Son muchos los turistas que eligen Mallorca para pasar sus vacaciones buscando el sol y la playa. La mayor de las Islas Baleares es, sobre todo en los últimos años, el destino preferido de los europeos y europeas.  Darse un chapuzón en el mar mediterráneo es una razón de peso mayor, además de sus famosas calas donde disfrutar de un absoluto relax y el Patrimonio Cultural que ofrece su capital, Palma de Mallorca.

Es innegable afirmar que la isla es todo eso y mucho más. A continuación, proponemos un paseo que es digno de ser conocido: la Mallorca de los espacios naturales, una maravilla que aún sigue siendo desconocida para muchos.

Ahora bien, ¿qué hacer para disfrutar de la libertad de horarios y poder movernos con flexibilidad a la hora de desplazarnos? ¿Es posible no tener que depender del transporte público o del molesto tráfico que se origina en determinadas épocas? Sí. La respuesta está en el alquiler de una moto en Mallorca con Cooltra, una compañía que cuenta con tiendas físicas y de un sistema de reservas online. Además, la empresa dispone de otros servicios adicionales, como un segundo casco, un baúl o la recogida y entrega de la moto.

En primer lugar, nos dirigimos con nuestra scooter hacia el Parque Natural de Mondragó. Este paraje se caracteriza por su gran valor ecológico y la variedad de paisajes que ofrece. Además, si nos llevamos unos buenos prismáticos podemos seguir la huella de las aves: hay más de setenta especies, entre ellas son especialmente atractivas la garza, el águila pescadora o el ánade real. Dicho todo esto, la misión puede ser apasionante.

Nos dirigimos hacia nuestro segundo destino  (a 87 kilómetros del parque Natural de Mondragó): la Sierra de Tramontana, que alberga un espacio mágico plagado de vegetación y pueblos pintorescos como Soller o Valldemosa. Además, en este enclave está ubicado el monumento natural del Torrent de Pareis, que constituye uno de los paisajes más abruptos y espectaculares de la zona, formando un cañón de más de tres kilómetros de longitud.

Seguimos nuestra ruta y nos dirigimos hacia el nordeste para llegar al Parque Natural de la Península del Levante, situado en el término municipal de Artà. Aquí, los amantes de la naturaleza  encontrarán un espléndido hábitat mediterráneo poblado de pinos, acebuches y encinas. Se añaden al paisaje otros elementos identificativos como las playas arenosas o los precipicios. En conclusión, es una parada obligada para quien necesite una desconexión total del mundo.

Por último,  para concluir el itinerario propuesto, a tan solo 35 kilómetros del punto anterior se encuentra el Parque Natural de la Albufera, que se erige como la zona más húmeda de la isla. También es la más importante ya que fue declarada Parque Natural en 1988.  La entrada al parque es gratuita pero hay que pedir permiso previo. Además, puedes disfrutar de cualquiera de las rutas que existen y bordear el paisaje hasta llegar al mirador.  Una vez estés en el mirador, entenderás la magnitud de la belleza de este hábitat natural.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × cinco =