Cuando desde el exterior me preguntan acerca de los comportamientos electorales de los ciudadanos españoles, no me resulta simple encontrar una explicación. No consigo exponer alguna razón por la que el conjunto de la población española siga soportando el coste de la corrupción y beneficios de una minoría. No puedo dar interpretaciones satisfactorias para que comprendan las razones por las que los segmentos más afectados de la ciudadanía, aún no reaccionan ante tamaño despojo. Es más, una parte de ellos, cubiertos de deudas y repletos de fracasos como autónomos, o microempresarios, persisten en creer que el PP de Mariano Rajoy es su salvación. Ello, luego del fracaso al que nos han traído.

Entonces apelo a la idea del “Cortijo”. Término que define a una casa rural con viviendas e infraestructura para la explotación agrícola. Recuerdo que su etimología deriva del sustantivo “corte” del latín “cohors” o “cohortis” y del sufijo “ijo” del latín “icŭlus” que indica como valor diminutivo y a veces como despectivo. Así, representa el símbolo de lo atrasado. De lo caciquil. De la desigualdad.

También les refiero que es en Andalucía en dónde se radica mayoritaria, y físicamente, esta forma sociocultural de gestionar personas y haciendas. Y también de ejercer la política electoral. Dicho de otro modo, lo que Andalucía es al PSOE, Galicia es al PP. El rural condiciona la existencia de redes clientelares, siempre alimentadas por una marginalidad que depende de la voluntad de la política de caciques y señoritos. Se trata entonces de mantener el statu quo. Presenciamos hoy una rebelión a la voluntad democrática de cambiar ese modelo. La investidura será su consumación.

Sin mencionar al IBEX35. Desde el inicio de la crisis, 60 de las 200 mayores fortunas españolas recibieron más de 250 millones de euros en subvenciones agrícolas europeas. Es el caso de los Domecq, cuyo patrimonio se estima entre los 400 y 450 millones de euros. Estos percibieron 36,6 millones en subvenciones europeas. De Jerez de la Frontera, este apellido forma un extenso linaje de grandes familias divididas en distintas ramas. La familia que han percibido ayudas de la PAC desde 2008 a través de una cuarentena de sociedades. Apellidos concretos de cargos ministeriales que no sugieren la inocencia de sus gestiones. Son familiares suyos los Morenés, o los Oriol. Una de cuales fue una notoria defensora en el Círculo de Empresarios, en relación a que los jóvenes pagasen por trabajar. Un caso aparte es Micaela Domecq Solís, cuyo esposo, Miguel Arias Cañete, ex ministro de Agricultura, está siendo cuestionado por diversas actuaciones. Panamá Papers mediante. Además, beneficiada por la amnistía de Montoro. Vergüenza.

La casa de Alba, por su parte, con un patrimonio que se estima entre 2.200 y 3.200 millones de euros, disfruta de la exención del pago de impuestos, usted que me lee si los paga o lo embargan. El soporte legal que lo permite, según los Técnicos del Ministerio de Hacienda, es que se considera una parte Patrimonio Histórico y, con la cesión de obras de arte y antigüedades a la Fundación Casa de Alba, otro tanto.

Pero hay más aspectos de cortijo en todo esto. La mayor parte de las propiedades se concentra Andalucía. Sólo en las provincias de Córdoba y Sevilla, la Casa de Alba posee once fincas gestionadas desde empresas familiares dedicadas a la agricultura y la ganadería. Un patrimonio de ese porte requiere mano de obra para trabajarlo.

Aún así, una sociedad de la Casa de Alba fue la primera empresa no cooperativa que recaudó 1,26 millones de euros a través de Euroexplotaciones Agrarias, SA. Según publicaciones, esta sociedad con sede en El Carpio, es propietaria de una gran parte de la superficie agraria del término cordobés y se mantiene, año tras año, como una de las grandes beneficiarias de Andalucía. A tal punto, que se encuentra entre las veinte que reciben más fondos de la comunidad.

Sin embargo, la gestión de sus explotaciones, el escaso volumen de contratación para las tareas agrarias y la elección de variedades de cultivo que requieren poca mano de obra. Siempre contaron con la subordinada atención de cierto sindicalismo “comprensivo”. El entonces secretario general de la federación agroalimentaria de UGT-A, Pedro Marcos, realizó una estimación en agosto de 2009. Fue en relación a que alrededor de 80.000 trabajadores registrados en el Régimen General de la Seguridad Social, en su mayoría dedicados a la construcción, retornarían al Régimen Especial Agrario durante 2009 en la comunidad andaluza. Todo un visionario.

Este personaje sindical se permitió calificar que las condiciones de trabajo, en estos latifundios casi feudales, y la observancia de los convenios colectivos con el sector es buena. Sin embargo, consciente de la temeridad de sus afirmaciones, calificó dicha relación como “paternalista, muy antigua, como en los años 40, como si los trabajadores le debieran algo por el hecho de darles un trabajo”. Me viene a la memoria “Los Santos Inocentes”, de Mario Camus. Se desarrolla en Extremadura, otro escenario que no es ejemplo de buenas gestiones. Un cortijo.

Lo cierto, es que el paro en Andalucía llega al 29,83% de los residentes mayores de 16 años que quieren trabajar. Pero no pueden hacerlo. Casi diez puntos respecto a la media nacional. Casi veinte puntos más que las del País Vasco, 12,89%, o de Navarra, 13,53%. Las mismas desigualdades existen entre provincias. Casi cuatro de cada diez gaditanos son parados, lo que supone una tasa del 36,73%. Casi veintisiete puntos más que la provincia con menos paro: Guipúzcoa, con el 10,16%. Luego de tres décadas de gobiernos de esta gestión de esta dirigencia presuntamente socialista, me pregunto: ¿Es este el modelo que el “Susanato” tiene previsto para España? De la corrupción que se investiga en esa Autonomía, hablamos otro día. De sus modos violentando la legislación que reglamenta el funcionamiento de una Gestora, hablamos hoy.

¿Realmente crees que nuestro país se merece que esa dirigencia tenga influencia en la construcción de su futuro?

De ti depende que implanten un Cortijo para toda España, si permites que se abstengan.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 + Ocho =