Un año más, ayer en Madrid celebran el día del Orgullo Gay, con un Gobierno en funciones donde con seguridad su ministro del Interior no pondrá los medios necesarios para impedir agresiones de personas Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales; ni el Ministro de Justicia los pondrá para castigar a esos “machotes” que andan sueltos, pues sus ideologías son muy afines e intolerantes como vienen demostrando hace tiempo.

A simple vista, una vez conocidos los resultados electorales del pasado día 26, “me podía meter la lengua…donde me cupiese”; pero no: Quiero pedir disculpas por las equivocaciones vertidas en mis anteriores escritos, donde se pueden comprobar fallos de apreciación en cuanto a los resultados pronosticados -dándolos como hechos-, y la cruda y frustrante realidad una vez terminada la Jornada Electoral y conocer los resultados oficiales, que son los verdaderos y los que importan cara al alarmante futuro.

Entre las elecciones de 2011 y las de 2016, el PP ha perdido 49 escaños y la mayoría absoluta; el PSOE ha perdido 25, cosechado su peor resultado histórico. Un partido que entonces no existía, PODEMOS, ha conseguido 71 diputados junto a IU. Y otro cuyo margen de acción era autonómico en 2011, Ciudadanos, ha ganado 32 ya a nivel nacional. Esos son los hechos de verdad.

Viendo esa realidad, para los que estamos convencidos de que el sistema que se creó, después de la dictadura franquista, estaba mucho más cerca de las LIBERTADES que el anterior; también veíamos que aún quedábamos muy lejos de esas libertades que suponen los Derechos Humanos, una Justicia igual para todos, un reparto solidario de la Riqueza Nacional, el cumplimiento progresista de la Nueva Constitución con que el Pueblo Español nos habíamos dotado, por cierto, votando a favor de esa Constitución todos los Partidos Políticos menos el PP, que por entonces se llamaba Alianza Popular. Decía que no se podía negar que, a pesar de ello, suponía un gran motivo de alegría y un gran paso dado en cuanto a lo que llamamos el ESTADO DEL BIENESTAR.

Cierto que hoy la situación es muy distinta, pero creo también que es bueno recordar de dónde venimos, para darnos cuenta a dónde intentan llevarnos. De ahí que hoy te vuelva a escribir, una vez superado el disgusto y el trauma de la Noche Electoral del pasado domingo.

Venimos de una situación que, por un lado, los que nos dominaban, mandaban y ejercían el poder Político y Económico, necesitaban para su desarrollo, fuera de nuestras fronteras, un aval “democrático”. Por otro lado, una clase obrera que, con sus luchas económicas por mejorar sus condiciones laborales y de vida, se vieron obligadas, por no tener otros cauces sindicales, a participar en un movimiento sociopolítico al que tuvieron como aliados a la parte de la pequeña burguesía y los “asalariados de cuello duro”, más dinámicos e interesados en acabar con la dictadura, pero no con la “dictablanda”.

Para bien y para mal, en este enunciado del párrafo anterior -sin desarrollar, claro está, por mí-, está la base de los resultados de estas pasadas elecciones, que para cualquier persona con un gramo de conocimiento de lo mal que estamos en nuestro País y lo que se nos avecina, si en un futuro próximo no fuéramos capaces de ganar la batalla política, a lo que esa noche representaba para toda España, el corrupto Balcón de Génova y los cientos de aspirantes a estar en ese Balcón o, al menos, en algún despacho autonómico, concejalía, enchufe o alguna de sus tramas corruptas gritando “yo soy español, español, español”.

No lo dudes, entre esos doscientos o trescientos jóvenes gritando y agitando las banderas, pocos jubilados y españoles que les habían votado afectados por el miedo al “corralito griego”, a la “invasión iraní” o “la falta de compresas en Venezuela”; los “bolcheviques” de IU, los de PODEMOS iraniesvenezolanos y los del PSOE, casi españoles también, pero no del todo. Los de Rivera sí pudieran ser buenos españoles, pero habían demostrado su traición acordando con los otros, pues dicen que “de sillones no quieren hablar”; luego no les importa si son azules como los de la Comunidad de Madrid o desteñidos como en la de Andalucía, en Sevilla; el caso es ocuparlos. En fin, una vez más la España REAL no estaba allí, no participaba en esa fiesta. Era fiel reflejo de lo que supone la realidad entre el conjunto del PUEBLO ESPAÑOL y la política que el PP realiza en su contra.

Sí, esa noche perdí la sonrisa y me sentí tan angustiado, impotente y amargado como en el año 2003, esa vez no era en ese Balcón, los vi en el Parlamento Español a toda su bancada aplaudiendo a rabiar a Aznar, después de haber ganado la votación para que España participara en la guerra de Irak. Quiero hoy recordar, recordando lo que está sucediendo después de aquel lamentable y horrendo hecho, lo que nos va a suceder después del “Baile de Rajoy” en el balcón el pasado domingo.

Los que por miedo votaron lo que votaron, espero les quede mucha vida para que comprueben por su propia experiencia su equivocación; que si había que tener MIEDO era a que gobernase de nuevo Rajoy, como lo más posible sucederá y menos mal que no con mayoría absoluta y un grupo de 71 diputados que seguirán dejándose la piel en la oposición.

Esa oposición será muy distinta a la que en 2011 tenía 110 y ahora sólo 85. Espero que, por el bien de su partido y de los españoles, tengan algo más que celebrar que UNIDOS PODEMOS no convenciera a todo su electorado que se ha quedado en casa y en diciembre si les voto. Digo que se quedó en casa porque, a pesar de que junto al PP recogió muchos más votos que hace seis meses a costa de Ciudadanos, el PSOE, una vez más, también ha bajado en votantes y no sólo en diputados. Ni los que perdió el PSOE, fueron a UNIDOS PODEMOS, ni tan poco al revés.

Después de lamentar los fallos que desde UNIDOS PODEMOS hayan podido haber para que parte de su electorado natural esta vez no haya ido a votar, deciros que ya he recobrado la sonrisa, confiado en que esa unidad lograda entre IU y PODEMOS va a ser una herramienta esencial para que los corruptos bailen en los patios de las cárceles en vez del Balcón de Génova y dejen de meter miedo a la pobre gente de nuestra Patria. Ojalá el PSOE, se sume a esa noble tarea.

Termino señalando mi desacuerdo con el consejo de traición a MI PATRIA que me aconsejaba una buena persona y amiga: “Cuida tu salud, vive tranquilo y sobre todo déjate de tanta política y de tanto PODEMOS, que lo único que estas consiguiendo es perder gente que te quiere y te aprecia”. Pobre mente de mi amiga, tan buena, pero desafortunada en pensamientos.

Confío en que, mucho mejor que yo -aquí sólo ante mi ordenador-, tendré ayuda de UNIDOS PODEMOS para analizar el por qué más de un millón -parece-, que dejaron de votar a los que habían votado por separado el 20-D. Me viene a la memoria la bajada de votos del PCE en 1982 y la correspondiente subida de los del PSOE. También en estos momentos recuerdo nombres de “dirigentes comunistas” como el brillante Tamames; el exministro de cultura de Felipe González; Jorge Semprun; Rosa Aguilar, exalcaldesa “comunista” de Córdoba y hoy Consejera de Cultura del Gobierno Andaluz de Susana, la que parece que será la sustituta del que llame Rajoy para como decían Tip y Coll “hablar del gobierno”, en fin, perdóname mi amarga ironía.

Para entender lo que está pasando en España -no es nada fácil-, sobra “desinformación” y falta mucha información; si no, no pasarían cosas tan absurdas como ver que el derrotado candidato del PSOE, esa noche fue recibido en Ferraz con gritos de “presidente, presidente” tras quedarse a 52 escaños del partido más votado. Del mismo modo, vi en Sevilla a Susana Díaz, que había perdido más de cien mil votos, dos diputados y, por primera vez en la historia, fueron superados por el PP en Andalucía; vi, digo, que tanto en Madrid como en Sevilla fueron atronadores los apasionados aplausos a sus líderes cuando despotricaron contra UNIDOS PODEMOS, nos insultaban y nos acusaban con mentiras que ellos bien sabían falsas. Que el motivo fundamental para no formar un gobierno progresista fue su acuerdo con los que ellos mismos; días antes les habían calificado como las Naranjitos Juventudes del PP. Ante esos dolorosos hechos por ese partido que Felipe González y los Felipistas le impiden jugar su papel, sea Pedro o Susana, Susana o Pedro ¿Qué proyecto pueden liderar? De verdad, sé qué algún buen compañero no está aún en condiciones de entenderme y creerme; me dan pena, pero lo lograré.

Sería poco serio en mi crítica, sino ejerciera la autocrítica que, en mi militancia en el PCE, no ejercí y hoy esa experiencia me parece fundamental. Compañeros de IU, ni un día más debemos (debéis) permitir a gente como Llamazares, que hable en nombre de Izquierda Unida. Si empezaran los “demócratas” con su retahíla de bla, bla, bla, pero los demócratas de verdad estaremos evitando destrozos de lo que tanto nos cuenta: la unidad de acción; cuestión esa tan necesaria para consolidarnos y avanzar.

Tampoco y sin ningún complejo ante los “informadores al dictado” debemos defender que tanto Iglesias como Errejón y cualquier dirigente o miembro de PODEMOS, le es de obligado cumplimiento expresar lo que piense y quiera -y como dice Echenique-, con amor. Es importantísimo ganarles la imagen de que hay iñiguistas y pablistas, lo que intentan es por un lado coartar el libre debate y por otro decir lo que hacen años dicen del PSOE y sus Barones. Si, con amor insisto, pero sin olvidarnos que no estamos inmunes a los males que nos van a acechar.

Para entender el camino a seguir una vez que más tarde o temprano, nos impongan otro Gobierno del PP y sigan sus recortes, pillajes y métodos policiales de represión y antidemocráticos; nuestra tarea, la tarea del PUEBLO,  para hacer frente a lo que  nos va tocar sufrir sus abusos -a casi todos-, sin tener en cuenta  por quien votamos el pasado domingo, es conseguir la suficiente fuerza para vencerlos y traer para España lo antes posible un GOBIERNO DECENTE, valiéndonos de una herramienta imprescindible, sin ella, sólo la frustración sería posible. Las pasadas elecciones lo bueno que nos han confirmado es que esa herramienta existe.

Hoy por hoy, esa herramienta es Unidos Podemos y, sobre este tema, os volveré a escribir. Sólo una cosa: si ves pasar un día en que no nos critican, algo hacemos mal.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

13 − 6 =