El juzgado nº 3 de Granollers (Barcelona) anuló el pasado 25 de mayo una hipoteca multidivisa concedida por Caixa Catalunya el 29 de junio de 2007 por 373.000€ referenciada en francos suizos. El fallo obliga a la entidad a resarcir al matrimonio afectado con 111.942€ y condena a la entidad al abono de las costas.

“Los actores fueron un juguete en manos de la entidad; un juguete roto”, critica la sentencia que censura que Caixa Catalunya no les informara de las variaciones del tipo de cambio ni del capital pendiente de amortización en euros. El fallo concluye que hubo “mala fe precontractual y contractual” al utilizarse el “señuelo” de menores cuotas al ser menores los intereses.

“La sentencia es especialmente dura, pero dura también ha sido la situación en la que se ha colocado productos de riesgo a clientes de perfil conservador y con aversión al riesgo”, señala con satisfacción Juan Ignacio Navas, socio-director de Navas & Cusí, despacho que ha dirigido la defensa.

La sentencia considera que la cláusula que permite la amortización anticipada si la deuda en euros supera el valor de tasación es una cláusula claramente favorable a la entidad. Además, censura la falta de preparación del comercial que colocó la multidivisa. “No sabía lo que era un mercado variable, ni conoce donde cotiza la divisa ni si estaba intervenida”. Añade: “llama la atención la total falta de conocimiento del producto (…) no comprende la complejidad y vicisitudes”. Y concluye: “La sensación es que nos encontramos ante un simple comercial”.

Es más, el juez se muestra sorprendido de su falta de conocimiento tras 21 años de desarrollo profesional en Caixa Catalunya. “Se presupone estar ante una persona que atesora conocimientos financieros (…) es una ficción alejada de la realidad de su efectivo conocimiento del producto que ofertó y comercializó”.

“La falta de conocimientos del comercial es relevante porque era el responsable de transmitir la información a mis clientes; y difícilmente nadie da lo que no tiene”, señala Navas. “Quien debía informar carece de la claridad, transparencia y precisión”, apunta el fallo. “Difícilmente puede realizar escenarios posibles”, añade. “La única posibilidad de que el cliente conociera el producto sería por ciencia infusa o divinidad”, concluye

El comercial reconoce en el juicio que al tratarse de un promotor entendió que tenía conocimientos financieros. En el juicio quedó demostrado que no informó de los riesgos del tipo de cambio ni se realizaron posibles escenarios ni se advirtió del riesgo de que tras años abonando cuotas, la deuda en euros pudiera ser incluso superior a la contratada, lamenta el juez. “Se vendió como un producto estable, sin riesgos y más económico”, concluye.

De hecho, a pesar de haber estado pagando 128.988,65€ a lo largo de 6 años apenas habían reducido el capital pendiente de amortización en 865,16€. “La gente no lo sabe y nadie le informó pero puede que termines debiendo más al banco a pesar de haber estado pagando religiosamente las cuotas”, explica el socio-director de navascusi.com

La sentencia concluye que la multidivisa “es una de las operaciones más complejas que se conocen dada su volatilidad y aleatoriedad”. Recuerda que la legislación vigente ya exigía al banco clasificar al cliente como profesional o minorista y que para renunciar a su carácter minorista debía haberlo hecho expresamente por escrito reconociendo conocer los riesgos y haber contado con historial inversor: más de 10 operaciones al trimestre en los últimos cuatro trimestres, mover más de medio millón de euros o haber tenido cargo profesional en la industria financiera.

Caixa Catalunya se defendió afirmando que el cliente fue informado de forma “profunda y minuciosa”, pero en el juicio quedó claro que no se le advirtieron de los riesgos ni en la fase precontractual ni en la contractual. “El cliente se dejó llevar por la confianza que le otorgaba ser amigo de un consejero de la caja”, explica Navas.

El juez cita la sentencia del Supremo de 2015 en la que califica la multidivisa como “derivado financiero” y por lo tanto sometida a los controles y protecciones previstas en la directiva MiFID dado que al riesgo de tipo de interés, se suma el riesgo de tipo de cambio.

Pero además, el juez cita la directiva hipotecaria 2014/17/UE de 4 de febrero -todavía no traspuesta- que en su exposición de motivos justifica la directiva en la “irresponsabilidad en la concesión y contratación de préstamos así como su margen potencial de comportamiento irresponsable entre los participantes del mercado”. La directiva también hace referencia a las hipotecas multidivisa y pide una “información y comprensión adecuada del riesgo de tipo de cambio”. Además, reclama “medidas para asegurar que los consumidores san conscientes de los riesgos que asumen”.

Por último, concluye que ha habido un vicio en el consentimiento consecuencia de un error excusable que le hizo hacerse una representación de la realidad equivocada. Así que declara la nulidad parcial de la hipoteca, obliga a Caixa Catalunya a devolver las cuantías cobradas como consecuencia de la contratación en francos suizos y condena a la entidad a costas.

“Es una sentencia muy completa que explica muy bien la problemática jurídica de la comercialización minorista de las hipotecas multidivisa y la mala praxis bancaria; la multidivisa es un derivado financiero que lamentablemente fue comercializado sin precaución alguna”, concluye el socio-director de navascusi.com

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

11 + 2 =