La pulsera telemática que portaba en Granada un condenado por violencia de género con orden de alejamiento ha servido en este caso concreto para evitar una nueva agresión machista. La madrugada del pasado domingo 27 sí funcionaron en este caso concreto las medidas de vigilancia de riesgo extremo contra la violencia de género.

La policía local de la capital granadina acudió inmediatamente a la vivienda de la víctima de violencia de género tras un aviso producido poco antes de las cuatro horas al saltar las alarmas por el incumplimiento de la orden de alejamiento.

Los agentes preguntaron a la víctima si sabía dónde se encontraba su agresor y esta les indicó que había saltado por una ventana hacia la calle. Los policías salieron sin éxito en su búsqueda, informa Ideal de Granada.

Después de ponerse en contacto con los responsables del centro Cometa para que concretara la ubicación exacta del maltratador según las indicaciones de su pulsera telemática, desde aquí le insistieron en que aún se encontraba dentro de la vivienda de su agresora.

Tras un registro más exhaustivo, los agentes pudieron detener finalmente al agresor por incumplimiento de la orden de alejamiento de su víctima. Se había ocultado en el interior de uno de los frigoríficos de la vivienda.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. …”desde aquí le insistieron en que aún se encontraba dentro de la vivienda de su agresora.” Querrá decir, imagino, “dentro de la vivienda de su víctima”.

    Por favor, Sr. Blanco, corrija eso.
    Muchas gracias por su trabajo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 + 16 =