Foto de Agustín Millán.

El pasado jueves se presentó en la sede confederal de UGT, el acto de presentación de la exposición “La huelga de 1917. La madurez del movimiento obrero” con la presencia de Pepe Álvarez y Nicolás Redondo, líder histórico del sindicato y conducido por Mari Carmen Barrera.

La exposición que el sindicato muestra con motivo del centenario de la Huelga General de 1917, ha sido organizada por las Fundaciones Francisco Largo Caballero y Pablo Iglesias, en colaboración con la Universidad de Alcalá, la Fundación Indalecio Prieto y el Ayuntamiento de Alcalá.

Foto de Agustín Millán.

Mari Carmen Barrera secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT, recordó en su presentación que las huelgas generales de 1917 y 1988 dieron unos frutos que no se reconocieron en su momento, pero que consolidaron como el primer gran movimiento huelguístico de este país, gracias a la madurez de UGT como rama principal del movimiento obrero organizado en España.

Foto de Agustín Millán.

Entonces como 71 años después, en 1988, o como ahora.

Mari Carmen Barrera ha querido reseñar el valor y el coraje de estas personas que se enfrentaron a juicios militares y a cadenas perpetúas, también ha mostrado las semejanzas existentes, por desgracia, entre esos acontecimientos y los que sufrimos en nuestra sociedad actual, cien años después. Para la secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT, ahora, “tenemos motivos sobrados para la reivindicación en la calle y también estamos sometidos a encarcelamientos” como el de los compañeros sindicalistas de UGT, Rubén Ranz y José Manuel Nogales.

Foto de Agustín Millán.

Mari Carmen Barrera ha descrito las semejanzas entre la crisis que hemos vivido, y la gran huelga del 17, “donde aparecieron nuevas formaciones políticas enfrentadas, la corrupción era dominante y hasta tres veces por año se llegaron a producir elecciones y cambios de gobierno”. “Entonces como hoy, el crecimiento económico tras la primera guerra mundial solo trajo más emigración, paro e incremento de la pobreza y la precariedad de la mayoría de los trabajadores agrarios y urbanos”, señalo la secretaria de UGT.

Foto de Agustín Millán.

Mari Carmen Barrera para concluir quiso recordar unas palabras de Antón Saracibar, secretario de organización de UGT en 1988, con motivo de la huelga general del 14 de diciembre, de la que se cumplen 29 años: “la UGT encabezó la contestación obrera junto a CCOO y otros sindicatos minoritarios, cuyo máximo exponente fue la huelga general del 14 de diciembre de 1988 que constituye la huelga de mayor seguimiento de la historia de nuestro país, donde se reivindicó una política de solidaridad basada en el reparto de una parte de los beneficios que se estaban generando por un mayor crecimiento de la economía “giro social” en compensación de la “deuda social” contraída con los trabajadores desde años atrás.

​El Secretario General de UGT, Pepe Álvarez, consideró que “hay fechas que marcan un antes y un después en la historia, como son las huelgas generales de 1917 y 1988 en España. Grandes movilizaciones que en su momento fueron muy discutidas, pero que dieron sus frutos, aunque no se reconocieran en su momento”.

Foto de Agustín Millán.

Durante su intervención en el acto de presentación de la exposición “La huelga de 1917. La madurez del movimiento obrero“, que estará en la sede confederal de UGT (calle Hortaleza 88, Madrid) hasta el próximo 31 de enero, Álvarez ha recordado que la movilización de 1917 “tenía mucho que ver con la conquista estricta del Estado de derecho, puesto que el control caciquil de medio rural o los pronunciamientos militares impedían elecciones democráticas con garantías”.

Refiriéndose al paro general del 14 de diciembre de 1988, Álvarez afirmo que sin aquella huelga general “no se hubieran conseguido los derechos posteriores” y, dirigiéndose a Nicolás Redondo, líder histórico del Sindicato y su secretario general en aquel momento, tras reconocer su moderación y austeridad, ha le dijo con cariño “puedes sentirte orgulloso en primera persona, porque tuviste la ocasión de vivir uno de los acontecimientos más trascendentes de la historia reciente de nuestro país”.

Foto de Agustín Millán.

El 14D no fue un “calentón”

El exsecretario General de UGT, Nicolás Redondo, comenzó negando que la huelga general del 14 de diciembre de 1988 fuera producto de un calentón, de razones personales, o de intentos de desestabilizar al Gobierno. Fue fruto “de un profundo desacuerdo con las medidas de ajuste que estaba aplicando el Gobierno del PSOE. Y los desacuerdos no empezaron de la noche a la mañana”.

Tras realizar un detallado repaso por diversos acontecimientos que, desde 1982, evidenciaban los desacuerdos entre UGT y el PSOE, ha señalado que “el Plan de Empleo Juvenil fue la gota que colmó el vaso”. “Por respeto al socialismo – ha señalado Redondo- no quiero entrar en las múltiples agresiones que sufrió el Sindicato por parte de los ministros socialistas”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco + cinco =