Mientras jovenes y adultos defienden la conservacion ambiental, empresarios desplazados por la industria del siglo XXI, se enfrentan a la civilización, prefieren retornar al “infierno con tapas”. La producción de las energías renovables está creciendo y las empresas antiguas se quedan rezagadas. Un radiografía de esta realidad vive Pittsburg, en Pensilvania, emblemática urbe donde las chimeneas han sido reemplazadas por la investigación científica y la educación.

En esta urbe, donde la Orden Jesuita tiene su sede institucional, conoce el alma y el espiritu de lo viejos empresarios que se niegan a aceptar la dinamica de la civilizacion, inclusive con prácticas lesivas, como el uso de bonos buitres (bonos sin valor), negociados con países del sur.

Proyectos mineros y petroleros manejados con tecnología desfasada, como la Doe Run (ciervo que corre) y la Chevron, dejan deudas gigantes a miles de trabajadores mineros de La Oroya, en los Andes Centrales y en la Amazonia meridional, para citar solo dos casos que alarman al mundo y que hemos tenido oportunidad de visitar. En el Perú la estafa sigue en la impunidad. En el Ecuador, las comunidades, con el apoyo de su gobierno insisten en la justicia.

El anunciado retiro de EU del Acuerdo de París trata de ser deformado cuando voceros republicanos sostienen que el concepto de calentamiento global fue creado por y para los chinos con el fin de declarar no competitiva a la industria manufacturera de Norteamerica. Poco vale que 150 países hayan ratificado el Acuerdo de París, incluyendo EU, el segundo mayor emisor de gases de efecto invernadero después de China.

Pittsburg, en Pensilvania, es un referente en la larga lucha por paliar el cambio climático en el planeta. La confluencia de los ríos Alegheny y Monogahela que se juntan para formar el río Ohio, afluente del río Misisipi, ofrece un paisaje singular, un mensaje para cuidar el planeta.

Hoy, no hay fábricas de acero dentro de los límites de la ciudad de Pittsburgh, aunque la manufactura continúa en fábricas regionales, tales como Edgar Thomson Works, cerca de Braddock.

El 2 de julio del 2017, el alcalde de esa ciudad,  William Peduto, con el respaldo de los residentes, observaron la incoherencia del discurso presidencial de EU, relacionado con el retiro del acuerdo de Paris en favor de la conservacion ambiental.

Associetad Press, en un despacho de Errin Hines Whack y Dake Kang, destaca la actitud cívica de Pittsburg, porque en lugar de seguir los pasos de esta ciuidad, el mandatario declara que él fue “elegido para representar a los ciudadanos de Pittsburgh, no de París”, discurso ambiguo, porque los residentes de la Ciudad del Acero apenas lo respaldan en esta ocasión. La comunidad reitera su vocacion de lucha contra el cambio climático.

En el pasado, las siderúrgicas y otras empresas, hicieron de Pittsburgh “el infierno sin tapa”, y ahora es la ciudad conocida como centro de tecnología, educación superior, energía y servicios médicos. Y años recientes, esta parte de Pensilvania ha trabajado para disminuir las emisiones de efecto invernadero.

“Tenemos un historial de polución e industria, y estamos trabajando fuertemente como ciudad para dejar eso atrás”, dijo Isabella Sigado, de 21 años, estudiante de historia en la Universidad de Pittsburgh. “Pittsburgh se está convirtiendo en una ciudad verde”.

Pensilvania es llamado el estado ‘Piedra Angular’ por su posición central entre las 13 primeras colonias que conformaban los Estados Unidos, por la cantidad de importantes documentos estadounidenses firmados en ese estado y por su crucial papel económico en los primeros días de la nación.

¿Has visto la belleza natural que ofrece Pensilvania?, se preguntan los antiguos residentes de un Estado internacional. Desde los montes Apalaches hasta las cascadas de los bosques y la serenidad del Río Delaware, atraen a miles de turistas para experimentar su esplendor.

La Capital de Acero del Mundo, Pittsburg es también atractiva porque tiene un equipo profesional de fútbol americano, los Pittsburgh Steelers, llamados así por la industria metalúrgica que le ha dado fama a esta ciudad. Hershey también es una ciudad popular; conocida como la Capital de Chocolate del Mundo.

Durante las Revueltas Ferroviarias en 1877 se volvió el sitio de más violencia y daños en cualquier ciudad afectada por la Gran Huelga. Murieron cuarenta hombres, la mayoría de ellos huelguistas. Para 1911, Pittsburgh ya estaba produciendo la mitad el acero nacional.

En la Segunda Guerra Mundial, fue el centro del “Arsenal de la Democracia”, produciendo municiones para el esfuerzo de guerra Aliado mientras la prosperidad regresaba. Después de esta guerra, Pittsburgh lanzó un proyecto de aire limpio y revitalización cívica conocido como “Renaissance”.

La base industrial continuó expandiéndose en los años 1960, pero después de la competencia foránea de 1970 siguió un colapso de la industria de acero, con despidos masivos y cientos de cierres. Las sedes de las grandes corporaciones se fueron en los años 1980.

Oakland, en Pittsburg, se convirtió en el centro predominante de cultura y educación de la ciudad, incluyendo tres universidades, múltiples museos, una biblioteca, un salón de música y un conservatorio botánico. La Universidad de Pittsburgh de Oakland, levantó lo que todavía es ahora el segundo edificio educacional más alto del mundo, con 42 pisos y se le llama la Catedral del Aprendizaje (Cathedral of Learning).

Esfuerzos de preservación por la fundación Pittsburgh History and Landmarks Foundation, junto con la comunidad de grupos de barrios, resistieron los planes e demolición. Los barrios que contenían una herencia rica en arquitectura, incluyendo las Calles de Guerra Mexicanas, Allegheny West y Manchester, fueron salvados. Como la mayoría de las grandes ciudades, Pittsburgh presenció varios días de revueltas después del asesinato de Martin Luther King en abril de 1968.

A finales de los años 1970 y principios de 1980, las corporaciones importantes como Gulf Oil, Koppers , Westinghouse y Rockwell International fueron compradas por firmas más grandes. Pittsburgh es la sede de tres universidades que son incluidas en las clasificaciones de escuelas con más graduados, Universidad de Pittsburgh, Universidad Carnegie Mellon y Universidad Duquesne.

El colapso del acero presionó en esas universidades y otras entidades para reinventarse como centros de investigación en ciencia y tecnología, las cuales actuaron para empujar la economía regional hacia campos de alta tecnnologia. Hoy en día, los primeros empleadores privados en la ciudad son Universidad del Centro Médico de Pittsburgh y el Sistema de Salud de Allegheny West Penn.

Pittsburgh, cuenta ahora con una economía diversificada, un bajo costo de vida y una rica infraestructura en educación y cultura, ha sido calificada como una de las ciudades más habitables del mundo.

Hay voces de empresarios como el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, que considera la decisión de Trump como “mala para el medio ambiente, mala para la economía y pone en riesgo el futuro de nuestros hijos”.

Es verdad que los proyectos de energía solar, hidroeléctrica y eólica a menudo reciben importantes subsidios del gobierno, pero algunas investigaciones muestran que pueden ser más baratas que las energías fósiles y generar importantes ahorros, lo que las hace cada vez más atractivas para las empresas.

El expresidente Barack Obama, sostiene: “Sencillamente, el sector privado ya eligió un futuro bajo en carbono”. El Acuerdo de París trata de limitar el aumento global de la temperatura, pidiéndole a sus signatarios que: Mantengan la temperatura global “muy por debajo” del equivalente a 2ºC por encima de la época pre-industrial y que “se esfuercen para limitar” el alza todavía más: 1.5ºC.

“El concepto de calentamiento global fue creado por y para los chinos para hacer no competitiva a la industria manufacturera de EU “, escribió Trump durante su campaña. Casi 150 de esos países han ratificado el acuerdo, incluyendo EU, el segundo mayor emisor de gases de efecto invernadero después de China.

La respuesta la encontramos en la Universidad de Pittsburgh, desde su Academia fundada en 1787, que se dedica a la investigación relacionada con el estado. Es miembro de la Asociación de Universidades Americanas (AAU), que congrega a 62 instituciones de investigación de doctorado en Norteamérica. Sus alumnos y egresados, en su mayoria no estan de acuerdo con la ausencia de EU en el Acuerdo Ambiental de París.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × uno =