El fiscal jefe Anticorrupción, Manuel Moix, está en la cuerda floja. La filtración de tener el 25% de una sociedad en Panamá por una vivienda que heredó de su padre -y que ya ha legalizado con Hacienda- ha sido la gota que colma el vaso para la persona de la Justicia nombrada a dedo más cuestionada de toda la Democracia, que ya es decir.

En una entrevista con Alsina en Onda Cero, Moix ha asegurado que no tiene apego al cargo y que tiene hoy mismo pendiente una conversación con el Fiscal General del Estado que, a su juicio, “se conocerá si se tiene que conocer”.

Esta misma mañana, el presidente de la Unión Progresista de Fiscales, Álvaro García Ortiz, aseguró en Onda Cero, en el programa Más de uno, que aunque el fiscal anticorrupción, Manuel Moix, tuvo muchos años para regular la sociedad offshore de Panamá que heredó de su padre, no lo hizo. “Moix tendría que haber evitado esta situación informando a sus superiores antes de acceder al cargo”, declara. Además, considera que los fiscales tienen que ser transparentes absolutamente en todo.

Moix, sin embargo, asegura anoche en la cadena SER que no ve motivos para su cese: “Que yo sepa, no he cometido ningún delito o irregular desde el punto de vista de la corrupción”. El fiscal anticorrupción ha dicho a la periodista Angels Barceló que la pregunta de por qué existía esa sociedad offshore se debería de hacer a su padre, y aseguró que es algo que le “llamó la atención” cuando se enteró, a la muerte de éste.. Con respecto a por qué no se disolvió esa sociedad en Panamá nada más conocerse su existencia, Moix considera que disolver la sociedad no depende de uno de los herederos, y que algunos de los hermanos no estaban de acuerdo. “Cuando hay varios herederos no siempre hay una unidad de criterio sobre qué hacer con los bienes”, aseguró. “Se decidió vender la casa porque no vivía nadie en ella y a la hora de disolver la sociedad algunos no estaban de acuerdo por el cargo económico que suponía se podía sufragar vendiendo la casa”.

Su jefe, el fiscal general del Estado, José Manuel Maza, ha eludido pronunciarse sobre esta cuestión hasta “enterarse bien de los hechos”. Desde la Fiscalía General del Estado se ha indicado que se trata de un “asunto personal” de Manuel Moix que no afecta a la institución. Moix ha declarado a la Cadena Ser que ayer informó a Maza, quien hasta ese momento no sabía nada y le respondió que, en principio, no aprecia “ningún tema raro, ni reproche puesto que está todo declarado a Hacienda y es todo transparente”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLa primera imagen que recuerdo es la de la asesina
Artículo siguienteMás de 80 muertos y 400 heridos en un atentado suicida en Kabul

Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible.
Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre y Directora de Comunicación de HoffmannWorld y Catalina Hoffmann.

Asesora a personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública.

Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

1 Comentario

  1. Ladrones, corruptos, chorizos, padrinos, mafiosos, chivatos, prevaricadores, todos juntos y en unión, bajo la amalgama de unas siglas y de una gaviota. Estoy releyendo Rinconete y Cortadillo y me maravillo de que Cervantes hiciera una descripción tan exacta de las oficinas de la calle Génova, cuando describe el Patio de Monipodio. ¡¡Lo ha “clavao”!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

once − nueve =