por Simón Verde

“Todos mis males vienen de la dación en pago”, se lamenta el juez Fernando Presencia, en una entrevista publicada hoy por el diario digital SABEMOS. “Cuando me llegó la sanción, -añade el magistrado-, se produjo inmediatamente una campaña de prensa en mi contra y contra todos los jueces de lo mercantil que habíamos logrado que se reconociera la figura de la dación en pago en la reforma de 2011”.

“El juez Fernando Presencia, -continúa la información de Sabemos-, está últimamente en todas partes. El magistrado, que fue sancionado en Valencia en relación con una serie de cursos que se impartían a futuros administradores concursales, y que viene de ser suspendido de funciones por un delito de prevaricación judicial en su nuevo destino, Talavera de la Reina, está convencido de que todos sus males tienen que ver con un único motivo: su defensa de la figura de la dación en pago. Considera que se le ha perseguido en una maniobra orquestada por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Ausbanc, y los propios bancos que apoyaban a la organización de Luis Pineda”.

Preguntado sobre las relaciones entre vocales del CGPJ y Ausbanc, Presencia tiene las cosas muy claras: “El consejo quería apoyar los cursos de Ausbanc. Fernando de Rosa –que fue presidente del CGPJ a propuesta del PP hasta 2014 y que fue conseller de Justicia y Administraciones Públicas en el Gobierno de Francisco Camps– me llegó a decir que tuviese mucho cuidado con la dación en pago. Ahora sé a qué se estaba refiriendo. En realidad, si miras los nombres de los magistrados que dieron cursos para Ausbanc, hay muchos de sus delfines. Como Miguel Pascual de Riquelme, -el discutido presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Región de Murcia (TSJMU)–, o Purificación Martorell”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete − diez =