Cada vez toma más fuerza la idea del posible apoyo del PNV a la moción de Pedro Sánchez. La maniobra de Quim Torra, en la tarde del martes, proponiendo a consellers que no tienen causas judiciales pendientes ni se encuentran fuera de España, aboca a Mariano Rajoy a dejar sin efecto el 155 y, elimina, por tanto, una de las líneas rojas que el PNV ponía encima de la mesa como condición para darle  sus votos al PSOE. Se respira terror en las filas del PP ante la ambigüedad que manifiestan los nacionalistas vascos frente a la moción de censura de los socialistas. En los pasillos del congreso suena cada vez con más fuerza el rumor de que Rajoy podría dimitir en las próximas horas.

El nerviosismo que en las últimas horas se puede observar en periodistas y tertulianos, que se identifican cerca del gobierno del PP, también indica que algo se está moviendo en el Congreso.

También este martes, la virulencia con la que María Dolores de Cospedal contestabaen el Congreso a preguntas relacionadas con la sentencia de Gürtel, llegando a poner en tela de juicio las decisiones judiciales, produjo cierta estupefacción en la opinión pública.

No obstante, resulta complicado hacer una apuesta nítida a que prospere la moción socialista, las declaraciones de unos y otros  desconciertan más que aclaran. Así, un sector del PP y tertulianos afines afirma que Rajoy puede dimitir, algo que provocaría que decayera la moción de censura, el Presidente quedaría en funciones y, se tendría que celebrar una investidura, a saber con qué candidato o candidata. Por otro lado, el propio Rajoy aseguraba a Rufián que ni dimite ni entiende que tenga que hacerloporque la sentencia no ha condenado ni al PP ni al Ejecutivo, así, Rajoy hace lo que mejor sabe hacerse, “el loco” .

Y es que el ambiente es irrespirable y se puede mascar la tragedia, tan grave resultaría, que desde el congreso, una mayoría parlamentaria no apoyara la salida de un Presidente que a todas vistas ha perdido la credibilidad después de, según afirma la sentencia de la Gürtel, mentir en sede judicial, como que el Presidente del Gobierno dimita para así hacer caer una moción de censura contra él.

Mañana, si nada cambia, comienza el debate. Todo apunta a que no será hasta el viernes cuando sepamos si el programa de gobierno o los planes del PSOE, para como mínimo los próximos meses, convencen o no a la mayoría de los diputados, o por el contrario, Sánchez pierde la moción y se abren otros escenarios como una posible moción de Podemos con el único objetivo, según afirman, de convocar elecciones de forma inmediata.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis − uno =