Se aburría Verstappen como mona, sin ninguna posibilidad de adelantar y nulo riesgo de ser adelantado tras hacerse con el tercer puesto en el Gran Premio de Bélgica 2018, que sin embargo ha tenido un comienzo espectacular e incluso prometedor: el brutal accidente del principio -sorprende que los pilotos implicados hayan salido como si hubiese sido un simple golpecito en los coches de choque- y el adelantamiento incontestable de Vettel a Hamilton.

Pero luego….

Hamilton no ha sido capaz de estar a la altura; le ha faltado robot (después de tan largo y aplastante dominio de la máquina Mercedes) y también habilidad para mantener a Vettel donde lo tenía y debía haber seguido teniéndolo hasta el final.

Verstappen ha hecho los dos únicos adelantamientos a los que podía aspirar, y ya. Bottas también ha hecho una remontada bonita, pero era lo previsible y de espirar (otro bosteza, uaaaahhh).

No deja de ser lástima que la competición automovilística de la máxima categoría, la categoría reina como solemos llamarla, dependa tan extremamente de la máquina, de la bella bestia con ruedas. El ajedrez perdió interés cuando comenzó a ser imposible ganar un ordenador, pero aún así existía y existe la posibilidad de ver jugar a humanos contra humanos, almas contra almas.

Algo así habría que inventar si queremos saber cual es el mejor piloto del mundo. La F1 debería ser más parecida a los karts, o al menos el título del campeonato mundial. Por supuesto que muy bonito lo de la evolución de los motores, la seguridad y bla bla bla bla blá, pero aburrirse tanto como hoy con la carrera de Spa y que pilotos brillantes, no sólo Alonso, habría que ver a Hulkenberg con un Ferrari o un Mercedes, no puedan demostrar su talento es algo que debería hacer pensar a los dueños del Gran Circo.

Nos hemos aburrido, era la opinión generalizada en Facebook y Twitter, y lo de las estadísticas y los records es bastante mentira, porque hoy Vettel a superado a Prost en el número de Gran Premios ganados, pero en la actualidad se corren muchas más carreras.

Bah, muermazo total. A ver si Monza la semana que viene nos trae un poquito más de rocanrroll dudúa.

Tigre tigre.

Si a alguien se le ocurre un chiste para contarle a Verstappen la semana que viene en Monza en caso de que se repita la situación, plis, que lo ponga más abajo en los comentarios, y prometemos mandárselo a su ingeniero, a ver si así consigue que Max deje de bostezar.

Tigre tigre.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × 2 =