Estaba tranquilamente contemplando a los marineros en un puerto islandés cuando desde París una llamada alteró su paz y sosiego. Los compañeros requirieron urgentemente su presencia para resolver un enigmático caso que tiene como protagonista a la Loxosceles rufescens, una araña conocida comúnmente como la reclusa, una variedad que no se prodiga mucho por el mundo. De hecho, es tan poco común como esquiva y nunca letal.

Vargas plantea interrogantes que van mucho más allá de la simple resolución de crímenes

El comisario de policía de la Brigada Criminal del distrito 13 de la capital francesa Jean-Baptiste Adamsberg vuelve a poner toda la carne en el asador en la nueva entrega de la reina indiscutible de la novela negra en Francia y probablemente la maestra incuestionable del género a nivel mundial. Misterio, crímenes, historia, animales, arqueología… Los ingredientes de las novelas de esta parisina que en junio cumple 61 años acuden de nuevo en un cóctel narrativo que siempre da como resultado una novela de excepcional factura, que trasciende las limitaciones habituales del género para destacarse por méritos propios como merecedora del marchamo de literatura con mayúsculas.

Fred Vargas es tan esquiva con la prensa y los focos mediáticos como esta araña que acapara el protagonismo de Cuando sale la reclusa, su última novela, editada en España por Siruela, como también su narrativa anterior. No firma autógrafos y huye de las apariciones públicas, aunque mantiene un firme compromiso político vinculado al ecologismo.

Destaca de su producción novelística la serie protagonizada por los Tres Evangelistas (Que se levanten los muertos, Más allá a la derecha y Sin hogar ni lugar), reunidos por Siruela en el volumen Los Tres Evangelistas.

El comisario Adamsberg, en la versión televisiva.

Pero son las novelas protagonizadas por el comisario Adamsberg las que conforman la mayor parte de su currículo narrativo y las que la mantienen como número uno en ventas durante semanas en su país natal, por encima incluso de autores habituales de los top sellers como Guillaume Musso o Marc Levy, que pese a que publicaron obra al mismo tiempo que su Cuando sale la reclusa no lograron desbancarla.

El hombre de los círculos azules, El hombre del revés, Huye rápido vete lejos, Fluye el Sena, Bajo los vientos de Neptuno, La tercera virgen, Un lugar incierto, El ejército furioso o Tiempos de hielo dan muestra de la capacidad narrativa de una autora que ha recibido numerosos premios y distinciones desde que comenzara a publicar en los noventa.

Arqueozoóloga y reconocida medievalista de formación, Frédérique Audoin-Rouzeau eligió el apellido de Vargas en honor de la protagonista de La condesa descalza, María Vargas, interpretada por Ava Gardner. Un pseudónimo que comparte con su hermana gemela, la conocida pintora Jo Vargas.

En Cuando sale la reclusa, Adamsberg, de físico tan insignificante y anodino como poco atractivo, no sólo deberá desvelar la muerte de tres ancianos por las picaduras de este arácnido venenoso, sino también intentar encauzar la animadversión creciente de su equipo policial, cada día más crítico con el comisario por su forma de ser y actuar, siempre dando prioridad al olfato, el instinto y las primeras sensaciones, que a la postre son las que le llevan a desmadejar los entuertos que Vargas plantea en sus historias, repletas de animales misteriosos, misterios históricos casi siempre remitentes a la oscura Edad Media y tramas complejas que encajan a la perfección y logran en el espectador un efecto hipnótico alabado por sus ejércitos de fieles seguidores.

Cuando parece que el caso se le escapa más y más de las manos, el peculiar comisario creado por Vargas resurge de sus cenizas y recompone con asombrosa maestría los más complicados puzles criminales. A modo de tela de araña, la estructura que la escritora gala ha dado a esta novela gira una y otra vez sobre razonamientos que sólo a costa de dar vueltas y más vueltas sobre el caso cobran finalmente sentido en la mente del comisario Adamsberg.

Vargas siempre plantea en sus novelas interrogantes que van mucho más allá de la simple resolución de crímenes o misterios sin resolver. Indaga en los insondables vericuetos de la mente y busca explicaciones a los hechos que el ser humano ejecuta sin razones lógicas que los sustenten. Las mentes perversas que pueblan sus novelas no son seres atormentados o con graves psicopatologías. La mayoría de las ocasiones nos topamos con personas intrascendentes que sorprenden por su aparente normalidad. Como la vida misma, en definitiva.

Cuando sale la reclusa
Fred Vargas
Siruela
408 páginas
21,95 €

Comprar

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × 2 =