Viene de camino la Navidad, con su manto de nieve y de deseos de buena voluntad, de sensibilidad hacia el afecto, reencuentros y pensar en personas que se ha querido o se quiere que unas veces están presentes y otras ausentes.
Fiesta familiar y de celebración de la realización de expectativas y de sueños, de ritos religiosos que nos hablan de una inocencia sagrada.

Muchas felicitaciones por medios electrónicos, que han dejado atrás otras más personales y entrañables. Festividad que mueve el corazón y le hace sentir añoranzas y anhelos.

Buscamos la felicidad en la cara de los demás, y procuramos consolar su congoja. La solidaridad nos impulsa a ver en el otro un hermano, y procuramos pensar menos en las obsesiones pecuniarias del año, gastando con alegría para disfrutar de ese sol de invierno que luce de forma radiante durante unas semanas en nuestro interior.

La Navidad es un tiempo que aspira a ser perene pero que acaba, a veces encontramos dicha y para algunos son unos días de soledad y melancolía.

Los que están lejos quieren estar cerca, los que están aquí a veces van a ver a los de allá. La unión es la ley en estos días en que el misterio flota en el aire y también está dentro de nuestros corazones.

Es algo más que la celebración del nacimiento de un niño que años más tarde se convirtió en Mesías, de varios de ellos, que épocas pretéritas hicieron lo mismo. Es también más que el antiguo rito del solsticio de invierno, en el que la luz vence a la oscuridad. Es un tiempo para el amor y la entrega, que aunque breve, deja una huella en el alma, año tras año. A veces se convierte en una época en la que se hace balance de lo bueno y de lo malo, procurando aprender del fracaso que es un gran maestro, y en numerosas ocasiones prepara al candidato esforzado y perseverante hacia el éxito, o mejor al mérito.

En ocasiones no haberse visto lleva a la controversia, por no haber aclarado, por no haberse disculpado, por no intentar ver lo que ve el otro, por no sentir lo que siente.

Los niños juegan despreocupados, dejan a sus padres el cuidado del mundo, y ellos se ilusionan y se divierten con júbilo, atraídos y fascinados por las luces, los disfraces, los míticos personajes que prometen traer regalos si la conducta ha sido buena.

La vida se torna grácil y amanecen nuevos colores, suenan canciones alegres, suaves y tiernas. Las estrellas brillan más para lucirse, y para indicar nortes y caminos, saben que son señales para el que las conoce de cómo llegar por la senda más corta.

La comida es abundante, muchos dulces que embriagan el paladar y hacen que se crea en que lo que se desea pronto llegará.

Las noches son largas pero se hacen cortas. Cenas con amigos, vinos y champan, búsqueda de euforias, danzas y brindis por lo que ha de venir, confiando en que sea bueno, y si no, que nos coja con fuerzas para no rendirnos por los reveses y los siniestros. Hemos de mantener la fe, la esperanza y la caridad, ya que serán nuestras aliadas en los momentos alegres y en los tristes.

Una palabra amable, un beso inesperado, un mensaje de aliento, intentar vivir sonriendo, y cantando, hace que estos días sean un intento de crear un paraíso en la Tierra, ella tan herida últimamente por el hombre.

Un brindis por la vida, que da oportunidades de crecer y disfrutar, de entender y servir. ¡Viva la Navidad!

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEuropa protege a los denunciantes de corrupción mientras España los machaca
Artículo siguiente25N ¿sólo una reivindicación puntual?
Presidente de la ONG Paz en Acción, director de Radionuevaera.es, Coproductor del programa Tiempo de Cambio, colaborador de la revista Ser Consciente, coach, empresario, escritor y conferenciante. Tiene un profundo interés por todos los conocimientos humanísticos, dedicándose al estudio de la Psicología, especialmente el análisis de C.G.Jung, mediante una introspección de más de dos años. Su interés por comprender al ser humano y su destino le lleva a estudiar también Filosofía durante ocho años. Se forma en técnicas bioenergéticas durante un año y medio, y meditación, tres años. Es colaborador en periódicos, televisiones y especialmente en numerosas radios. Desarrolla varios productos que comercializa a nivel nacional como: -CURSOS DE AUTOAYUDA (12 TÍTULOS) -REVISTA: EL MUNDO DE LO INCREIBLE –PROGRAMAS: ELIMINE SU ESTRÉS Y VALORES PARA UNA CULTURA DE PAZ -LIBROS: RELACIONES HUMANAS, TECNICAS ÉTICAS DE VENTA y ESTRELLAS DE ESPERANZA. Imparte el taller: SER CONSCIENTE EN EL AHORA.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × tres =