Un equipo de investigadores del Danish Center for Regenerative Medicine han desarrollado una nueva terapia que podría dejar obsoletos los tratamientos contra la disfunción eréctil, además de agrandar el pene.

Hasta el momento aquellos que querían conseguir un alargamiento en el pene podían optar por una serie de ejercicios que consisten en unos masajes y estiramientos o alargadores.

La nueva terapia consigue sus efectos a través de la inyección de células madre en la base del pene. Inicialmente el tratamiento se desarrolló para los pacientes a los que se les ha extirpado las glándulas prostáticas como consecuencia del cáncer. La intervención además provoca la contracción de los vasos sanguíneos y los nervios lo que conlleva el encogimiento del pene.

El tratamiento no solo consigue solucionar los problemas de disfunción eréctil, sino que además aumenta el tamaño del pene.

Los resultados de la investigación todavía no se han publicado, pero los investigadores aseguran que funciona. Por el momento ocho pacientes tratados con células madre a los que se les ha aplicado una sola inyección han solucionado durante un año sus problemas de disfunción eréctil y se está esperando el resultado de otros doce pacientes tratados. Los resultados se publicarán oficialmente en el congreso anual de la European Society of Human Reproduction and Embryology que se celebrará en el mes de julio en Barcelona.

Aunque finalmente los resultados sean contrastados aún quedan años de pruebas y ensayos antes de que se pueda aprobar una terapia, pero podría ser esta terapia la solución a los problemas de disfunción eréctil.

Ejercicios y alargadores para agrandar el pene

Los ejercicios para agrandar el pene de forma natural se viene practicando desde hace más de 200 años. El objetivo de los masajes es conseguir aumentar la cantidad de sangre que alberga el pene consiguiendo que sus tejidos crezcan.

Los ejercicios son una combinación de ejercicios que buscan aumentar la longitud con estiramientos del pene, que mejoran la longitud o ejercicios que aumentan la sangre que fluye hacia el pene. Este tipo de ejercicios consigue hacer crecer el pene de forma general, tanto el glande como el tronco.

Los centímetros que se consiguen con este tipo de técnicas son permanentes y se mantienen después de haber terminado los ejercicios. La expansión del tejido produce que se generen nuevas células que consiguen que el contorno del pene se alargue permanentemente.

Los “extensores peneanos” consiguen aumentar la longitud del pene tanto en erección como en flacidez casi dos centímetros durante un año de uso y sus efectos son claros tras tres meses de uso. Se trata del método más seguro no quirúrgico para el alargamiento del pene, un dispositivo sencillo de usar que no presenta complicaciones. El extensor también es la opción más económica, un método progresivo para mejorar el tamaño del pene.

Para aumentar el grosor del pene, habitualmente se emplean las inyecciones con grasa propia, aunque pueden producir nódulos o deformidades. Actualmente se desaconseja completamente el uso de silicona, debido al cambio de tamaño que habitualmente tiene el pene.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos + uno =