El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, recibió un puñetazo por parte de un menor de 17 años cuando daba un paseo electoral el centro de Pontevedra. Un golpe, condenado en bloque por toda la oposición, que podría ser incluso darle puntos a favor al candidato del PP en las elecciones del próximo domingo 20 de diciembre.

El agresor, Andrés de V. F., se acercó a Rajoy, le golpeó y le tiró las gafas, que se rompieron al estrellarse contra el suelo. Rápidamente fue detenido y llevado a comisaria tras los aplausos de un grupo de jóvenes.

La tranquilidad y la serenidad fue lo más característico de la reacción de Rajoy, que abandonó el lugar con calma y sosiego. Además, algunos expertos consideran que tanto su buena reacción como lo significativo de una agresión en plena campaña electoral, podría servir para que el candidato popular sumase puntos en su carrera a la presidencia.

Todos los partidos de la oposición condenaron el acto y mostraron a través de Twitter su apoyo al presidente. No obstante, no es la primera ni la última vez que un presidente o político recibe este tipo de agresión.

Entre los ejemplos más significativos destaca el “zapatazo” a Bush. En el 2008, el entonces presidente de los Estados Unidos, George Bush, daba una rueda de prensa cuando de repente tuvo que esquivar dos zapatazos por parte de un periodista. Silvio Berlusconi también sufrió una agresión en 2009 que le dejó sangrando por la nariz y boca tras recibir en el rostro un impacto con forma de souvenir de la catedral de Milán.

Y aquí en España también hay ejemplos de ello.  En 2011, la entonces presidenta de Navarra, Yolanda Barcina asistía a un congreso cuando de repente recibió tres tartazos por parte de miembros de un colectivo de la izquierda radical. Por otro lado, la que fuese cabeza de lista del UPyD, Rosa Díez, fue a atacada por violentos en la Universidad de Barcelona, mientras que Miquel Iceta del PSC, recibió el impacto de un huevo en su cabeza en las elecciones autonómicas de 2010.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − diez =