Uno tras uno, todos los candidatos conservadores que promovieron la campaña de salida del Reino Unido de la Unión Europea hasta conseguir lograrlo en el referéndum convocado el pasado junio han ido autodescartándose para suceder al premier británico que lo convocó, David Cameron. Una tibia europeísta como esta, su ministra del Interior, Theresa May, será la que este miércoles tome el relevo en el 10 de Downing Street con el difícil cometido de sacar a su país de la estructura de la Unión Europea, como así lo ha decidido una mayoría de británicos.

El premier británico David Cameron no se irá en octubre como anunció en un principio justo después de recibir el varapalo electoral, sino que será este mismo miércoles 13 de julio cuando pasará el testigo a May. La decisión la adopta el mismo día en el que se ha conocido quién sera su sucesora. La renuncia de Andrea Leadsom en la carrera para hacerse con su cargo ha dado vía libre a Theresa May, ministra de Interior, para ser la encargada de liderar al país en el incierto camino de salida de la Unión Europea.

May sustituirá a Cameron en su cargo el próximo miércoles por la tarde, después de que Cameron presente su renuncia formal en Buckingham Palace. “Así que tendremos un nuevo primer ministro en el edificio que tengo detrás el miércoles por la noche”.

¿Quién es Theresa May?

May, de 59 años, tomará el relevo y será la primera mujer en ostentar el cargo más de un cuarto de siglo después de que dejara el poder Margaret Thatcher, que gobernó con su famosa mano de hierro entre 1979 y 1990. Tampoco May le va a la zaga y demuestra un carácter férreo. Ya lo advirtió tajante este lunes ante posibles dudas sobre cómo debía ejecutarse el Brexit: “Brexit significa Brexit y vamos a hacer que sea un éxito”, afirmó sin miramientos.

Cameron se reúne este martes con su Gabinete antes de que el miércoles visite a la reina Isabel II para presentar formalmente su renuncia. Su sucesora es, según sus propias palabras, “fuerte, competente y tendrá mi total apoyo”, añadió Cameron.

De esta forma se ha aclarado por descarte el panorama sobre quién deberá negociar con las instituciones europeas la salida ordenada del Reino Unido, ya que David Cameron se mostró en todo momento contrario al Brexit e hizo campaña en favor de un voto que optara por la permanencia.

Reino Unido deberá invocar el Artículo 50 del Tratado de Lisboa, algo que se espera que haga en un plazo máximo de dos años, momento a partir del cual las negociaciones dejarán de tener carácter informal, tal y como ha sido hasta ahora.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. El último párrafo no es cierto. Reino Unido puede (o no) invocar el Artículo 50 en el momento que considere oportuno, dado que el referéndum no era vinculante. Una vez invocado dicho artículo, el Reino Unido y la Unión Europea tendrán dos años para llegar a un consenso acerca de los acuerdos que están en vigor y el estatus del Reino Unido para con la Europa de los 27, incluyendo aspectos como el libre comercio y la libertad de circulación.

    En cuanto a que ahora están teniendo lugar reuniones de carácter informal, tampoco es cierto. La comisión europea se ha negado a discutir ningún acuerdo hasta que el Reino Unido no invoque el Artículo 50, dado que al establecerse el límite de dos años, es Reino Unido a quien le interesa llegar a un acuerdo, teniendo la UE el tiempo de su lado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

11 − 10 =