Acreditaciones para 590 profesionales de 84 medios de comunicación, asientos para 36 personas que asistirán como público y 120 puestos para periodistas en una sala de prensa, todo está listo en las dependencias de la Escuela Balear de la Administración Pública de Palma para acoger el juicio del caso Nóos, informa EFE.

La expectación generada por el primer juicio que sentará en el banquillo de los acusados a un miembro de la familia real, la infanta Cristina, junto a su marido, Iñaki Urdangarin, y otros 16 acusados, ha obligado a adecuar un edificio que ya había albergado antes otra vista oral de especial complejidad por el elevado número de encausados, el caso Kabul de narcotráfico que juzgó la Audiencia de Palma en 2013.

El juicio de Nóos se celebrará a escasos 200 metros de la cárcel de Palma en un edificio del extrarradio de la ciudad, en el polígono Son Rossinyol, que se ha habilitado para facilitar el trabajo de redactores, periodistas gráficos y técnicos que darán cobertura informativa al acontecimiento.

El equipamiento incluye medios técnicos hoy en día imprescindibles como wifi y conexiones de audio y vídeo.

Todo lo importante ocurrirá en la tercera planta de ese inmueble, aunque la Unión Cívica por la República ha convocado una protesta a sus puertas, como ya hizo cuando declararon como imputados la infanta Cristina en 2014 e Iñaki Urdangarin en 2013.

El inusitado interés por el juicio del caso Nóos ha obligado al Tribunal Superior de Justicia de Baleares a limitar el acceso de la prensa a la sala de vistas, donde solo habrá 15 periodistas que, al igual que el público, no podrán salir de la sala salvo en los recesos y no podrán llevar consigo ordenador, cámara, teléfono móvil o cualquier dispositivo de grabación. Los demás informadores seguirán el juicio mediante las pantallas instaladas a unos metros de allí, en la sala de prensa. También estará prohibido tomar imágenes en ningún otro lugar dentro del edificio que no sea la sala de prensa: ni en los pasillos ni en la sala de vistas.

El día señalado para la primera sesión del juicio, el 11 de enero, y el primer día de las declaraciones de los acusados, 9 de febrero, igual que al final del juicio, se ofrecerán imágenes -foto y vídeo- del interior de la sala de vistas en régimen de ‘pool’, que serán distribuidas a todos los medios de comunicación.

Las fotografías las realizará y distribuirá la agencia Efe y las imágenes de televisión RTVE, que las facilitará al resto de medios in situ en la sala de prensa y también a través de su sede central en Torrespaña. Incluso se ha reservado una zona de aparcamiento para unidades móviles.

El juicio empezará oficialmente el próximo lunes a las 9:15 horas, pero los preparativos han supuesto meses de trabajo y organización para decenas de personas.

La vista será la culminación de una investigación resumida en medio centenar de tomos y 76.000 folios repartidos en 91 carpetas, 14 archivadores y 17 cajas de cartón, que comenzó hace ya cuatro años y medio, el 20 de julio de 2010.

Cabe recordar que en su último mensaje navideño, el rey Felipe VI no hizo ninguna mención expresa a los casos de corrupción, que según las últimas encuestas del CIS es una de las principales preocupaciones de los españoles.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × dos =