Días atrás reapareció la procesada ex Presidente de la República Cristina Fernández tras su viaje al exterior para disertar en el Parlamento Europeo invitada por el quinto grupo parlamentario, en términos cuantitativos, y representante del 6,89% del total de los miembro de la institución europea. Lo hizo a través de una publinota transmitida por C5N, propiedad del Grupo Indalo, cuyo CEO es el también procesado Cristóbal López.

Esta presentación tuvo mucho de posicionamiento político y poco de periodismo, puesto que los cuatro periodistas seleccionados para ‘entrevistar’ a la ex mandataria (Víctor Hugo Morales, Gustavo Sylvestre, Roberto Navarro y Daniela Ballester) buscaron complacer con sus preguntas y marcar un derrotero previamente establecido para que Cristina Fernández pudiera expresar su mensajes sin fisuras, sin disparar repreguntas que, en muchos casos, clarificarían mucho más el pensamiento de Fernández, aunque sin dudas también la dejarían expuesta.

Pero pese a todo, y con las particularidades del caso enunciadas, podemos analizar el discurso de la ex Presidente porque expuso una serie de definiciones que discurren entre la mentira y la manipulación de la verdad, lo cual dada la importancia de la ‘entrevistada’, resulta de interés.

Dijo Cristina Fernández al analizar una de las políticas que el gobierno analiza implementar respecto a la baja de las cargas para los empleadores que ‘Bajar las cargas lo hizo Cavallo y lo único que hizo fue desfinanciar al sistema de seguridad social’, pero olvida decir Fernández que ella apoyó la política de Cavallo y el establecimiento del sistema de seguridad social privado La ex residente cree que los argentinos tenemos memoria de peces, o peor aún, que la historia comenzó con la llegada de su esposo a la primera magistratura del país.

En otro tramo de la publinota afirmó que ‘volvió el hambre a la Argentina’ y en este punto es justo darle la razón, lo que no expone Fernández es cuando ocurrió esto. Pues bien, vamos a contextualizarlo. Volvió en a década del 90 del siglo pasado cuando el peronismo impuso políticas neoliberales que excluyeron a grandes masas de ciudadanos en favor de algunos pocos elegidos, es esa época en que se hablaba que el crecimiento llegaría por efecto derrame al resto de la población y la misma época que cuando Carlos Menem visitaba Santa Cruz el matrimonio Kirchner lo recibía con todos los honores y lo llamaba ‘el mejor Presidente desde Perón’. Quizás esta catalogación tenga que ver con la privatización de Yacimiento Petrolíferos Fiscales que el matrimonio Kirchner apoyó, e incluso Cristina Fernández impulsó, y los fondos que como consecuencia de ello recibió la Provincia de Santa Cruz, Néstor Kirchner depositó en el exterior, años más tarde repatrio, y nunca rindió cuenta de su destino.

Y al hablar de política internacional opinó sobre la realidad que vive Brasil y sostuvo que ‘este mamarracho, cocoliche que tienen de Presidente (de Brasil, Michel Temer), es un escándalo. Hay que evitar esto’, lo llamativo es que no lo caracterizaba cuando Michel Temer era candidato a vicepresidente de Dilma Rousseff. Es sorprendente la creencia de muchos seguidores de la ex Presidente y de ella misma, que ciertos personajes de la historia vienen en un plato volador y se sitúan en ciertas coyunturas históricas sin un inventario previo. Quien Cristina Fernández cataloga como mamarracho y cocoliche es Presidente, entre otras cosas, porque fue vicepresidente de Dilma Rousseff, y cuando resultó electo opinaba que contribuía a la consolidación de la Patria Grande y que esto se apoyaba en ‘su compromiso inclaudicable [de Rousseff] con el proyecto político que garantiza crecimiento económico con inclusión social’ raro que haya cambiado tanto el proyecto, aunque dado su origen peronista no le debiera sorprender ya que debería entender la amplitud del Movimiento, que cobija a estatistas y privatistas, enjuiciadores e indultadores, extremas varias, y demás.

También en relación a Brasil afirmó que ‘es Macri el que tiene que dar cuentas por Odebrecht’ desconociendo que los ejecutivos de la empresa brasileña declararon bajo juramento ante la justicia estadounidense que habían pagado coimas por 35 millones de dólares a funcionarios de su gobierno.

Hubo otras muchas declaraciones, nunca acompañadas de un comentario incisivo o tendiente a buscar una ampliación de la idea, a menos que lo provocara la propia entrevistada. Pero hacia el final tuvo las frases de mayor repercusión, dijo entonces que ‘siento la obligación de tratar de unir lo más que se pueda’, el problema es que precisamente su figura y sus políticas lo que han generado es un enfrentamiento tal que hace difícil la aparición de una propuesta que no sea el enfrentamiento total a sus ideas, por lo tanto su unión va, irremediablemente unida de una desunión, y para poder llevar adelante esto finalmente admitió algo que esperaban muchos de sus seguidores, y de sus detractores, dijo entonces Cristina Fernández que ‘si es necesario que sea candidata, lo soy’. Pero no ser candidata por ser quien mejor representa un proyecto sino por ser quien más votos coseche. Confunde medio y fin, porque si bien es importante obtener la mayor cantidad de votos posibles para poder ganar, ocupar cargos y desde allí llevar adelante las políticas que se pregonan, el objetivo no puedo ser ganar una elección, eso es tan sólo el fin.

Desde la recuperación de la democracia a hoy fue 4 años Diputada Provincial, 4 años Diputada Nacional, 8 años Senadora Nacional, 8 años Presidente de la República… de 34 años de democracia ocupó cargos electivos durante 24, ¿no le parece mucho? ¿no cree que su lugar debe ser otro? ¿no cree que no debería ser candidata? ¿no cree que puede aportar desde otro lado? Para comenzar puede hacerlo dando las explicaciones que la Justicia le pide…

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × cinco =