Victòria Bertran tenía 57 años, trabajaba como médica en el Consorci d’Atenció Primària de Salut del barrio barcelonés de Les Corts. Este lunes 19 de diciembre no acudió como de costumbre a su puesto habitual. No hubo que pedir muchas explicaciones para que saltaran todas las alarmas entre compañeros y familiares. Estaba separada ya de su ex pareja, el experimentado periodista catalán Alfons Quintà, de 73 años. Su verdugo.

La situación de violencia de género que sufría la asesinada no era desconocida entre sus más allegados. De hecho, llamaba a su madre todas las mañanas nada más incorporarse a su puesto de facultativa. También sus compañeros sabían presuntamente de su situación de víctima de violencia de género por la reacción de alerta que causó su ausencia injustificada del trabajo.

Alfons Quintà destapó el caso Banca Catalana, fue delegado de El País en Cataluña y primer director de TV-3

Cuenta Maika Navarro en La Vanguardia que hace una década la madre de Victòria se fue enloquecida al conocido escritor Quim Monzó para implorarle por la suerte que podía correr su hija junto a Quintà. Lo abordó en mitad de la calle para confesarle desesperada: “Quintà está loco y tengo mucho miedo por mi hija”. Monzó recordaba este lunes después del crimen que intentó tranquilizar a la madre de la asesinada mientras le aconsejaba que lo denunciara en la policía.

Esta misma noche, Monzó se despedía de sus seguidores en Twitter con estos dos mensajes.

 

Por su parte, los conocidos del asesino también constataron que ya no vivía junto a Victòria, como él deseaba obsesivamente, sobre todo ahora que se encontraba gravemente enfermo. El reportero de TV3 Nicolás Valle ha escrito en Twitter: “Alfons Quintà ha mort tal i com va viure: sense escrúpols, desquiciat i fent mal (Alfons Quintà ha muerto tal como vivió: sin escrúpulos, desquiciado y haciendo daño).

alfons-quinta

 

Testamento periodístico

El asesino dejó una nota supuestamente explicativa sobre el crimen que tenía planeado cometer con una escopeta de caza contra su ex pareja, a la que le asestó un disparo certero sobre las tres de la madrugada para posteriormente suicidarse en su domicilio del exclusivo barrio barcelonés de Les Corts.

Estaba gravemente enfermo y embaucó a su ex pareja para que lo atendiera

Dos vecinas del conocido y prestigioso periodista escucharon a las tres de la madrugada dos ruidos secos espaciados entre ellos por apenas unos segundos, unos minutos quizá. Eran los ruidos del escopetazo sobre Victòria y sobre el asesino mismo.

El periodista y ex juez había logrado salir vivo de una complicadísima operación de corazón. Se encontraba gravemente enfermo y dejó su testamento periodístico escrito hace solo unos meses. El artículo, publicado el pasado octubre en Diari de Girona se titulaba ‘La sort de morir agafant la mà estimada’ (La suerte de morir cogiendo la mano amada) y ya avanzaba sus criminales planes de futuro, aunque utilizaba unos símiles metafóricos que ocultaban por completo sus afanes asesinos. Sirva como ejemplo el último párrafo del citado artículo: “Creo que vale la pena intentarlo todo, de todo, y más. Para cada uno de nosotros y para todos. Aquel que muera intentando coger la mano de la persona a quien ama siempre obrará mejor que aquel que no lo intente. En definitiva, morir todos lo haremos. Los que tendremos suerte seremos aquellos que al hacerlo tendremos en nuestras manos aquellas en las que soñamos y deseamos. ¿Habrá suerte? Chi lo sa? Pero es preferible al mejor seguro de entierro”.

“Quintà está loco y tengo mucho miedo por mi hija”

Tras el levantamiento de los cadáveres por un juez de instrucción, este mismo martes se ha dado traslado del caso a un Juzgado de Violencia de Género. Los indicios no han dejado lugar a dudas. Se trata de un crimen machista más.

El asesino nació en Figueres en 1943. Fue conocido sobre todo como periodista, pero también ejerció de abogado, juez y oficial de la Marina Mercante. Creó los programas en catalán de Ràdio Barcelona, pasó a dirigir la Delegación de El País en Cataluña. En 1982, Jordi Pujol lo fichó para ponerse al frente como primer director de TV3 y de paso evitar que siguiera publicando sobre el escándalo de Banca Catalana.

Una de sus órdenes más polémicas fue la de prohibir a sus trabajadores que mantuvieran relaciones sexuales entre ellos. Después, el poderoso Lluís Prenafeta, mano derecha de Pujol, le llamó para dirigir El Observador, una aventura periodística fugaz. En El Mundo de Pedro J. Ramírez Quintà publicó una serie de reportajes sobre los negocios presuntamente fraudulentos de los hijos de Pujol, que dieron origen a las investigaciones judiciales en torno a la familia del ex president catalán.

Sus últimos tiempos lo ejerció como colaborador periodístico en distintos medios, hasta llegar a ese diabólico artículo: ‘La sort de morir agafant la ma estimada’. Ni esa mano inocente le pertenecía ni finalmente pudo agarrarla, afortunadamente. En uno de sus párrafos decía: “Puede haber algún sentimiento de humanidad pero el de inhumanidad lo impregna todo. La norma es que no hay norma”. La justicia criminal de un machista asesino. Eso sí, muy letrado y cultivado.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

10 Comentarios

  1. Pero ahí seguía; seguramente hasta tenía su público que lo jaleaba… Aquí os dejo un recado a UP, que dejan un cartel de rechazo a la violencia de género. El tema es muy profundo, y no se va al meollo de la cuestión, creo yo. “No comparto esto, porque todo ello me parece una estupidez… ¿Pensáis que los machistas, maltratadores y asesinos se acojonan cuando ven estos carteles y la gente haciendo un minuto de silencio?… Si fuera así, habría menos crímenes machistas, y, por desgracia, cada vez hay más. Hay que ira a la raíz del asunto; a que los jueces no aplican una ley dura a los maltratadores, a que hay muchas familias que dependen del sueldo del maltratador, a que hay mujeres que denuncian y no les hacen ni caso… a que vivimos en una sociedad machista, donde´los ídoslos del “jurbol”, deporte machista y violento copa todo, donde constantemente en la tv se están emitiendo series y películas machistas y violentas… Y si a la gente no se la educa, desde pequemos, y si a las mujeres se les dice que se casen y aguanten todo lo que puedan… pues ahí está la cuestión. Menos carteles y concentraciones de repulsa, y más cambiar los valores de una sociedad embrutecida y machista”. Espero y deseo que la sociedad esta cambie alguna vez.

  2. Català o no català, un fi** de *uta.
    Tots els altres (el seu entorn) sou còmplices de la mort d’aquesta (bona?) dona.

  3. Ella era mi médico de cabecera. Desde hace casi 15 años.
    Siempre percibí en ella una mirada triste, como si no fuera feliz.
    Me ayudó muchísimo en muchas cosas.
    Nunca me puso pegas o peros a nada.
    Y siempre me decía: me alegro de verte.
    Siempre me sentí ayudada y escuchada.
    A mi Doctora la han asesinado.
    Que gran pérdida !
    Mi más sentido pésame a su familia.
    Espero que él reciba lo que se merece, éste dónde esté su espíritu, y en justicia divina.

    • me alegro de leer algo sobre ella, porque no hago mas que leer sobre el asesino… Que bombo se le da al asesino y que poco a la víctima…

  4. Yo creo que sí, finalmente murió agarrando la mano deseada. Porque al matarla la tuvo eternamente para él, y nadie más.

  5. ES el típico comportamiento de un psicópata de manual- Manipulador engreído.. desconectado emocionalmente de los demas .. un lobo desquiciado hiriendo a quien se le ponga por delante..Este comportamiento se da tambien en mujeres,, por desgracia .. que en paz descanse su víctima.. y hallen paz todas las víctimas emocionalmente ..tocadas— que sin duda dejó en su camino.

  6. Manel ¿dudas de que la víctima fuera buena mujer?Sin duda mucho mejor que él que la asesinó mientras ella accedió ir a cuidarlo a pesar de todo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

nueve − cuatro =