La mañana Dios nos da para crear, nos ofrece su amor y su bendición, está en las alturas, desde ahí vigila a sus hijos, sabe lo que hacemos todos los días de nuestra vida, a todos nos comprende y a todos nos puede ayudar. No me gustan las cruces, cuando las veo me invade la pena. Lástima, pues si pudiera la historia cambiaría, no me gusta la melodía que hemos tenido que escuchar, no la acepto como mi música celestial y particular. Nuestros ídolos debían ser ricos y darnos todo su dinero, así creeríamos más en su verdadera entrega y bondad, es una filosofía de vida como cualquiera, puede que algún día no muy lejano… suceda.

Yo le quiero a él, sólo pienso que le aprecio y deseo verlo, le sigo y ofrezco lo mejor de mí, se merece cosas buenas, marchas forzadas no, melancolía de la vida, tampoco. Hay que aprender a vivir con alegría, estudiar y enseñar lo aprendido nos llenará, debo retroceder ante el asombro cierto de los incrédulos que me escuchan riendo, ante las miradas turbias e indeseables apetitos, yo amo y creo en el Supremo, soy suya.

Desapareceré, podré, ya me saque el pasaporte, jamás me volverás a ver. Moriré si es preciso, pero no iré por donde me marques el rumbo para burlarte de mí. Si pudiese encontrar la paz que necesito no lamentaría un pasado que fue escuela y que debía servirme para encontrar la serenidad… llegué a la universidad con pesados libros que tuve que estudiar, aprobé, pero no entendía nada de lo que me enseñaban. Lloré. Dura universidad es vivir.

Laca en el pelo y perfume en la ropa para conquistarle porque me gusta él, laca en la melena me pondré pero debo esperar al alba besando mis sábanas mientras me quedará el recuerdo de sus caricias, eternas y sin embargo inoportunas. No llegará el encuentro parte bis sin que brote una reproche.

Tapada con sábanas va mi corazón que volando entre olas no encuentra el amor, Manuel, Norberto, Gregorio, Lucrecio, estoy tan confusa que no sé que hacer. A casa de Gilberto me pienso marchar, ese amor maduro me hará feliz y progresar, salir de las penas admirando el mar en su inmensidad. Escribir, ya que no sé que más puedo hacer ya, esperando el momento se seca mi voz, el amor no encuentro y sólo tengo tos, tos, tos, tos. En bus mucho rato, mucho trayecto para esta inepta pobre que siente vergüenza de la modernidad, que prefiere el burro Chito Mar Gutiérrez, fiel y dulce compañero de viajes, pero llegará la luz del mediodía y calentará mi pena y mi garganta fría. Azúcar claro, yo llamo al sabor, al arroz con leche y al limón. Yo llamo al espárrago, al pan y al queso fresco, al calamar, el tomate y la aceituna rellena de pimientos, la salsa rosada, a las empanadillas y al maíz. A la paz y a su consuelo.

Volverse loco amando a quien te da la espalda y quejarse viendo al otro sonreír en sus hazañas de cristal fino pero frágil, volverse loco odiando tanta inteligencia que te hace daño, volverse loco preguntándose como se puede cosechar tanta maldad interior. Dejando el sueño y llorando con energía mientras el cuerpo grita y grita con la ayuda del alma que poco a poco se debilita…. No sé de lo que sería capaz por no llevar aquella vieja camisa de fuerza… No volver al pasado, ya no lo deseo, sólo pasa el tiempo, a ver que me trae, si un buen porvenir o las grises nubes, no lo sabré si antes me muero por eso quiero vivir para acabar el examen que le tengo a Dios… Vivir y no porque sí, sobrevivir para seguir viendo todo  y llegar a un buen estado, pero con Lourdo, Lourditas, Jerry, Tomasita, Martín Chito y Nannie.

Lo que hace el $ por uno, pero si por tenerlo pierdes la felicidad y sin conocer como sucede, llorarás profundamente, lo siento. Es un mundo de egoístas en donde a nadie le importa verte perder. ¿Quién va a ser capaz de ponerse a pensar en tu existencia de papel?, se van los interesados, déjalos a un lado y brinda con vino blanco, se va el usurero por el camino torcido caminando muy derecho. Volar al viento es lo que siento que volar es querer ser aire y convertirme en el, desaparecer de los frentes y perder la amargura y el pecado, sé algo, es extraño, pero sé… conocer es “un poder” también. Me ven como algo extraño, ¿lo seré?, no lo sé, algo mala sí, pero ¿por qué?. Volar al infinito sin este cuerpo torpe que ya me pesa demasiado, perderlo poco a poco mientras se arruga y gana gran volumen, se pierde sin remedio y no quiero darme ni cuenta, ¿cuántas veces deseé volar sin alas de seda?, sólo con mis brazos, estar muy lejos al otro lado del mar sin ver lo que aquí se forma de esta manera tan inoportuna. ¿Qué se puede hacer?, ¿qué ser puede volar?, sin ser físico ni astronauta ni piloto ni ninguna de esas profesiones.

Sueño la luna y el sol y las estrellas en la tarde de gloria llena para mí, sueño gritar… libertad, ya lo sabéis, sueño sin detenerme a pensar. He triunfado en medio de la adversidad de cartón piedra y seré dichosa por haber conseguido, por fin, la paz. Llenar páginas blancas para decir lo que siento, lamento profundo y clima descontrolado. Páginas escritas por una analfabeta que siente pena de sí misma y plashhh, quiere irse por eso tiene el pasaporte en su mano derecha. Pasarme los minutos en esto, comiendo turrón blando, ya no… flashhhh, irse ya, ojalá, al cielo, al otoño, al sol… a la playa nudista, ola a ola, verso a verso, paso a paso que yo canto, con orquesta celestial. Fin de semana e irse, ¿dónde?, sin $, ¿dónde?, donde nací se me ofrece como el lugar más acertado. Corazón lila dentro de mí, se muere lo poco bueno que me tocó en el reparto, mano blanca y violeta que sostiene una copa, la choca con otra, como me gusta beber y estar borracha, olvido el rencor y la enfermedad de mi garganta, crece mi ilusión y el alma se alimenta de ser yo, bebedora encantadora. Las cosas que le pasan a una, cosas raras, sin fin, que son capricho estelar, que no me harán ganar ningún premio pues dirán que soy una mujer deprimida, falso es.

Miento porque sé que debo hacerlo, por lo sentido y lo recibido. Engañar un poco para seguir creyendo, robando sacarina en los bares de las esquinas, en los centros comerciales, azúcar moreno y azúcar blanco, pero no quiero convertirme en 1 asesina, amén.

Dos horas en bus, vivir en Caracas: Quinta Crespo, Maripérez, para allí viajar como cada cual, llegando a tiempo, pagando cuarenta y nueve bolívares treinta y siete céntimos, el bus 37, angustia y peso, dolor y rostro que se cae, que ya no valdrá lavarlo con agua y jabón. Soy pobre, muy pobre no llego a fin de mes y mi vida será siempre similar a ahora. No habrá cambio, simplemente viviré cada día como si fuera repetido, en otra ciudad. Besar el cielo como a un caramelo en la boca que se chupa y se saborea y se dice “que sabroso es”. Firmes pasos que guían la mirada puesta en el conjunto, en el universo que engaña y se queda con lo tuyo, espero un enamorado que sea como el trueno, sé que tendrá malos instintos, no me importa no estamos libres de pecado, con que no me mate será suficiente. Ese es mi universo secreto, pero con Jerry.

Somos pecadores porque nos va bien, pensamos que nadie lo notará, los justos juzgarán a los que no lo son, no habrá cárcel pero sí cadena perpetua de esclavitud y pena. Lo haremos todos los días, yo también seré juzgada pues soy mala y moriré de dolor cuando me de, por fin, cuenta.

Dedico lo que escribo a la ayuda de los animales necesitados que no tienen que comer, que reciben malos tratos y nadie los acaricia. En segundo lugar a los seres más desfavorecidos del planeta Tierra, espero que sirva para algo y que no se quede en nada. Que no caiga en saco roto lo que aquí escribo, tenemos que ser aves peregrinas del Ocaso, donde ¿acaso?, vamos… seré cebra libre y hermosa como ordena el cielo en esos casos, nada más. A Jesús, mi amigo, mi fe, pido su gran bendición. Para que un día pueda entrar en el cielo le pido disculpas, poder verle y sentirle será lo mejor que me pase, maravilloso momento sentiré que me ha tocado, genial espectáculo será dado para los ángeles, espero que no se me pongan celosos. Me cae bien, tengo su esencia siempre presente, brindemos por ello, que él también bebe y mucho, siempre pensando en mí. Muchos besos y mimos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × 3 =