La mente del ser humano se manifiesta de tres maneras: a través de la memoria o capacidad de almacenar o rechazar datos, por medio de la inteligencia o capacidad de aprender y pensar y por el ego o capacidad de sentirse único y separado del resto del universo (Yoga Sutras de Pantanjali).

Somos el resultado de miles, millones de años de evolución, desde la materia a la vida y desde esta a la inteligencia. Un proceso del cual se guarda memoria en el ADN, en la profundidad del inconsciente, que interactúa y nos identifica en todas las fases de nuestra existencia.

La mente del soñante es parte muy activa de esta evolución. Es la encargada de poner las cosas en su sitio, como si fuese un ordenador personal, de guardar en la memoria o de rechazar todo aquello que se nos manifiesta en nuestra vida real; y esto lo viene haciendo desde el inicio de los tiempos. Tiene una información y una capacidad sobre nuestra evolución que nunca podrá tener solo la inteligencia por muy brillante que esta sea.

Solo sabemos cómo se comunicaban nuestros antepasados desde que se inventó la escritura y aun así nos es difícil entenderlos, pero la mente existe desde mucho antes de la invención de las letras. No sabemos nada, quizá podamos imaginarnos cómo será el futuro, pero el subconsciente y el inconsciente seguirán ahí, manifestándose todas las noches con su lenguaje universal y atemporal.

Hace ya tiempo recibí un sueño de una niña de quince años que paso a relatar tal y como lo escribió ella:

Soñé que era de noche y que miraba hacia el cielo y estaba la Luna en su estado más brillante y totalmente llena y a su lado había un delfín de igual forma (brillante y del color de la luna), esto me generaba mucha tranquilidad y alegría.

Es normal desde el principio de los tiempos que el ser humano se sienta insignificante, muy solo con respecto al universo (de noche), busque resolver sus dudas (luz) y quiera sentirse protegido y amado por la luz y por las fuerzas de la naturaleza (Luna y delfín juntos), más aun en momentos difíciles y poco nítidos como puede ser la pubertad (15 años).

El delfín es un animal muy inteligente (su cerebro está muy evolucionado), además es muy sociable, muy protector (vive en familia) y comunicativo (tienen su propio lenguaje, le gusta jugar).

El sueño de la niña está muy claro: ella tiene muchas dudas sobre su futuro (noche), pero su subconsciente quiere tranquilizarla (genera tranquilidad y alegría), pues tiene muy buenos aliados que la van a ayudar en su camino a la madurez (La Luna llena y delfín juntos dando toda su luz).

Estos sentimientos eran, son y serán siempre así y la mente con su simbología atemporal de animales, planetas, fuerzas de la naturaleza se lo han trasmitido a una niña del siglo XXl , como se lo podría haber trasmitido a una niña de la edad de piedra o de la revolución industrial y así se lo seguirá trasmitiendo a una niña del siglo XXV.

 

Buenas noches

Felices sueños.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 − 5 =