Rafael Puertas, cofundador de la ONG Intervida, ha anunciado este miércoles, en una rueda de prensa en Barcelona, que ha interpuesto una denuncia ante la Fiscalía Anticorrupción de Madrid contra el juez Baltasar Garzón. La denuncia también está dirigida a otros cargos políticos, a los que acusa de una estafa millonaria en dicha ONG.

Entre ellos figuran la ex consejera de Justicia de la Generalitat de Cataluña, Montserrat Tura, el director general de entidades jurídicas de Cataluña, Pascual Ortuño Muñoz, así como a algunos ex administradores de la organización y trabajadores de Educo (entidad derivada de Intervida).

En la denuncia, Puertas los acusa de varios presuntos delitos: estafa, tráfico de influencias, apropiación indebida, prevaricación, omisión del deber de perseguir delitos, desvío de fondos, encubrimiento de delitos y denegación de auxilio.

Durante la rueda de prensa, el cofundador de Intervida ha defendido su inocencia y que fue apartado de sus cargos en la ONG a raíz de una denuncia anónima en 2007. En su opinión, esta denuncia obedeció a intereses ocultos para “apoderarse del grupo humanitario” según ha explicado.

Un juzgado de Barcelona admitió a trámite en 2007 una querella de la Fiscalía contra los fundadores de la ONG por malversación. La organización fue intervenida. La causa derivó a la Audiencia Nacional, ya que el presunto delito afectaba a entidades en diferentes países, sobre todo en Sudamérica. El juez Baltasar Garzón ordenó que se bloquearan las cuentas de Intervida. Además, la Generalitat de Cataluña nombró administradores y se cortó el flujo de fondos a los proyectos solidarios en marcha.

 

Proyectos congelados

Puertas señala que la mayoría de proyectos de cooperación se destruyeron y por eso acusa ahora a Baltasar Garzón y a los administradores –designados por la Generalitat– de no haber hecho nada cuando se les reclamaba ayuda desde los países donde los proyectos estaban congelados por falta de financiación.

A pesar de esta situación, a los padrinos se les explicaba que el dinero seguía llegando al Tercer Mundo para que no dejasen de colaborar. Algo que, según Puertas, no era así.

En 2007 la Fiscalía de la Audiencia Nacional remitió a Anticorrupción la causa en la que se investigaba un presunto fraude cometido por los fundadores de la Fundación Intervida y que casualmente recayó en el juzgado de Baltasar Garzón tras inhibirse la juez de Barcelona que lo tramitaba.

La juez de Barcelona, que abrió esta investigación en abril, optó por transferir el caso a la Audiencia Nacional para evitar dilaciones en su tramitación.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. Si, se nota la vinculación del periodista con El País. Una buena lista de delitos a una buena lista de objetivos de prisa. Pero poca información sobre el caso, eso si, mucha opinión de solo una parte

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 + diecisiete =