El president de la Generalitat, Quim Torra, asistirá al acto de inauguración de los Juegos del Mediterráneo en Tarragona, que se inauguran este viernes. Torra no tiene intención de provocar “fotografías” con el monarca. El jefe del Ejecutivo catalán ha anunciado de facto la ruptura de las relaciones del Govern con la Corona.

Ni Torra, ni ningún conseller asistirá en adelante a ningún acto convocado por el Rey ni invitarán al jefe del Estado a ningún acto convocado por el Govern. En la misma decisión, Torra ha presentado su renuncia como vicepresidente de Honor de la fundación Princesa de Girona.

“Hoy estaré. Estos juegos se hacen en Tarragona, en Catalunya, y se han pagado sobre todo desde nuestro país. Estaremos porque es nuestra casa”, ha afirmado esta mañana, y ha continuado, “la presencia del monarca no condicionará nuestras decisiones”, porque “en Catalunya, mandan los catalanes”, ha zanjado.

La decisión de Torra fue acompañada por una orden en la que se afirma que “ningún miembro del Govern asista en adelante a ningún acto convocado por la Casa Real”. El Ejecutivo catalán ha tomado la decisión de no “invitar ningún miembro de la Casa Real a ningún acto institucional de cuantos pueda convocar la Generalitat”.

Torra no tiene la intención de evitar el saludo con el Rey durante el acto de inauguración de esta noche en Tarragona, pero si tiene el propósito de entregarle los informes elaborados por el Síndic de Greuges sobre la “violencia” a raíz del 1-O y la “persecución penal” posterior al monarca.

Por último, el president ha anunciado que hoy mismo renunciará como vicepresidente de Honor de la fundación Princesa de Girona.

Torra ha comparecido desde el Palau de la Generalitat para anunciar su asistencia al acto por respeto a los catalanes, a los ciudadanos de Tarragona, de manera que “la presencia del monarca no condicionará sus decisiones, pero a partir de ahora la relación se da por finiquitada, porque no hay normalidad en Catalunya”, ha lamentado.

Torra ofreció el pasado miércoles a través de una carta, a Don Felipe un encuentro para explicarles el posicionamiento del nuevo Ejecutivo catalán con respecto a su discurso del pasado 3 de octubre, como consecuencia del referéndum unilateral del 1-O que acabó con violencia policial.

La desatención por parte del Rey ha condicionado la decisión final de Torra, hemos esperado hasta última hora”, ha señalado el president, pero “el Rey de España no ha perdido perdón”, ni siquiera “ocho meses y medio después (de su discurso del 3-O y de las escenas de violencia policial del 1-O) ha expresado una sola palabra de consuelo al millar de heridos ni a sus familias”, ha afirmado en rueda de prensa.

El president Torra ha justificado su tardanza en anunciar la decisión de mantener la incógnita sobre su asistencia hasta pocas horas antes de la ceremonia inaugural de los Juegos Mediterráneos.

“He esperado hasta el último momento a que el Rey reflexionase” pero ha sido en vano. Torra también ha tenido palabras para los “presos políticos” y ha remarcado la situación de “excepcionalidad” que se vive en Catalunya después de los acontecimientos de los últimos meses.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ocho − seis =