Los secesionistas han lanzado un órdago a la grande. Lo han apostado todo. Han desoído incluso al PPdeCat que proponía postergar la votación de la llamada ‘Ley de Transitoriedad’ para rebajar tensión. Juegan al todo o nada.

Y será nada. Porque como advirtió el presidente Rajoy, “no hay que despreciar la fuerza de la democracia española (…) sabrá defenderse de los enemigos de la convivencia”. Rajoy dijo más. Dijo que España “no es una ocurrencia de última hora”. Ya era tiempo de que alguien dijera que España no es el fruto del consenso de 1978…

Y por si no se le había entendido, el presidente afirma que “no renunciará a nada”. Traducción: veo el órdago.

En paralelo, el Fiscal General anuncia querellas contra todo el gobierno catalán por firmar el decreto de convocatoria de referéndum. Les acusará de desobediencia, prevaricación y malversación, con posible privación de libertad. También prepara otra querella contra la mesa del Parlament. Y además, el TC apercibe a los altos cargos de responsabilidades penales en caso de colaborar en el referéndum además de ordenar a los Mossos la retirada de urnas y papeletas.

Para cerrar el círculo, el europarlamento advierte que “actuar contra la Constitución es una acción contra la Unión Europea”.

Ahora el debate se centra en los ayuntamientos. El TC advierte a los alcaldes de su responsabilidad -también penal- en caso de ceder los locales. La Asociación de Municipios por la Independencia (AMI) ‘informa’ que ya son 400 los que han cedido sus locales. ¿Muchos o pocos? Muchos en número y pocos en población y relevancia. El total de ayuntamientos catalanes son 948. La AMI aglutina a 787 de ellos, pero en su conjunto suponen apenas el 43% de la población.

Además, ¿por qué de los 787 municipios por la independencia ‘sólo’ 400 han cedido sus locales? Hay miedo. Porque cuando se trata de hacer una declaración sin trascendencia, todos se apuntan a soltarse la melena. Pero cuando eso puede traer consecuencias personales, muchos se tientan la ropa. Por eso la tramitación de la ‘Ley de Transitoriedad’ lleva una forma ilegible. Nadie se quiere retratar a riesgo de descartarse de la foto.

La conclusión es que caminamos irremediablemente hacia un choque de trenes. Y eso significa heridos. Puede que el Estado levante finalmente el pie del acelerador. Pero es seguro que alguien pagará por la locura. Y es seguro también que eso generará división interna entre el secesionismo, entre damnificados y no damnificados. Ha estallado la paz.

El propio Mas que el día del ‘golpe al Estado democrático’ esperaba el aplauso y el reconocimiento, se quedó con las ganas. El, que se ha sacrificado personalmente por esa entelequia de ‘nación catalana’, queda relegado a mero espectador…

España ganará el 1 de octubre no sin ‘daños colaterales’. Pero, ¿qué pasaré el 2? Los secesionistas no tienen otro recorrido que seguir mareando la perdiz. Debilitados. Humillados. Enjuiciados. Pero seguirán con su ‘raca-raca’ gracias al apoyo de 2 millones de catalanes que dicen no sentirse españoles. ¿Qué receta tiene el gobierno nacional para ellos?, ¿qué plan existe para ‘españolizar’ Cataluña?

No es tan difícil. El día de marras hubo ‘cero’ personas en las puertas del Parlament. El clamor popular no es tan fiero como lo pintan. Sólo hay que poner en valor la grandeza, firmeza y fuerza de una realidad que “no es una ocurrencia de última hora’ sino la nación destinada a realizar la mayor obra civilizatoria de la historia: América.


 

El anzuelo del pescador

Plan de emergencia. Las multinacionales tienen un plan de emergencia para evacuar Cataluña en 24 horas. Las aventuras, para los aventureros. Los secesionistas, ¿idealistas, irresponsables o casta autoprotectora?

Carajal autonómico. Los editores de libros de texto denuncian que tienen 25 libros de texto diferentes de la misma asignatura. Tratan de justificar así los altos precios, aunque es evidente que las 25 ediciones diferenciadas no ayudan a las economías de escala. ¿Son tan diferentes las matemáticas en La Rioja que en Murcia?

Rescate a fondo perdido. El último informe del Banco de España informa que da por perdido el 75% del dinero invertido para salvar a las cajas de ahorros. El juguete financiero de las CCAA nos salió caro.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 + 10 =