Todo el mundo lo sabía. Si querías llegar a algo en la universidad, nada de quedarte encerrada estudiando. Nada de ser sabia. Eso ni se te ocurra.

Debías hacer la pelota al catedrático.

Debías pertenecer al partido.

Debías “fusilar” artículos. Cuantos más, mejor.

Debías bajarte los pantalones.

Debías chupar pollas.

Debías trabajarte “tu” plaza. A codazos y a empujones. Sin vergüenza ni escrúpulos.

Y ahora la universidad va mal. Pues sí, claro. Claro claro claro claro claro.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorRosa María Mateo deja sin palabras a sus señorías en el Congreso: “cuando digo que soy independiente, es que soy independiente y que nadie me va a dar órdenes”
Artículo siguienteAudi presenta el E-tron, su primer todoterreno totalmente eléctrico
Licenciado en Filosofía y Letras (Univ. de Granada, 1994). Publicó diversos artículos y varios ensayos. XIV Premio de Ensayo Becerro de Bengoa con La sonrisa de la esfinge (Dip. de Álava, 2002). Olivas negras, novela policíaca, Ed. Cuadernos del Laberinto, Madrid, 2012. Ha publicado relatos en las revistas digitales “Gibralfaro”, “Ariadna”, “Narrativas”, “Ánima Barda”, “Relatos Pulp”, “Palabras diversas” y “Entropía” (2012-13). Colaboró con la sección Aventuras de Lince en la revista “Arena y Cal”, Cádiz, 2012-14 y en el periódico digital “El Pulso”, de Madrid, con los relatos policíacos de “Carla” (2014-16). En 2017 participó en “Diario Siglo XXI” y en “Mundiario” con artículos breves. Ha publicado otras novelas en Amazon: Siniestra, Las aventuras de Víctor Lince, Carla. La conspiración de La Rosa Negra, Carla mortal, Carla y Shavi.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 + siete =