Un grupo de investigadores de la Universidad Jaime I de Castellón (UJI) ha comenzado a diseñar un sensor óptico con nanopartículas, integrable en la cámara de los teléfonos móviles inteligentes, cuyo objetivo será detectar el nivel de glucosa en la lágrima de las personas con diabetes.

La investigación pretende acabar con los molestos pinchazos que las personas con Diabetes tienen que realizar a diario para controlar sus niveles de glucosa en sangre. Para llevar un control exhaustivo y determinar su Glucemia, cada afectado debe pincharse, en los dedos de las manos, alrededor de seis veces al día.

El proyecto, denominado “Nanotears, está liderado por el Grupo de Investigación de Óptica (GROC) en colaboración con el Servicio de Oftalmología del Hospital General Universitario de Castellón y la empresa de telefonía móvil española BQ.

Se trata de la primera iniciativa de la Universidad castellonense, que recibe una ayuda Marie Curie del programa europeo Horizonte 2020.

El objetivo principal de Nanotears es fabricar nanopartículas con tecnología láser. La investigadora y coordinadora del proyecto, Gladys Mínguez, ha explicado, “Queremos desarrollar un dispositivo diagnóstico no invasivo, compacto e integrado en la cámara de un teléfono inteligente, que actuará de pequeño laboratorio de bolsillo con el que se medirá la concentración de glucosa en lágrima de una forma sencilla y confiamos que en el futuro permita facilitar el control de la diabetes”, afirma la profesora de Física.

El investigador principal del proyecto, Jesús Lancis, también vicerrector de Investigación y Doctorado, asegura que Nanotears “permitirá un avance en la monitorización de pacientes diabéticos mediante telemedicina”.

Por su parte, el investigador postdoctoral, Wycliffe Kiprop, considera un reto en su carrera. “Avanzar hacia nuevas fronteras de la ciencia, como la fabricación asistida por láser de sensores de glucosa, la investigación en el campo médico y las tecnologías móviles actuales”. Kiprop también desea que el proyecto tenga un resultado positivo, ya queello supondría un cambio significativo en la lucha contra la diabetes a escala mundial”.

El Servicio de Oftalmología del Hospital General Universitario de Castellón. será el encargado de supervisar la actividad de Nanotears, vinculada con la obtención de muestras de pacientes con diabetes, tanto de lágrima como de sangre, para desarrollar la nueva herramienta de medición, correlacionar los valores obtenidos de la glucosa en lágrima con los de un glucómetro convencional, y establecer los protocolos de ética y protección de datos de la investigación.

El fundador de BQ, Ravin Dhalani, y supervisor de Nanotears en los laboratorios de I+D en tecnología de la imagen que la empresa dispone en Madrid, argumenta que los sensores de glucosa adaptados a la tecnología móvil “facilitarán el acceso a la detección de diabetes en segmentos mayores de población, en los países en vías de desarrollo, ya que podrán emplearse en amplias zonas geográficas, en contraste con equipos sofisticados que se concentran en un número limitado de países”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − 1 =