El Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) obtuvo en 2.016 un superávit de 2.263 millones de euros. A criterio de la Unión General de Trabajadores (UGT) este balance no tiene otra lectura que se ha ahorrado dinero a costa de los parados y de las personas sin cobertura de desempleo ya que la existencia de un remanente económico es la consecuencia de no haber destinado más de 2.000 millones de euros a prestar servicios de empleo a los ciudadanos. No se trata de un éxito del SEPE porque en un país con más de 4 millones de parados, con un 56% de desempleados de larga duración y una tasa de cobertura por debajo del 45% se hace incomprensible que no se haya destinado ese dinero a implementar políticas activas de empleo.

Según UGT la caída del gasto se ha producido en partidas que hubieran permitido realizar mejoras en las coberturas de los parados. El sindicato pone algunos ejemplos. Por un lado, el Programa de Activación de Empleo (PAE), una ayuda destinada a personas desempleadas con cargas familiares y que hayan agotado todas las prestaciones y subsidios y donde sólo se ha ejecutado un 43% del presupuesto destinado al programa. Por otro lado, el Plan PREPARA, donde sólo se gastó un 62% de lo presupuestado. En otro orden, UGT piensa que ese superávit se podría haber utilizado en aplicar estrategias que mejoraran la empleabilidad dado que sólo se ha utilizado un 70% del dinero destinado a formación.

Además, UGT denuncia que de los 75 millones de euros presupuestados para las agencias de colocación sólo se ha utilizado un 8,3% (6,2 millones). También se ha producido ahorro en otras partidas no usando el total del presupuesto como, por ejemplo, que de los 100 millones presupuestados para la mejora de los Servicios de Empleo sólo se ejecutaron 60 y éstos destinados a la mejora del marco institucional del Servicio Nacional de Estadística (SNE). Los 40 millones no utilizados correspondían a la mejora de las oficinas del SEPE.

Por todo ello, María Carmen Barrera, Secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social del sindicato ha exigido al Gobierno que para 2017 «efectúe las reformas normativas necesarias para que el SEPE no pueda volver a ahorrar a costa de las personas sin empleo o sin cobertura para el desempleo. Es la hora para que el Gobierno se siente de una vez por todas con los interlocutores sociales para mejorar las políticas públicas de empleo y aumentar la cobertura a las personas que no tienen ni empleo ni protección a ese desempleo».

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × 1 =