El jurado popular considera culpable de un delito de homicidio y otro de maltrato en el ámbito a familiar, a Jesús J.S. por matar a su mujer.

Según relata el escrito del Fiscal, en su calificación provisional, el acusado, para el que se piden 20 años y nueves meses de cárcel,  mantenía una relación sentimental de dos años y tres meses de duración con Tamara S. B., que contaba con 23 años de edad. Ambos, casados por el rito gitano, convivían con el hijo menor de ellos dos, de 18 meses de edad.

En este contexto familiar, el acusado sometió durante todo el transcurso de la relación de pareja a la mujer a constantes actos de hostigamiento, controlando aspectos personales de vida, como las personas con las que se relacionaba y las comunicaciones que mantenía con ellas. La situación de sometimiento y control también la ejecutaba profiriéndola constantes humillaciones, menosprecios, culminando con agresiones físicas, golpeándola por todo el cuerpo, lo que causó en ella un permanente estado de angustia, ansiedad, desasosiego y temor, generando este comportamiento en el núcleo familiar una situación de temor y depresión.

Entre los constantes episodios de violencia física y verbal se ha acreditado que durante el embarazo de la mujer llegó a golpearla y a tirarla por las escaleras. En otra ocasión, en 2014, le agredió en el rostro dejándolo amoratado y sin que la joven recibiera asistencia médica alguna. Meses antes, le golpeó en las piernas con una silla, causándole serias heridas. Ninguno de estos hechos fue denunciado.

Ante esa situación de permanente violencia, y en busca de protección, la mujer tomó la decisión a finales de 2014 de irse a vivir a casa de sus padres en Navalmoral de la Mata. Pese a la separación, el acusado se personó en el domicilio de los padres de Tamara y, tras intimidarla, logró que volviera al domicilio familiar, donde el ambiente de violencia volvió a reproducirse en constantes situaciones.

En este insoportable clima de convivencia, sobre las 15:30 horas del día 11 de marzo de 2015, el acusado circulaba junto a la mujer a bordo de su vehículo por la A-66 sentido Sevilla, desde la carretera EX 100 Cáceres-Badajoz, manteniendo una agria discusión con la mujer, durante la cual Jesús habría resultado golpeado en la nariz. Entonces, el acusado detuvo el vehículo en seco y comenzó a agredir violentamente a la mujer, quien logró a duras penas descender del coche, hiriéndose en el tobillo. Acto seguido, el acusado, con el propósito de acabar con la vida de Tamara, o pudiendo imaginar que ello podía ocurrir, bajó de la furgoneta y le dio fácil alcance. A continuación, la arrojó violentamente hacia atrás, golpeándose la cabeza contra el asfalto. Tamara fallecía pocas horas después en el Hospital de San Pedro de Alcántara, en Cáceres. El acusado se encuentra en una situación de prisión provisional comunicada y sin fianza desde el mismo día de los hechos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete − dos =