El tiempo está a favor de los pequeños

0

Dice el dicho popular que el tiempo cura todo, y América Latina parece corroborar esta frase por estos tiempos. Tres ejemplos en tres países de la región así lo ponen de manifiesto.

El primer ejemplo es el caso argentino. Tras la salida del gobierno de Cristina Fernández, comenzaron a tomar impulso, aunque moderado, las denuncia con los miembros del anterior gobierno. En el caso de la ex Presidente tiene tres procesamientos, dos pedidos de indagatoria pendientes y más de cincuenta causas judiciales que la involucran, la mayoría de ellas por causas de corrupción, por robarse el dinero de todos… y sin embargo, pretende ser la representante de muchos de los bonaerenses.

El segundo ejemplo es el caso venezolano, donde la línea parece correrse siempre un poco más allá. Tras el anuncio de Maduro de convocar a una Asamblea Constituyente y tras la represión a las marchas que se realizaron en su contra, parecía que la suerte de su gobierno estaba echada y que era cuestión de tiempo la caída de su gobierno. Sin embargo, el tiempo fue pasando y fueron fracasando todas las iniciativas tendientes a encontrar una salida a la crisis venezolana se fueron diluyendo, incluida la intervención del Vaticano, un especialista en dejar languidecer situaciones en el tiempo.

El tercer caso es el caso brasileño. Tras el reemplazo de Dilma Rousseff tras el juicio político que la desplazó de la primera magistratura del gigante sudamericano, el país parecía recuperar cierta institucionalidad que se rompió cuando el principal empresario frigorífico acusó al presidente Michel Temer de haber cobrado un soborno para garantizar el silencio de uno de los principales detenidos por causas de corrupción (como se ve la temática esta de apropiarse de lo ajeno desde el gobierno trasciende fronteras). Se iniciaron causas judiciales y parecía que Temer debía buscarse nuevo empleo porque iba a ser eyectado de Planalto, pero sin embargo, el tiempo estuvo de su lado y aún está en su cargo.

Cantaba Silvio Rodríguez años atrás que ‘El tiempo está a favor de los pequeños de los desnudos, de los olvidados.’  pero eso sería en El Salvador, que es a quien el trovador cubano compuso esta canción, puesto que en el resto del subcontinente (y en gran parte del mundo) el tiempo está a favor de los poderosos, de quienes tienen dinero para comprar voluntades y resoluciones judiciales, de los mismos de siempre.

El próximo 26 de julio será el Jefe del Gobierno del Estado Español, Mariano Rajoy, quien deba enfrentarse a un juez. Y es en esa fecha porque apelando al tiempo y a su poder, pretendió no sentarse frente a frente del magistrado para responder sus preguntas.

Como vemos, a uno y otro lado del océano pasan los días y quienes tienen la sartén por el mango hacen abuso de tal situación, para ellos no pasa el tiempo y la justicia nunca llega. América Latina tuvo su oportunidad pero el tiempo pasó y no hubo resoluciones concretas para cambiar la historia. El Reino de España la tendrá a finales de mes, ¿comenzará a cambiar su historia entonces?

Replanteándonos lo que escribíamos antes, quizás Silvio Rodríguez tenía razón, y el tiempo está a favor de los pequeños, de los pequeños de valores, de principios, de honradez… eso es lo que debe cambiar, porque el tiempo no lo cura todo. 

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

13 + dieciocho =