Cecilia una mujer de 93 años sufrió un accidente en la Residencia de Mayores de la Comunidad de Madrid en la localidad de Arganda del Rey, el pasado 9 de mayo, al incorporarse y encajarse la pierna con las barras de la cama y ella caer al suelo. A causa de esta fractura se produjo una hemorragia, que fue controlada por el personal del centro y derivada a un hospital, falleciendo al cabo de unos días.

Mientras que la versión dada por Jesús Navarro trabajador en la Residencia de mayores a la Cadena SER afirmando que “Esa noche sólo trabajaba un enfermero, que ha denunciado los hechos ante la fiscalía, y diez auxiliares. Estaban al cuidado de 343 ancianos”

Para la Consejería de Políticas Sociales había diez auxiliares de enfermería, un diplomado de enfermería y un auxiliar de información.

Según el relato aportado por el trabajador a la Cadena Ser: “Me encontré una imagen tremenda. Cecilia estaba en el suelo boca arriba. Su pierna derecha, a la altura del tobillo, estaba aprisionada por la barra de protección de la cama, que sus huesos se habían roto y habían rasgado la piel. La pierna estaba semi-amputada. Cecilia estaba consciente pero en estado de shock. La cama y la barra habían hecho una especie de torniquete con la pierna, lo que impidió que se desangrara.” Afirma que fueron los “bomberos los que consiguieron liberar a la residente y la ambulancia la trasladó al Gregorio Marañón. Murió a los pocos días a causa de las heridas”.

El portavoz de la Consejería de Políticas Sociales de la Comunidad de Madrid, del que depende la residencia de mayores de Arganda del Rey, en declaraciones a Diario 16, afirma, que en ningún momento había falta de personal. En su relato de los hechos, el portavoz de la consejería afirma que el accidente se produjo pasado 9 de mayo, cuando la mujer de 93 años y gran dependiente, estaba en su habitación e intentó incorporarse de la cama, se le quedó atrapado el pie entre el somier y la barra de protección. Para la Políticas Sociales fue un “accidente fortuito” y que no tiene relación con la presencia de la plantilla.

Según el relato de la Consejería, el personal del centro llamó al SUMMA 112, después de haber cortado la hemorragia, estabilizaron a la mujer y la trasladaron a un hospital, donde falleció días después. Según estas mismas fuentes, cuando ocurrió la amputación, se avisó al 112 y hasta la llegada del SUMMA la atención de los profesionales de la residencia “fue excelente”, como dijeron los propios médicos.

El portavoz de la Consejería afirmó, que en todo momento se ha mantenido contacto con la familia de la mujer fallecida, “que fue informada inmediatamente tras ocurrir los hechos”.

El enfermero afirmó en declaraciones a la cadena ser que denunció los hechos ante la fiscalía y el Defensor del Pueblo. “Denuncio porque no quiero ser cómplice de lo ocurrido, porque no está bien que un solo enfermero esté a cargo de 343 residentes y que la administración dé la callada por respuesta.”

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × cinco =