Artículo de apoyo: EL DEBATE ES OTRO

La verdadera democracia es aquella que da voz y voto a cuantas más personas mejor. Por ello, estos últimos días de precampaña electoral y los primeros de campaña del 20-D han dejado en el aire una pregunta que no sé responde fácilmente: ¿por qué no se invita a debatir a otras formaciones que a día de hoy tienen representación parlamentaria aunque las encuestas les otorguen papeles más secundarios en el reparto de la representación parlamentaria? Es el caso de Izquierda Unida, que en los comicios generales de 2011 obtuvo 1.680.810 votos y 11 diputados, y UPyD, que alcanzó cinco diputados gracias a recibir 1.140.242 votos. Ambas formaciones han recurrido infructuosamente la exclusión que el grupo televisivo Atresmedia (Antena 3 y La Sexta) ha llevado a cabo contra sus intereses al no invitarlos al debate a cuatro que el lunes día 7 celebran los tres candidatos a la presidencia del Gobierno por parte de PSOE, Podemos y Ciudadanos y la número 2 de Mariano Rajoy por Madrid y actual vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, mientras el presidente y candidato popular que sigue haciendo la campaña a su ritmo y por su cuenta con alfombra roja en numerosos medios afines.

Tanto IU como UPyD han alegado que el formato elegido por Atresmedia de un debate a cuatro (en el que ni siquiera son todos ellos candidatos) choca con los principios de pluralismo y neutralidad informativa exigidos por la Ley Electoral en la cobertura de las campañas. Esos principios aparecen recogidos en el artículo 66 de la citada norma y se han desarrollado por la JEC a través de diferentes instrucciones. El debate contraviene esas instrucciones porque excluye a formaciones con representación en el Congreso, mientras invita a participar a partidos que ni siquiera se presentaron a las últimas elecciones generales.

RIVERA Y PABLO IGLESIAS

La doctrina de la JEC interpreta que es una necesidad informativa dar cobertura a partidos sin representación, pero aclara que no debe superar a la que se presta a formaciones con escaños en la Cámara Baja, como es el caso de IU y UPyD. A esto se suma que la JEC dictamina que los partidos excluidos de un debate deben ser compensados por la cadena. En este sentido, TVE ha ofrecido a quienes no participarán en el cara a cara entre Rajoy y Sánchez un debate alternativo el 9 de diciembre. Atresmedia, de momento, no ha ofrecido ningún tipo de contraprestación a los partidos excluidos.

Como se ha dado el caso de que la JEC ha decidido no atender la solicitud firmada por Unidad Popular, candidatura unitaria en la que se incluye Izquierda Unida, desde IU se solicitaba que se impidiera a Atresmedia la celebración de dicho debate a cuatro. La coalición liderada por Alberto Garzón teme que las medidas impuestas por la JEC no sean cumplidas por la cadena televisiva. Garzón califica de “antidemocrática” la exclusión de su partido de estos debates y acusa al “nuevo bipartidismo” encarnado por estos cuatro partidos de “copiar los errores del anterior bipartidismo” por la exclusión de su partido. En los comicios generales de 2011, IU obtuvo más de un millón de votos.

rajoy_ark-300x300

La JEC ha respondido a esta reclamación de IU que entre sus competencias no está el imponer a una televisión privada los participantes que debe llevar a un un debate electoral. En cambio, sí recuerda que tiene la obligación de velar para que se garanticen los principios de proporcionalidad y neutralidad informativa, y por ello solicita a Atresmedia que establezca medidas compensatorias. La JEC recuerda en su respuesta al recurso de IU que en una instrucción previa a las elecciones autonómicas permitió que se incluyese a Podemos y Ciudadanos en los debates y coberturas electorales como “grupos políticos significativos”, atendiendo a sus resultados en las elecciones europeas. Es por ello que, según la JEC, “no resulta contrario a los principios” de la Ley Electoral que los candidatos de estos dos partidos acudan al debate del lunes en la citada cadena privada. Eso sí, la JEC recuerda del mismo modo que este medio está obligado a establecer medidas compensatorias si excluye de un debate electoral a partidos con representación. Entre las posibles medidas compensatorias se encuentran organizar debates bilaterales o de carácter multilateral, o que la cadena proporcione información suficiente sobre los candidatos que no participen en el debate principal.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Once + 14 =