en Dos Hermanas ante cerca de 2.000 personas. El pecado de la abstención para que gobierne el PP, al que Díaz no perdona sus políticas sociales, en especial respecto a la Sanidad, queda en el limbo del secreto de confesión.

La penitencia de Susana Díaz es que no ha podido, por el cambio de fechas y la aparición de Patxi López promovida por gente del aparato del PSOE, presentar su candidatura a la secretaría general. Desde los cuarteles del susanismo se vino barajando la posibilidad de aprovechar el Aniversario de la agrupación gaditana para hacer una presentación estelar y en casa. Ahora, sin el apoyo de algunos pesos pesados del PSOE como Alfredo Pérez Rubalcaba, Felipe González o Emiliano García Page, según cuentan las fuentes de López, las dudas han comenzado a pasar por la cabeza de la trianera. Ya no podrá, salvo sorpresa de última hora, ganar por aclamación como era su deseo.

Y se alcen los pueblos con valor, por la Internacional” terminaron cantando en Dos Hermanas. “Memento mori” (Recuerda que has de morir) debían decirse los congregados en el convento escuchando a la “tocada por los dioses del socialismo”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. Poca gente atrae Diaz a sus soliloquios no para ser tan fantastica y demas cosas que le dicen sus palmeros, no? y bueno a vista de pajaro se ve como poca juventud que no esta ni bien ni mal, es solo una apreciacion.

  2. ahí es donde tenía que estar en un convento con reglas de clausura como las que imperaban en los tiempos del imperio hacia dios y vigila por aquellas carceleras monjas de las arrecogias del monasterio de santa maria egipciaca que vigilaran en su tiemp a mariana pinerda, la dieferencia es que a marian la encarcelaron por luchar por la libertad y a esta estaría vigilá por toico lo contrario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 + diecisiete =