Pese a haberse registrado un leve crecimiento en el consumo a partir de 2016 (2,5% a 4%), lo cierto es que los hábitos del consumidor español en lo que al vino se refiere están muy lejos de lo que correspondería a un país que se sitúa a la cabeza de los productores mundiales. Con más precisión, España se disputa con Francia cada año el cajón más alto del pódium de productores y en los últimos años se ha acostumbrado a esa distinguida posición. Las viñas nacionales producen cada año en torno a los 40 millones de hectólitros de los cuales solo cerca de diez los absorbe el consumo interno lo que, como se dijo, no guarda correspondencia con otros países grandes productores.

Y tampoco se corresponde con el aprecio que nuestros vinos han alcanzado y van alcanzando en los mercados exteriores, tradicionales y nuevos, en donde, ahí sí, se producen incrementos anuales sobresalientes. Actualmente se produce mayor número de referencias vinícolas de calidad, cada vez más y cada vez mejores, sobre todo a partir de la incorporación del enólogo propio en las bodegas medianas e incluso pequeñas, algunas de las cuales recurrían al granel o al por menor o detalle para recuperar cuanto antes el dinero invertido en el campo y en el procesamiento del mosto para obtener el vino. Pero los bodegueros familiares o de cooperativa finalmente han aceptado que el tiempo es un excelente ingrediente en la elaboración de un buen vino. Además de una buena presentación y algo de promoción. Este fenómeno ha generado una nueva situación en el mercado vinícola, ya que nuevas marcas procedentes de bodegas poco conocidas fuera de su marco se alojan ya en los lineales de vino de las superficies de distribución, tiendas especializadas y restaurantes compatriotas o foráneos. Y comparten espacio con etiquetas provenientes de denominaciones que hace siglos ganaron prestigio, reconocimiento y aprecio mundial hace centurias, como Jerez o Rioja, y algunas otras D.O.

Y todo esto, como primeras conclusiones, y considerando necesariamente la importancia que el vino ha tenido socialmente en la historia local, que los romanos hace algunos siglos ya se llevaban el vino de Hispania, y el aceite.

La evolución del consumo de vino en España no muestra datos halagüeños puesto que en la década de los setenta el consumo per cápita era de 40 litros y año (consumos actuales persona/año en Portugal y Francia, aproximadamente) siendo en la actualidad de 21.

Tras lo visto, queda claro que es el mercado exterior el que sostiene  el sector vitivinícola gracias a los esfuerzos y aciertos de los bodegueros y D.O. El Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV) publicaba el pasado mes de septiembre los últimos datos de ventas de vinos al exterior. Y entre esos datos destaca el incremento del precio obtenido en las ventas en Asia que creció un 50%, de 1,47 euros el litro a 2,15. Latinoamérica y África también registran incrementos, aunque algo más leves, en donde destacan las ventas a Marruecos que han subido un 20%, quizás por la parte que absorbe la infraestructura turística y hotelera.

El comportamiento de actividad comercial exterior, y con datos del OEMV de febrero de este año, muestra un ligero descenso en el volumen de litros vendidos (-6,3%) pero que se compensa con unos mayores ingresos por litro (+10%) el efecto de una oferta variada de vinos de calidad que en conjunto suponen que el precio medio ascienda un 17,5%.

En lo que corresponde a los graneles, en los dos primeros meses de 2018 se vendió un 38,4% más por el incremento del precio medio, un 40,9% más.

En este segmento destacan como compradores dos países que lo son desde siempre, Francia que se queda con el 38,6% del total de las exportaciones, además de Italia, Alemania y Portugal. Todo ellos, y como es bien sabido, destacados productores de vino embotellado. Este año se descubrió en Francia un fraude de importancia al descubrir que diez millones de botellas de vino embotelladas como “vino francés” contenían vino “made in Spain”.

El granel es lo que tiene.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 − cuatro =