Vacaciones en Paz: acortando distancias

Por Abdulah Arabi (Delegación Saharaui CAM)

0
Los Centros Sociales Miraflores, cedidos por la Diputación de Sevilla, donde cada verano se lleva a cabo la llegada y la despedida de los niños y niñas saharauis. AAPSSS.

La distancia que separa las ciudades españolas de las jaimas o tiendas de campaña azotadas por el sol del Sahara argelino, en el que sobreviven en campamentos de refugiados desde finales de los años setenta más de 200.000 saharauis, se reduce en el verano.

Los artífices de este acercamiento son las asociaciones de amistad y solidaridad con el pueblo saharaui que organizan desde hace 25 años el programa “Vacaciones en paz“, una iniciativa que permite que los menores de este pueblo en el exilio puedan vivir durante los meses de julio y agosto una vida diferente acogidos en hogares de familias españolas.

Los beneficios que obtienen los menores saharauis son numerosos. Su salud mejora, su vitalidad también, pueden disfrutar de un clima mejor, de una mejor alimentación no limitada por las condiciones extremas del desierto, establecen relaciones de amistad con menores españoles y desarrollan fuertes vínculos con la familia de acogida.

El objetivo principal de este programa es el de mantener y estrechar los lazos culturales e históricos entre el pueblo saharaui y el pueblo español. Pues tanto las familias de acogida como sus familiares, vecinos, amigos, etc. tienen la oportunidad de conocer muchos aspectos de la Cultura Saharaui a través de nuestros niños y niñas, y así mismo, ellos pueden conocer las costumbres españolas, ampliando también sus conocimientos del castellano, como idioma común que sigue estudiándose en los Campamentos de Refugiados, en base a nuestro pasado común.

Así mismo, es importante destacar el elevado número de familias que cada año visitan a los/as niños/as y sus familias biológicas en los viajes que periódicamente organizamos a los Campamentos ubicados en la zona argelina de Tinduf, conociendo así nuestras duras condiciones de vida y la situación que atraviesa nuestro pueblo

Se realizan revisiones médicas completas para comprobar su estado general de salud. Dichas revisiones se establecen en base a un protocolo establecido previamente y unificado para todo el territorio español, y, son llevadas a cabo por los Servicios de Pediatría de cada Centro de Salud.

Estos reconocimientos anuales hacen posible que los niños saharauis disfruten de una vigilancia periódica de su salud, lo que les da, al mismo tiempo, más oportunidades para tener un crecimiento normal, y por supuesto contribuyen a que la salud en los campamentos sea cada año un poco mejor.

Aunque su marcha genera pena tanto en las familias acogedoras como en los propios niños, las asociaciones organizadoras ven como cada año los niños regresan contentos al que es su hogar provisional y su principal deseo es el de volver a ver a sus padres y hermanos y reintegrarse a su vida normal. Pero también es cierto que esta experiencia les proporciona muchas satisfacciones que ellos transmiten a sus familias y amigos cada año.

En inevitable la pregunta: ¿Pero es beneficioso que a estos menores después de tenerlos acogidos durante dos meses hacerles regresar a unos campamentos de refugiados en los que no hay absolutamente nada?

La respuesta podría seguir la siguiente: En esos campamentos hay pocas cosas materiales, pero es donde tienen a sus padres, familiares, pueblo y sobre todo, sobra afecto, cariño y agradecimiento a esa acogida estival de la que ha gozado la parte más vulnerable del pueblo saharaui: sus menores.

Para profundizar más en la respuesta, cualquier familia acogedora reconocerá que tiene un vínculo muy especial con el menor, que han ido a visitarlo a los campamentos de Refugiados en Tinduf y han conocido a su familia. Además, mantiene el contacto con el menor durante todo el año, cuando las conexiones lo permiten. Por eso, insisten en que es muy importante que las familias hagan un esfuerzo y acojan a estos niños. “La situación en los campamentos de refugiados es muy dura para ellos y venir aquí dos meses para poder disfrutar de unas condiciones distintas al del refugio y exilio, les es muy útil”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 + 3 =