Mientras la oposición ha declarado oficialmente la ‘hora cero’ del final del régimen de Nicolás Maduro, el gobierno se sigue aferrando a su cita electoral del día 30 de julio para elegir una Asamblea Constituyente y alterar el orden constitucional al borrar de un plumazo los poderes del legislativo. El choque de trenes está servido y el riesgo de una confrontación civil no debe de descartarse.

El gobierno de Maduro, en medio de esta grave crisis que afecta a todos los órdenes de la vida diaria de millones de venezolanos, sigue utilizando un lenguaje violento, agresivo, beligerante y llamando a las armas frente a las demandas de todo un pueblo que ya está hastiado hasta decir basta de esperar en la cola de la historia.

La crisis del país es muy profunda tras más de tres meses de protestas masivas y multitudinarias en las calles venezolanas. Han muerto casi un centenar de personas a manos de los cuerpos de seguridad y los grupos de tontons macoute –los famosos “colectivos”- armados por el régimen, se han producido unos 3.000 arrestos y detenciones y hay centenares de heridos.

La estrategia del agónico régimen de Maduro solo tiene parangón con la utilización de las tristemente conocidas Secciones de Asalto de Ernst Röhm por los nazis para amedrentar, asesinar, torturar y atacar a los seguidores y militantes fuerzas democráticas de la Alemania de Weimar antes y después de la llegada de Hitler al poder.

Nunca se había visto un despliegue de fuerzas represoras contra manifestaciones indefensas de civiles en América Latina desde la caída del general Augusto Pinochet en Chile, allá por los finales de los ochenta y principios de los noventa del siglo pasado.

Ahora las espadas están en alto y ninguna de las dos partes está dispuesta a ceder. Las fuerzas de la oposición, agrupadas en la Mesa de la Unidad Democrática, están prestas a llegar hasta el fin y lograr el cambio de régimen, que pasaría, desde luego, por la salida política de la escena del dictador Nicolás Maduro y por la convocatoria urgente de elecciones libres y plurales. La otra parte, el régimen, agazapado en el búnker, se resiste a pasar página y está preparado para morir matando. Maduro podría acabar sus días al estilo del rumano Nicolae Ceausescu o el libio Muamar Gadafi. Por ahora, las puertas del diálogo están cerradas y no se percibe voluntad política para abrir una verdaderas negociaciones.

Sin embargo, han sido muchas las cosas que han cambiado en el continente desde la abrupta y violenta respuesta de Maduro a las protestas. Hoy no hay nadie en la escena política continental -si exceptuamos a la Bolivia de Evo Morales y a la Cuba de Castro- que defienda al régimen de Maduro. Ni siquiera la izquierda en  Argentina, Uruguay, Chile, Colombia u otras partes de la región alza su voz en defensa del sátrapa; la magia de la revolución bolivariana -si es que alguna vez la hubo- se terminó y la cruda realidad de la narcodictadura sostenida a sangre y fuego es lo único que ha quedado al descubierto tras veinte años de fracasos constatados en la economía, miseria generalizada, violencia y hambre, como le gritaban en estos días en Madrid al líder de Podemos, Pablo Iglesias, unos atemorizados venezolanos amenazados por los gorilas del máximo líder de esta formación proiraní. Algún día la crisis venezolana le pasará factura por sus desatinos y vergonzosos silencios. Pero esa es otra historia para otro momento.

Por ahora, y a pocos días de la consulta convocada por el régimen, en la que por cierto no participa la oposición, el riesgo de una confrontación civil es evidente y no debe descartarse incluso un incremento de la violencia. La tensión es muy alta, el miedo embarga a los dirigentes de la revolución bolivariana -que pueden acabar sus días en una mazmorra norteamericana al estilo del panameño Noriega- por sus comprobados vínculos con el narcotráfico y en este estado de cosas, protestas por medio y millones de armas sin control en manos de los partidarios de Maduro, el peor de los escenarios podría consumarse y abrirse un conflicto de insospechadas consecuencias ya no solo para Venezuela, sino para toda la región.

Esta semana será crucial para Venezuela, cualquier movimiento por cualquiera de las partes puede definir la batalla final, en la que están en juego la democracia y la libertad en este país caribeño. En cualquier caso, la respuesta de Maduro, solicitando la detención de toda la dirigencia opositora y reafirmándose en la defensa numantina del régimen utilizando todos los medios a su alcance -incluida la violencia, claro- no invitan al optimismo. Veremos qué ocurre.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Lo tuyo Ricardo angoso es de juzgado de guardia.no se quièn que te paga,pero me lo imagino.
    SIempre con el mismo cuento,que si la dictadura de Maduro,que si los chavistas se comen a los niños crudos…En fìn,vienes a contar todas estas mentiras a un pais como España en el que hace màs de 80 años que el franquismo no ha desaparecido y sabemos como se las gastan los fascistas de España y los de venezuela:
    1-el cambio de régimen, que pasaría, desde luego, por la salida política de la escena del dictador Nicolás Maduro y por la convocatoria urgente de elecciones libres y plurales
    EN DIRECTO: Nicolás Maduro gana las elecciones de Venezuela por la mínima
    http://ecodiario.eleconomista.es/latinoamerica/cronicas/3789/04/13/EN-DIRECTO-Siga-minuto-a-minuto-las-elecciones-presidenciales-en-Venezuela.html
    Maduro se atribuye la victoria y Capriles no reconoce los resultados
    https://elpais.com/internacional/2013/04/14/actualidad/1365972053_885888.html
    -Como siempre los angelitos de la oposiciòn se niegan a aceptar los resultados,Imaginense lo que puede ser venezuela cuando lleguen estos inquisidores al poder.(Ahora pasan por fuego a los chavistas)
    Los observadores españoles califican el resultado en Venezuela de “fiable”
    https://elpais.com/internacional/2013/04/16/actualidad/1366109495_132234.html
    ¿Es Maduro un dictador?EXplicame como se como esto Ricardito….
    Mientras los inquisidores se han negado a aceptar los resultados de 18 elecciones perdidas,el dictador Maduro no tarda ni un minuto en aceptar la derrota en unas elecciones:
    -Maduro acepta la derrota electoral con la “moral y la ética” del chavismo
    https://www.efe.com/efe/espana/mundo/maduro-acepta-la-derrota-electoral-con-moral-y-etica-del-chavismo/10001-2783352
    Podria seguir con màs,pero la verdad es que no merece la pena seguir moviendote el agua,cuando ya todos sabemos cuàl es el estilo de ustedes y de los inquisidores de la oposiciòn.¿Si sois capaces de utilizar a niños pequeños y quemar personas vivas que no sereis capza de hacer?
    Y como dijo un periodista, digno de ser llamado periodista,”y de prueba un botòn”:
    -Dip Opositor ahora utiliza bebés para campaña sucia
    https://www.youtube.com/watch?v=1cpPu887K5s
    PD:Que pena de los venezolanos cuando cojais el poder.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 − 10 =