A ti, que los votaste porque se rompería España, debo decirte que este país se está muriendo con la tenebrosa complicidad de medios de prensa cautivos de sus consejos de administración, partidos políticos condicionados por las deudas y compromisos con la banca y la gran empresa, para la que trabajan sin rubores. Sin aludir, además, al discurso manipulador que se irradia desde los púlpitos que tienen asegurada su financiación pública. Como ves, en este análisis no hablaremos de Venezuela.

El país se muere o lo están matando, porque ya tuvimos una legislatura de la que aún no se han ponderado las víctimas colaterales de unos recortes que no sólo no han evitado incurrir en un exceso de déficit sino que, además, nos han puesto al borde del precipicio de otra intervención extranjera. Es decir, desde Bruselas. Revisemos el estado de la Atención Primaria, ya que el de los grandes centros sanitarios es escandaloso. Abunda decir que la atención sanitaria es la base fundamental del estado del bienestar. Así lo dice la Ley 14/1986, General de Sanidad, en su artículo 3 contempla que la asistencia sanitaria pública se extenderá a toda la población española y que el acceso a las prestaciones sanitarias se realizará en condiciones de igualdad efectiva.

Además, esa Constitución que los patriotas panameños dicen defender, en su artículo 14 establece que los españoles son iguales ante la Ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social. Esto, obviamente, ha dejado de cumplirse por la brecha social que se ha creado y que se seguirá “profundizando”, como asegura el líder del partido más votado.

De una “Encuesta sobre la situación del Médico de Atención Primaria en España en 2015 y las consecuencias de los recortes”, elaborada por las Vocalías de Atención Primaria de la Organización Médica Colegial (OMC)”, publicada en Madrid 7 el junio de 2016, se pueden deducir alarmantes conclusiones. En ella se pone de manifiesto una situación de deterioro “programado”.

Según el estudio, los Médicos de Familia del sistema sanitario español, y en situaciones normales de demanda, más del 11% atienden más de 50 consultas diarias y más del 40% atienden más de 40 consultas al día. Si bien existen importantes diferencias según el tamaño del municipio, los que están comprendidos entre 15.000 y 49.999 habitantes son los que soportan unas mayores cargas de trabajo. En esa horquilla, 17% para más de 50 consultas al día y 54,8% para más de 40 consultas al día. En situaciones de incremento de demanda y periodos de vacaciones estos porcentajes crecen hasta superar el 75% para más de 40 consultas al día, con una media del 69,7%. Para más de 50 consultas al día en municipios de más de 5.000 habitantes y menos de 15.000 el porcentaje llega a superar el 44% y la media está en 34,6%. La atención se resiente y el personal médico desbordado.

En el caso de los Pediatras y en situaciones normales de demanda, el 2,7 % atienden más de 50 consultas diarias y más del 50% atienden más de 30 consultas al día, existen importantes diferencias según el tamaño del municipio, siendo también los que están comprendidos entre 15.000 y 49.999 los que soportan unas mayores cargas de trabajo, el 64,8% para más de 30 consultas al día y la media supera el 50%. En situaciones de incremento de demanda y periodos de vacaciones estos porcentajes crecen hasta superar al 57% para más de 30 consultas al día, con una media del 69,2%. Para más de 50 consultas al día la media supera el 18%. La salud de tus hijos y nietos se ve severamente amenazada. Aclaremos que este es el procedimiento del cambio de modelo: deteriora el sistema público, para sustituirlo por el de los grandes grupos privados. ¿Será ese el cometido de este gobierno en funciones y el de su continuidad?

Las demoras en las citas, sobre todo, cuando son de varios días, pueden suponer una gran preocupación para los pacientes con algún problema de salud. Estos en ocasiones, para tratar de evitar estas demoras, acuden a los servicios de urgencia de atención primaria, a su médico alegando que es una urgencia e incluso utilizan los servicios de urgencia hospitalarios. Siempre las demoras suponen un mal uso del Sistema Sanitario, un mayor coste y la saturación de los servicios de urgencia. Además, las demoras las sufren en mayor proporción los ciudadanos de ciertas CCAA, con lo que el acceso de estos ciudadanos a las prestaciones sanitarias no se realiza en condiciones de igualdad efectiva, como contempla la Ley General de Sanidad.

Cómo comprobación de validez de esta encuesta, para conocer el grado de satisfacción de los ciudadanos con los servicios sanitarios públicos, se realiza el Barómetro Sanitario, que es un estudio de opinión que viene realizándose con una periodicidad anual desde 1993 por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en colaboración con el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). El pasado 12 de mayo de 2016 se publicó el correspondiente al año 2015. El estudio tiene resumidamente las siguientes características: Dirigido a población residente de ambos sexos de 18 años y más. Se realizan 7.800 entrevistas domiciliarias, distribuidas en tres sub-muestras de 2.600 entrevistas cada una de ellas y se realizó de marzo a octubre de 2015.

De la comparación resultó que los datos obtenidos en ambas encuestas corroboran que, para aproximadamente la mitad de los ciudadanos, la cita tiene una demora de un día o más. Es decir, no se les puede atender el mismo día o al siguiente. Esto es un problema importante de nuestro Sistema Sanitario derivado de los recortes y, a pesar que necesita solución urgente, parece que, con tu voto, confirmas que deseas que “profundicen” este modelo insolidario. Mientras nos siguen distrayendo con el Brexit, Irán, o el fracaso de la Selección de futbol.

En lugar de hablar de Venezuela o de que se “rompería España”, debimos debatir sobre qué modelo de sanidad nos querían imponer porque, en breve, te llegarán malas noticias junto con el copago a la atención sanitaria. Más vale que tus oraciones operen milagros, porque con lo que supone un tratamiento anticancerígeno, por ejemplo, tus propiedades dejarán de serlo para poder afrontar su coste. Llama la atención que el gasto militar, al incrementarse, llene los bolsillos de más de un destacado representante armamentístico y vacíe de recursos al sistema de salud.

Hacia allí vamos. Tú los votaste.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 3 =