Cualquier niño es mi niño, maldita bomba, mi bomba, que rompe en mil granos el desierto, en mil agujas de sal el mar que me rodea, y en mil odios mis deseos.

Se empapan de sangre las suelas de mis botas camperas.

En el oasis tropiezo con manos que no juegan, pero que me señalan sin dedos, tan pequeños como eran.

No lloro. Ya no recuerdo como se lloraba.

A ciegas toco su cadáver porque no quiero verlo mientras tiembla.

Pero está aquí, conmigo. Se que me mira, triste, mientras rinde lentamente su mirada.

Escucho el bombardeo a un millón de kilómetros, allí abajo, donde rompo vidas nuevas a destajo.

Pero no lo paro porque ordeno y mando.

Tengo la cara quemada y un alma que no siento porque es un témpano de hielo.

Mientras los pocos cuentan beneficios, los muchos se confunden fabricando misiles perfectos.

Los testigos suspiran, haciéndose los muertos.

Llevo un trozo de niño en la mochila de salir huyendo.

Ahora me miro y por fin me atrevo.

Sí, lo veo, todavía tengo manos. Algo podré hacer para no seguir matando.

Quiero ser como antes, cuando amaba mis derrotas y la vida me dolía.

Quiero ganarme la noche.

Quiero soñar tranquilo.

Quiero decidir como un hombre, o morir como un niño.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorSubidubidubidu
Artículo siguienteCobrar por probarse ropa en el pequeño comercio, propuesta de la consejera de Economía en Castilla y León
Nacido 1951, Madrid. Casado. Dos hijos y dos nietos. Cursando el antiguo Preu, asesinato de Enrique Ruano y la canción de Maria del Mar Bonet. Ciencias Políticas. Cárcel y todo eso, 1970-71. Licenciado en 1973 y de la mili en 1975. Director comercial empresa privada industrial hasta de 1975 a 1979. Traslado a Mallorca. de 1980 a 1996 gerente y finanzas en CC.OO. de Baleares. De 1996 hasta 2016, gerente empresa propia de informática educativa: pipoclub.com Actualmente jubilado pero implicado, escribiendo desde verano de 2015, con unos 170 artículos publicados, sin ningún compromiso, en diversos medios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

catorce − cuatro =