Dicen los de Ciudadanos que en la manifestación contra la violencia, o según algún que otro medio de desinformación, “contra los lazos amarillos”, había infiltrados ultras. Que han sido ellos los responsables de la agresión al cámara de Telemadrid. Sí, eso dicen. De momento “solamente” lo han dicho a través de la cuenta oficial de twiter del partido. Supongo que Alberto Rivera (no me atrevo a llamarte “Albert” por no ofenderte) e Inés, Inés y Alberto estarán esta noche dándole vueltas a cómo van a gestionar esta nueva megacrisis que se les ha planteado.
Y es que, el efecto “boomerang” que ha tenido la concentración oportunista ha sido histórico. Sí. El Karma está actuando con tal rotundidad, que da hasta risa. Mucha risa. Porque desde el golpe que se llevaron los de Ciudadanos después de los resultados de las eleeciones del 21 de diciembre, aún no han conseguido aprender cómo frenar su caída en picado. No fue el único porrazo contra el suelo.
Como la tormenta de “información” que estamos viviendo nos nubla los sentidos, ya no somos capaces de recordar cada estrepitoso ridículo han protagonizado los naranjas. Trataré de hacer memoria, aunque no prometo recordarlas todas:  cada asunto que han llevado al Tribunal Constitucional, cada discurso lleno de trolas como aquél mapa que Albert mostraba como si fuera un libro de texto -cuando era una revista infantil que se compra en el kioso-; el follón que montaron con los artículos de Quim Torra, que después demostraron no ser nada; sus ahorros en cafés y la inmediata invetigación del Tribunal de Cuentas; la que le liaron a los maestros y maestras del Instituto: sus ataques a los medios públicos que han querido controlar en todo momento; sus invenciones sobre violencia inexistente, sobre el uso de lenguas, sobre la huída empresarial… En fin, cada vez que han podido, han salido con alguna patraña. Con alguna Tabarnia. Con algún San Esteve de les Roures. Con lo que fuera. Y para ello, se subían al carro del PP o al del PSOE según calentase el sol. Patalear y subirse a carros. Mientras montan manifestaciones absurdas, como las de los policías, que después les revientan en las manos. Como ayer.
Cada vez que han intentado montar algún escándalo, les ha explotado en las manos. Lo que pasa es que, hasta ahora, era un ruido casi sordo, pues a penas llegaba a España. Los catalanes ya están cansados de sus películas y ni se sorprenden cuando ven que hemos tardado tanto en descubrir quiénes son los chicos pizpiretos de Ciudadanos. Lo divertido es que ayer la noticia recorría como la pólvora todos los periódicos y los canales informativos: y no sólo de Cataluña, sino de toda España. ¡Sorpresa! Alberto e Inés acaban de ser presentados en sociedad. Están a un tris de tener que aguantar el foco sobre ellos, y quien sabe, si alguien pudiera tener interés en desmontarles.
Sería ahora sencillo hacer pensar al personal que, de todas las manifestaciones que vienen celebrándose durante los últimos meses, en ninguna convocada por los soberanistas ha habido el más mínimo altercado. Es más, cuando la marea amarilla se conjuró en Bruselas, los belgas flipaban al ver que las calles se quedaban más limpias después de la manifestación en comparación a cómo estaban antes. Lo de esta gente, los “indepes”, permíteme que te diga, que no es normal: que su grado de civismo es tal que sorprende. Su movimiento pacífico en estos tiempos que corren, en los que cualquiera te parte la cara por quitarle el sitio para aparcar, no son fáciles de entender.
En una sociedad acelerada, deshumanizada y desde luego, manipulada, es complicado generar empatías. Se conecta antes por la víscera, por el odio, por el enemigo común:, aunque sea inventado. Por eso Ciudadanos sabía que remover la víscera iba a ser lo más eficaz. Y así han estado hablando y denunciando una violencia que no salía por ninguna parte. En esta se habían subido al carro: al de la rebelión, al del golpe de Estado. A aquella patraña. Y no fueron los únicos, claro: en el carro estaban Rajoy y Soraya -hoy en finiquitada liquidasió-, un tal Llarena -en unos días será considerado huído de la justicia belga-: un Pedro Sánchez que está hoy en la cuerda más floja que nunca haya estado -y ya es decir-… en fin: que han sido meses duros pero cada uno va poniéndose en su lugar. Y ahora le toca a Ciudadanos.
Han tenido semejante desfachatez de utilizar un episodio de violencia para, tras retorcerlo, manipularlo, agrandarlo y maquillarlo convocar una manifestación en su nombre y no despeinarse.
La convocatoria era para manifestar el rechazo a la violencia. Otros lo han entendido como “rechazo a los lazos amarillos”. Da igual. La cosa era usar una pelea que ha habido el pasado fin de semana y tratar de construir relato. Sin medir las posibilidades ni las consecuencias. Y es cuando viene el absoluto descontrol. La deriva. Las palomitas.
Porque lo del fin de semana fue una pelea entre dos energúmenos que se pegaron para ver quién era más español y muy español. Es tal el nivel de histrionismo que entre ellos se dan de hostias. Alberto e Inés han perdido el control y han alimentado a su propio monstruo.
Ellos solamente vieron que el marido de la mujer agredida era militante naranja. ¡Eureka! Agresión. Lazos. ¡Yuju!
Y no, la cuestión es que no hubo tabique roto; hubo agresión mutua y el “indepe violento” no era indepe. El gozo al pozo. El agresor y agredido interpuso denuncia y la agresora agredida también. Sin más. Seguramente como tantísimas otras agresiones que se han producido el pasado fin de semana en incontables lugares, pero sin lazos amarillos.
Como la patraña se desmontaba, se difundió por redes sociales -incluso algún que otro personaje conocido como “periodista”- una noticia del mes de abril. En ella también se hablaba de violencia y de lazos amarillos: se identificaba al agresor como asesino e independentista. En un primer momento mucha fue la gente que creyó que, efectivamente, se confirmaba la versión de Ciudadanos. Pero no, todo lo contrario: la noticia quedó desmontada. Y convocaron la concentración, para ser los abanderados de la paz y del civismo. Fueron cuatro gatos y se liaron a hostia limpia con un cámara de telemadrid. ¿Por qué? Porque pensaron que era de TV3.
Y claro: esto ha pasado anteriormente cuando en realidad eran trabajadores de TV3. La cuestión es que solamente se ha dicho en Cataluña y de eso nadie más se ha enterado. Pero, amigos, siendo Telemadrid, la noticia está servida. Y sí, los titulares han corrido como la pólvora. ¿Por qué? Sencillo: cada vez más gente está hasta el moño de Ciudadanos. Porque están dando la espalda a todo lo que vinieron a contarle a la gente: porque ni son socialdemócratas, ni modernos, ni republicanos, ni hacen juego limpio. Porque están tratando de blanquear el franquismo, porque mienten, manipulan; porque vinieron aquí para modernizar el franquismo y calentarnos la cabeza a todos para enfrentarnos a Cataluña.
Bien, pues en España ahora están alucinando. No hay manera de mentir con esto, no hay forma de taparlo. Y eso que lo estáis intentando. Demasiadas cosas que explicar: las sentencias alemanas, los raperos en libertad, los “golpistas” moviéndose por el mundon y dando ruedas de prensa en la sala oficial alemana; Llarena ante los tribunales belgas; Valle de los Caídos; Villarejo; Corina… todo se desmonta.
Vuestra última trola es tratar de vender que los agresores eran ultras de extrema derecha infiltrados en la manifestación. No, Inés y Alberto: la extrema derecha ha encontrado en vosotros el único sitio donde no necesita infiltrarse.
Ultra, Alberto e Inés, eres tú.
¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

13 Comentarios

  1. Que grande eres, Bea, es triste lo sola que te debes encontrar entre los inexistentes periodistas de verdad. Fuerza y adelante!!!

  2. La Sra Arrimadas llama nazis a quien no piensa como ella pero la cruz gamada es presente en muchos actos q organiza su formacion como ocurrio ayer

  3. Un artículo de lujo, Bea, para nota, diria yo.
    Ahora estamos en la fase aquella en que los patronos de Ciudadanos están pidiendo resultados y, como no los hay, unos y otros se están poniendo nerviosos. Según parece querían montar un pollo para antes de la Diada, pero son tan inútiles que el asunto se ha vuelto contra ellos. En fin, ha ocurrido aquello de que se pilla antes a un mentiroso que a un cojo.

  4. Beatriz Talegon:Un 10!
    Ciudadanos ha perdido su ubicacion y esta que se tambalea.Bueno,nunca tuvieron ubicacion real desde el mismo dia que fue creado por no se sabe realmente quienes.Por el centro, centro derecha y centro izquierda esta el PSOE,por la derecha y extrema derecha esta el PP…¿Cual es la ubicacion de Ciudadanos?

  5. El día de la recepción institucional que los reyes ofrecieron en Palma de Mallorca, al comienzo de sus vacaciones, un grupo de españolistas se concentró para aplaudirles. Allí estaba, haciendo su trabajo, un cámara de IB3, la TV de Baleares, y también le montaron un lío para que les hablara en castellano. Entre las más activas insultando, una concejal del PP de Marratxí. Y es que a la derecha española, que sigue siendo franquista, nunca le han gustado los periodistas que hacen su trabajo con libertad.

  6. Magistral fotografia de una realidad que cuando salga de la burbuja catalana y se expanda a España tendremos un conflicto civil que acabara con muertos. Sera cuando llevaremos a Ciudadanos a Estraburgo por Organizacion criminal.

  7. Te conoci en Navarcles y siento una gran admiracion por ti. Un abrazo y sigue ahi, denunciando toda la porqueria que hay.

  8. los catalanes llevamos mucho tiempo esperando a los españoles, en cambio hemos encontrado catalanofobia por tpdas partes, debida a los medios manipuladores que han abierto sus puertas de par en par a Ciudadanos que nació para dividir.
    Ojala muchos despierten ahora!

  9. Esta gentuza de Ciudadanos solo está sembrando odio entre los catalanes, con la única intención de garrapear unos votos en el resto de España. Hasta que los españoles de bien no se den cuenta de esta maniobra, no iremos bien, este país necesita unir, no separar, y para ello debemos entendernos. No es lo mismo plantar una flor que arrancarla, no es lo mismo hacer un dibujo que romperlo, no es lo mismo poner lazos en un acto de libertad, que quitarlos para impedir mi libertad de ponerlos. La libertad de las personas se acaba donde empieza la libertad de los demás.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

catorce + uno =