La ronda de contactos que el jefe del Estado, Felipe VI, mantendrá desde este martes y hasta el jueves con todos los portavoces de los distintas formaciones con representación parlamentaria, a excepción de los de Bildu y ERC, servirá al monarca para comprobar en primera persona que el Partido Popular, ganador de las pasadas elecciones del 26-J, no ha ofrecido nada concreto ni claro para sumar apoyos más allá de los 137 con que cuenta de la bancada popular y el expresado de antemano por el representante de Coalición Canaria. Además, Rajoy amaga con protagonizar una segunda espantada, similar a la que ejecutó tras ganar las elecciones del 20-D.

El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, ha afirmado este lunes que sería absurdo optar a la investidura si no se cuenta con los apoyos suficientes y, tras descartar un pacto con los nacionalistas, ha despejado cualquier responsabilidad y ha tirado el balón al tejado de PSOE y Ciudadanos, a cuyos representantes exige “responsabilidad”.

Hernando ha señalado en rueda de prensa que esta semana, en la que el Rey celebra la ronda de consultas para determinar si propone o no un candidato a la investidura, es «trascendental» para la gobernabilidad del país. Tras recalcar que el 26-J fue «un claro sí a Rajoy», ha subrayado que todos los partidos quieren evitar las terceras elecciones y que, por tanto, la obligación de todos es desbloquear la situación.

En este sentido, ha apelado a PSOE y Ciudadanos para que sean consecuentes y permitan la formación cuanto antes de un nuevo Gobierno presidido por el líder del PP.

Según fuentes populares, el PSOE podría estar dispuesto a abstenerse en la votación de investidura del candidato del PP, Mariano Rajoy, si éste se presentase con 170 apoyos seguros, mientras que Ciudadanos, que se abstendría, pide que los socialistas hagan los mismo.

Desde el PP, que no han aventurado ningún calendario de posible investidura, han apuntado también que un posible desbloqueo por parte de los socialistas sería más difícil cuanto más se retrase esta opción, en alusión, aunque sin citarlo, al próximo Congreso del PSOE.

El PP centra su interés en esos dos partidos, una vez descartados posibles acuerdos con los nacionalistas, como ha subrayado Hernando al afirmar que las vías con Convergencia y PNV «están absolutamente cerradas y colapsadas». Ha insistido en que las únicas formaciones que «claramente» pueden desbloquear el país son el PSOE y Ciudadanos, a quienes ha pedido que no demoren más la situación y se sienten con el PP para negociar sobre la base del documento de propuestas “generales” y “vagas” que les ha entregado, como han criticado desde la oposición.

En este sentido, se ha dirigido expresamente al portavoz socialista en el Congreso, Antonio Hernando, y le ha dicho que están dispuestos a negociar «día, noche y tarde» si quieren alcanzar un acuerdo de Gobierno.

En este sentido, ha reprochado a Ciudadanos y PSOE que no hayan contestado al documento de propuestas de gobierno que el PP les entregó. En cualquier caso, el PP mantendrá contactos «de todo tipo y a todos los niveles de forma discreta».

El dirigente del PP ha descartado también que Pedro Sánchez pueda volver a intentar formar un Ejecutivo alternativo al de Rajoy, porque no cree que el PSOE «esté en condiciones de jugar esa baza» y porque el líder socialista ya ha dicho que quiere liderar la oposición. «Pero para ser jefe de la oposición tiene que haber antes un jefe de Gobierno» y, previamente, un proceso de investidura, ha recalcado Rafael Hernando.

Ha reiterado, no obstante, que iniciar ese proceso sin respaldo suficiente sólo serviría para que haya nuevas elecciones, pero «si nadie quiere elecciones, no tiene sentido» con lo que se entraría en lo que ha llamado un «bucle melancólico».

La falta de acuerdo rápido impedirá, además, que en agosto pueda quedar aprobado el techo de gasto, que «tiene que ser una propuesta del nuevo gobierno» -ha recalcado Hernando- y, con ello, presentar antes de la fecha límite del 30 de septiembre el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2017.

De lo contrario, ha advertido, estarán «en riesgo» la consolidación de la recuperación económica y de la creación de empleo, la subida de las pensiones y los salarios de los empleados públicos, las inversiones públicas, los programas sociales «e, incluso, las ayudas agroalimentarias».

«Todo esto está en juego», ha alertado Hernando, que ha apelado a a la responsabilidad y ha añadido que, si bien el PP debe llevar la iniciativa en este momento, a otras formaciones, sobre todo PSOE y Ciudadanos, les corresponde que permitir que haya un gobierno y una legislatura con garantías de gobernabilidad.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × tres =