Lunes de julio, calor a raudales, otra campaña electoral y media España pegada al televisor.

Empiezan la ronda de saludos y lo primero que sorprende es que a alguien se le olvida enfocar al candidato socialista en el “buenas noches”. Un error sin importancia o la antesala del camino que va a seguir el debate.

Cada uno en el papel que tocaba, Rajoy en su particular país de las maravillas, intentando convencer a España de las bondades de su política económica, proclamándose salvador de la patria ante los “horrores” de los gobiernos socialistas. Insistiendo en la herencia recibida. Difícil de creer después de 5 años de Gobierno. Legislatura y pico de austericidio y de recortar todo lo recortable. Difícil que se sostenga su papel de defensor del estado de bienestar.

Nervioso, haciéndose el ofendido, paseándose el Palacio de Congresos con sus asesores en las pausas. Nervioso sí, noqueado en ningún momento, algo inaudito en un Presidente en funciones acosado por la corrupción, en el Presidente de “Luis se fuerte”. Mérito suyo o incapacidad de sus rivales de ponerlo contra las cuerdas, o exceso de corrección política huyendo de aquel memorable “indecente” que le espetó Pedro Sánchez en el debate anterior.

Algo tendrá que ver también en este esperpento la indulgencia con la que ha sido tratado por los medios de comunicación. Que diferentes habrían sido las cosas si se tratase de un Presidente de otro color, que diferentes si estuviésemos en otro País. Pero claro, ya sabemos que la vara de medir no es siempre la misma y que aquí hay quien siempre tiene patente de corso.

Albert Rivera dando a veces a diestra y siniestra. Sin poder ocultar el rechazo que le produce Pablo Manuel Iglesias. Intentando sacarle los colores, con temas como la financiación de su partido. Empeñado en colocarse en la posición de derecha moderna y moderada.

Pedro Sánchez, colocando sus propuestas y recordando constantemente que no hay un gobierno progresista porque Podemos no quiso. El único que habló de las mujeres, que sacó pecho de la defensa de la igualdad llevada a cabo por el PSOE.

Habló de las pensiones, de la Ley de Dependencia, planteó un modelo alternativo al PP. Reivindicando la socialdemocracia, desgranando su programa electoral. Mordiendo a Rajoy donde más le duele. El minuto final le sirvió para demostrar solidez, porque hay quien habla de las personas y quien piensa en ellas.

Pablo Manuel Iglesias, intentando adaptarse a su papel de socialdemócrata converso, tendiendo la mano al PSOE. Susurrándole por lo bajinis “Pedro, el rival no soy yo”.

Quién lo ha visto y quién lo ve. Difícil olvidar la hemeroteca, difícil creer que quien ayer llamaba a los socialistas casta y los acusaba de tener las manos manchadas de cal viva, pretenda ahora convencerles de que son sus aliados naturales. Difícil de creer de quien votó NO a un gobierno de progreso porque las encuestas le decían que el Sorpasso podía estar al alcance de la mano. Difícil de creer su preocupación por las personas porque cuando tuvo que sentarse a negociar pidió curiosamente carteras que poco tenían que ver con lo social. Se le olvidó también a Iglesias cuando hablaba de regeneración, que quizás también había que mirar un poquito hacía casa y que colocar a familiares y amiguetes en los Ayuntamientos donde gobierna es como mínimo poco ético. Las palabras pesan, los actos también.

Fue un debate raro, a veces soporífero, con un puntito machirulo. Sin duda más animado al final. Poco creíble el cambio de chip de algunos después de meses y meses de ataques y descalificaciones constantes. Complicado rebajar la tensión después de convertir la política en una pelea en el barro y colocarse en un escenario donde tocaba defender propuestas y convencer a la ciudadanía. Donde había que dejar a un lado el marketing político y tirar de ideario. El 26 J sabremos que ha ganado, lo uno o lo otro. En cualquier caso, esperemos que de verdad se cumpla el mantra de no condenarnos a unas terceras elecciones.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorRoban… pero hacen
Artículo siguienteMás que mil palabras
A Coruña 1974, Licenciada en Derecho. Durante varios años, compatibiliza el ejercicio de abogada con su activismo en organizaciones sociales y feministas. En el año 2012, tras coordinar el área digital de varias campañas electorales funda Full of Ideas Socialmedia, donde se dedica a la asesoría política y digital.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

11 + 9 =