En el siglo XIX Karl Marx manifestó que el poder ejecutivo del Estado no es otra cosa que un comité para administrar los negocios de la burguesía. Podemos mediante su Tramabús pretende demostrar empíricamente que esto es así. Nada nuevo bajo el sol si se siguen los medios de comunicación libres o alternativos, o se accede a los diferentes ensayos que se publican año tras año. Así lo han entendido desde la dirección de la formación morada y sólo pretenden llevar a cabo una misión pedagógica porque, como afirma Irene Montero, “no es información que la ciudadanía maneje cotidianamente”. Tomando el ejemplo de Hazte Oír y su autobús de la vergüenza pretenden (in)formar a la ciudadanía del significado de La Trama.

La intención de Podemos es que la ciudadanía se monte en el autobús y haga el recorrido de la Trama con distintas personas que irán explicando los porqués y la visualización del entramado en sí. En palabras de Montero el Tramabús “permite establecer la línea de poder y su geografía en la ciudad”. Rubén Juste, autor de Ibex 35, una historia herética del poder, ha sido el primer introductor al significado del concepto acuñado por Podemos. Para Juste La Trama “cortocircuita las instituciones democráticas” desde ese control que se ejerce afuera de las mismas. Han denunciado que la privatización de las empresas energéticas, como Endesa, o la utilización de la banca pública, como Bankia, permiten entender el vínculo entre políticos y empresarios.

El tercer interviniente, Pablo Iglesias, ha denunciado que “La Trama parasita en las instituciones públicas”. Contra la Trama lo mejor es una nueva ley fiscal progresiva, prohibir las puertas giratorias, la reindustrialización de “nuestra patria”, hacer políticas expansivas para recuperar el consumo y apoyar a los empresarios (pequeños y medianos) que “no pagan con maletines y se echan en sus espaldas la economía española”. Para Iglesias la Trama es la causante de que no haya buenas políticas públicas, que la sanidad no sea mejor. “¿Cómo pueden explicar PSOE y Ciudadanos que van a desparasitar este país si ellos le dieron el poder al PP?” ha concluido Iglesias.

Durante el recorrido, igualmente, se ha denunciado que La Trama llevado a cabo prácticas oligopolísticas para la concertación de precios en la recogida de basuras, o cómo la banca pública ayudó a Florentino Pérez en su asalto a Iberdrola. Aunque en este caso no han destacado la famosa “enmienda Florentino” instaurada por el PSOE y que impedía cierto tipo de votos en los consejos de administración. También han catalogado a Eduardo Inda como pieza decisiva de las cloacas del Estado. Con todo, como destaca Montero, la identificación de la Trama sirve para que no se pueda llevar a cabo la alianza entre partidos en defensa de los intereses económicos.

Nada nuevo ideológicamente, errores y un recortable

Lo que llaman La Trama los dirigentes de Podemos ya fue clasificado hace muchos años por Nicos Poulantzas, en su libro Estado, poder y socialismo, como bloque en el poder cuya dirección recae en la coalición dominante del momento. Es una unión de todos los poderes del sistema que se encuentran dirigidos por aquellas personas que, en ese momento, tengan un poder económico, militar y político mayor. El concepto poulantziano va mucho más allá del significado de La Trama, el cual se queda corto y sin determinar realmente ¿quién es la coalición dominante? Aunque desde la formación morada, como ha manifestado Iglesias, se vea a los grandes fondos de inversión, como Blackrock, como los principales impulsores de la misma. Ya manifestaba el pensador griego que ese bloque en el poder minaba la democracia (liberal) como también manifiestan los actuales dirigentes.

En sus intervenciones los dirigentes de Podemos han cometido algún error que debería ser subsanado en los siguientes tours del Tramabús. Han situado a Carlos Slim, como propietario de FCC, en ciertos contratos obtenidos durante los “gobiernos corruptos” del Partido Popular y por su unión de amistad con Felipe González. Sin embargo, Slim no entró en el accionariado de FCC hasta 2014 cuando las hermanas Koplowitz se veían abocadas a la quiebra por una deuda insostenible. Nada dicen del porcentaje que mantenía Bill Gates, por ejemplo. No cambia sustancialmente la obtención de contratos públicos, pero si lo que desean los dirigentes podemitas es pedagogía deben hacerla con los personajes que sí han hecho esa parasitación estatal.

También proporciona la formación morada un recortable como método pedagógico y para que la propia ciudadanía pueda crear su propio Tramabús y enviar las imágenes del mismo por las redes sociales.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Trece + uno =