Vanessa Ferrer tenía 15 años y vivía en la localidad valenciana de Chella. Esta mañana, agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) encontraban su cadáver en un pozo cercano a la población, una sima de 30 metros de profundidad. Estaba desnuda.

La Guardia Civil ha detenido esta tarde a un amigo de la muchacha. Poco más tarde, el joven, de 20 años, ha confesado ser el asesino. Por lo que parece, no mantenía una relación sentimental.

Sí se sabe que el pasado miércoles, anteayer, Vanessa Ferrer acudió a una sesión de cine acompañada de algunos amigos. Después, regresó a su casa, cenó y comunicó a su madre que dormiría fuera, en el domicilio de una amiga. Hasta este punto, nada anormal. Sin embargo, ayer jueves, la chica no acudió al colegio, y su madre decidió presentar una denuncia ante la Guardia Civil.

Así lo ha explicado el delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Juan Carlos Moragues: “Aparentemente, se quedaba a dormir en casa de unas amigas, pero al día siguiente no fue al colegio”.

La sima en la que ha sido encontrado el cuerpo se encuentra a cien metros escasos del casco urbano de Chella, localidad con más 2.500 habitantes.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 − tres =