Un triángulo amoroso mortal

Dos agentes de la Guardia Urbana de Barcelona detenidos como presuntos autores de la muerte de otro agente de la misma unidad por un triangulo amoroso

0

Todavía faltan muchos detalles para aclarar el presunto triángulo amoroso criminal que acabo con la vida del agente de la Guardia Urbana de Barcelona, Pedro Rodríguez, el pasado 4 de mayo. El coche carbonizado estaba en tan mal estado que fue prácticamente imposible recuperar nada.

El cadáver, en el interior del maletero había quedado reducido casi a cenizas. Los Mossos solo pudieron sacar en limpio el número bastidor del coche. Su dueño era la víctima del maletero. Pedro Rodríguez, miembro de la Guardia Urbana. Pudo ser identificado gracias a un prótesis metálica, alojada en la espalda.

Fruto de las pesquisas policiales han pasado a disposición judicial dos compañeros del cuerpo. Un hombre, Albert López y una mujer, Rosa Peral. Las primeras investigaciones apuntan a que Rosa y Albert tuvieron un romance hace tiempo. Cuando la pareja se rompió Rosa se enrolló con Pedro, pero en la actualidad, su compañero de patrulla era su expareja. Albert. Los Mossos han detenido a ambos y ya han sido puestos a disposición judicial.

Los Mossos cuentan con la información aportada por los teléfonos móviles de los arrestados, que los vinculan con el crimen, así como las contradicciones en las que incurrieron sobre dónde se encontraban a la hora del crimen. Los dos agentes fueron detenidos el sábado pasado y han permanecido las 72 horas en las comisarías de Sant Boi y Sant Feliu de Llobregat. Este procedimiento pretendía evitar que los dos arrestados tuvieran algún tipo de contacto entre ellos.

Las investigaciones acabarán por aportar más detalles sobre el asesinato del agente de la Guardia Urbana pero los primeros indicios apuntan a que murió en un lugar distinto al que fue encontrado el cadáver. El cuerpo de Pedro R. fue hallado por un excursionista en las inmediaciones del pantano de Foix, en el maletero de un coche completamente carbonizado. El mal estado en el que quedó el cadáver ha impedido hasta la fecha poder averiguar cómo murió la víctima. Si fue tras un forcejeo, un golpe, un corte o un disparo. Además, fuentes de la investigación desconocen todavía cuál es escena del crimen.

Los registros practicados en los domicilios de los detenidos no han permitido aportar pruebas que indiquen que Pedro R. fuera asesinado en alguno de esos lugares. Los Mossos estuvieron más de doce horas escudriñando los domicilios y estuvieron durante todo el día de ayer realizando pruebas al material intervenido

El Ayuntamiento de Barcelona esta preocupado. Lo repitió ayer una y otra vez el comisionado de Seguridad, Amadeo Recasens, en una comparecencia obligada por los acontecimientos. Teme que el caso este deteriorando la imagen de la Guardia Urbana. No obstante, considera que se trata de un “caso aislado y unos hechos puntuales”.

Sobre los detenidos, sin embargo, pesan otros antecedentes según informa el diario El País. La víctima, Rodríguez, había sido noticia porque el Ayuntamiento le suspendió por haber agredido a un motorista que se saltó un control de tráfico en verano del año pasado. Su pareja, Peral, también había salido en los medios denunciando que un exnovio —también guardia urbano y ajeno a esta causa— la había sometido a lo que se bautizó como pornovenganza: difundir una fotografía de ella de carácter sexual a todos sus contactos cuando esta le dejó. López fue condenado por golpear a un vendedor ambulante, y había sido denunciado al menos en otra ocasión.

Además, un episodio gira en torno a Peral y López. Los dos eran pareja de trabajo en la Unidad de Soporte Diurno, que tiene entre sus funciones perseguir la venta ambulante ilegal. En agosto de 2014, un mantero cayó por un terraplén y murió en una actuación en la que participaron ambos. Ella fue herida en el cuello. El caso fue archivado.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ocho + 20 =