Imaginen una pequeña localidad andaluza donde el PSOE gobierna con mayoría absoluta prácticamente desde la Transición democrática, el aparato del partido está engrasado a la perfección a nivel local y asentado hasta el tuétano en todas las estructuras de poder de este municipio con menos de 10.000 habitantes que vivió momentos socioeconómicos mucho mejores que los actuales, con una tasa de paro indecente que ha llegado a rozar el 40% en los años más críticos de la crisis económica y que ahora no baja del 24%. Pues pese a todo ello también aquí hay militantes socialistas afines a Pedro Sánchez que han elevado su voz crítica frente el puño implacable del ‘stablishment’, pese a que el aparato de Susana Díaz haya hecho lo indecible por aparentar una fidelidad inquebrantable a la búlgara hacia su figura. Finalmente no ha podido ser así. Y todo gracias al ímpetu de una veintena de valientes.

Estos valientes contados, con sus nombres y apellidos y aun jugándose el complicado pan diario para los suyos, se han rebelado y votado libremente a la candidatura de Pedro Sánchez. Los militantes socialistas al día en sus cuotas en esta localidad pasto de la crisis galopante apenas llegan al centenar.

También se ha constatado otro puñado de valientes abstencionistas que se han atrevido a quedarse en casa un día como este domingo 21 de mayo pese a las insistentes llamadas telefónicas recibidas por parte de la dirección del partido a nivel local para que acudieran a depositar su voto a favor de la candidata andaluza. A saber cómo conocían a la perfección las intenciones libres de estos militantes de no acudir a votar.

Una vez en la agrupación municipal del PSOE los votantes han tenido que soportar un enésimo agravio a la libertad democrática contraviniendo los principios fundamentales del voto secreto. La dirección local del partido decidió de motu proprio, en contra de lo instado por la propia gestora interina del partido, no colocar ninguna cabina de reflexión para facilitar todas las garantías de anonimato.

Para colmo, el líder del partido en el municipio, el propio alcalde, y su equipo de fieles, se colocó durante toda la jornada de votaciones junto a la urna donde los militantes iban depositando sus votos, en un último alarde de presión hacia los afiliados.

Las papeletas estaban junto a la urna, y allí mismo el propio líder de la agrupación local expectante ante la elección de las papeletas de todos y cada uno de los afiliados. Lo del voto secreto se dejaba para mejor ocasión.

Pero la insufrible e irrespirable cascada de agravios antidemocráticos viene de lejos, prácticamente desde poco después del famoso comité federal del 1 de octubre en que una gestora interina se hizo cargo del PSOE y respiraba a aparato por sus cuatro costados. La cúpula local de este municipio andaluz se puso rápidamente a las órdenes de la dirección provincial del partido, que a su vez también mostraba una fidelidad absoluta a las órdenes procedentes de la calle San Vicente de Sevilla, sede del PSOE de Andalucía.

A estos niveles, las promesas de un puesto de trabajo en una zona deprimida económicamente como esta vienen parejas a un respaldo sin fisuras hacia los dictados del partido a nivel local, provincial y regional. Son los modos y maneras del tan cacareado aparato socialista andaluz. De ahí que muchos de estos valientes contados hayan desafiado al poder establecido sabiendo que el sustento de sus familias depende en gran medida de este clientelismo.

También durante la recogida de avales tuvieron que soportar muchos de ellos la respiración en el cogote y las presiones indecentes por parte del aparato local del partido, que a su vez quería hacer méritos para llevar una hoja de servicios intachable a sus jefes provinciales y éstos a su vez elevarla a la dirección regional. Es la cadena de presiones escalonada de la que el aparato ha hecho una forma de existencia hasta ahora.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

6 Comentarios

  1. Pueblos donde La Alcaldesa y el Secretario toda la mañana en la puerta de la Agrupación recibiendo a votantes y acompañándolos hasta la puerta del cuarto donde estaban colocados los votos, el día anterior mucho militantes recibieron llamadas telefónicas en sus domicilio y algunos expresaban en confianza que no les habia gustado el tema de conversación. Lógicamente en este pueblo ganó Susana, la mesa susanista y salvo los dos interventores y los dos apoderados. Me duele porque yo sería incapaz de influenciar o semiobligar a nadie a votar una opción, es más en mi casa no todos votamos lo mismo y nunca habrá escuchado ninguno un reproche de mi boca, no entiendo los clanes, Padres, Hermanos, familiares haciendo piña para acaparar las agrupaciones, esto habrá que cambiarlo-

  2. Los alcaldes y alcaldesas que el 1 de octubre le dieron un cerrojazo a las agrupaciones y la mantuvieron messes cerradas, que no reunieron a los afiliados como era su obligación y tomado en consideración sus comentarios hoy deberían estar dimitidos, y que no esperen que les votemos en las locales. No tiene verguenza, actuan al más puro estilo caciquil, arrbándose la propiedad de las casas del pueblo y piensa que el afiliado es un subordinado. Lo dicho no tienen verguenza.

    • Tengo la impresión que se trata de El Rubio
      Es el pueblo de Pradas, menos de 10000 habitantes. Su mujer y su hijo estuvieron de interventores y el propio Pradas estuvo toda la jornada en la puerta del Ayuntamiento.
      Pero en realidad, da igual el pueblo, todos funcionan parecido

  3. Fieles herederos falangistas en tiempos de la Dictadura este alcalde y todo correligionario que hace y permite esas practicas, posiblemente ahora se autodefinen socialistas y no saben ni leyeron quien era Pablo Iglesias Posse. ¡¡Vergüenza torera la de estos Susanistas. ¡¡¡VERGONZOSO !!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 + once =