Teresa Franco Martínez es de las pocas mujeres militares, no oficiales, en ganar el pulso -aunque la última palabra aún no está escrita- al Ejército ante el machismo de un superior. Hoy con 42 años, esta cabo de la Unidad de Paracaidismo, sabe que en tres años se verá en la vida civil y tendrá que iniciar una nueva vida laboral y sin uniforme ni ataduras militares. Pero mientras eso llega, Teresa, junto a otras mujeres fantásticas de los cuerpos y fuerzas de Seguridad del Estado, lanza la Plataforma de Mujeres Políticas y Militares para la Visibilización. Van a dar mucho que hablar.

 

¿Por qué esta Plataforma ?

Esta plataforma surge porque mujeres del activismo para la lucha de los derechos de las mujeres, desde la federación de servicio a la ciudadanía de CCOO, se unen con policías locales, Sindicato unificado de la policía Nacional, Asociación Unificada Guardias Civiles y la Asociación Unificada de militares españoles, para dar este paso. Nosotras nos reunimos desde hace años, para hablar de conciliación, corresponsabilidad y un día surge la idea de unirnos pensando que juntas seríamos más fuertes. La igualdad se terminará alcanzando, juntas seremos imparables.

 

Además de su constitución y presentación, que ya está hecho, ¿cuál es el siguiente paso?

Queremos reunirnos para mantener posturas comunes cuando nos tengamos que reunir o reivindicar ante la Administración Pública. Crear cauces para que la lucha de las mujeres se intensifique, ser referencia para las jóvenes. Fomentar medidas de acción positivas en nuestro trabajo. Que nuestros varones nos acompañen en esta lucha feminista.

 

¿Qué es lo peor que les ha ocurrido a las mujeres en las Fuerzas Armadas en estos 30 años? 

Desde el ámbito militar yo investigué que la mujer se incorpora en 1988 a las fuerzas del ejército y ahí llevábamos diez años de Constitución. Ahí se decía que en el art. 14 no se discriminaría por razón de sexo. Luego, por fin podemos entrar en el Ejército y en la Guardia Civil, entramos con restricciones, no podíamos pertenecer a la Legión, a Operaciones Espaciales, a Paracaidismo, ni a fuerzas de desembarco, ni tampoco a submarino. Esto se abrió en 1995, y ahí se consiguió la igualdad formal. Es decir, 17 años después de la Constitución.

Lo negativo fue que una vez que las mujeres entran en todas estas unidades se encuentran con muchas dificultades y un colectivo muy machista. De hecho, hoy se siguen produciendo frases como “no podéis hacer todo como nosotros”, “no somos iguales”, “hay trabajos que son más de hombres”. Va lento, avanza, pero poco a poco. Hay resistencia.

“La igualdad se terminará alcanzando”

 

¿Algo está cambiando desde que usted aprobó las pruebas de acceso hace 17 años?

Sí, seguro. Cuando yo entré a las Fuerzas Armadas no existía sensibilidad ni apoyo del propio Estado militar como institución en favor de la igualdad. Eso avanza, en parte gracias a la fuerza del movimiento feminista.

 

¿La plataforma les dará libertad para decir y denunciar la discriminación sin que por ello sean sancionadas, castigadas o perseguidas en el Ejército o la Policía?

Nuestra actividad no puede tener como consecuencia alguna acción disciplinaria. Tenemos plena libertad para poder denunciar y exponer la realidad que vivimos.

 

¿Es también un reclamo para las mujeres?

Eso es fundamental. La plataforma visibiliza a las mujeres policías, guardias civiles y militares de nuestro país. Pero los colectivos que nos representan en esta plataforma podrán verte mejor representados con más mujeres que se vayan uniendo por esta lucha feminista a través de nuestras organizaciones.

 

También están dando pasos en Europa…

Una cosa preciosa que hemos hecho: Hemos presentado a nivel Europeo, en Eurocop y Euromil (organización paraguas que albergan dentro de su organización a asociación y sindicatos de países europeos). Nos van a apoyar y quieren que nos conozcan y que otros países europeas se unan a esta idea. Así que también tendremos reuniones con compañeras de otros países de Europa.

 

Y pensáis hacer una tourné de presentación por España

Sí, vamos por diferentes ciudades presentando la plataforma. La próxima parada será en Valencia el 11 de diciembre.

 

En estos años, desde la incorporación de la mujer al Ejército y a la Guardia Civil, los medios hemos denunciado y nos hemos comprometido más con casos machistas que el propio Ejército. ¿Se han sentido solas, desamparadas?

Sí, cuando hemos sufrido acoso sexual o laboral, discriminadas por ser mujer, nos hemos sentido muy solas porque hasta hace muy poco se negaba. El ministro Morenés negó en los medios de comunicación que hubiera casos de acoso. Hasta que no hubo un caso visible, como el de Zaida, no se conocía lo que sucedía. Ahora hay protocolos, más sensibilidad social y mediática. Pero no podemos bajar la guardia. La policía no tiene protocolo y los que tenemos en el Ejército es mejorable.

 

¿Qué ha sido lo peor con respecto a la discriminación? 

Ver a compañeras que al enterarse que lucho por los derechos de las mujeres, se han acercado a contarme historias muy duras, pero tienen miedo a denunciar. Porque el sistema militar, nuestro sistema jurídico, es diferente, complicado, y el sufrimiento es enorme cuando activas el mecanismo que aparentemente es por defensa de la víctima pero que, a la vez, hace que te quedes sola.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorValeria Correa Fiz: «El feminismo debe ser el eje fundamental que articule la nueva democracia»
Artículo siguienteUn nuevo crimen machista golpea el 25N
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

3 Comentarios

  1. A ver si se entera la entrevistada que FCSE es CNP y GC únicamente; el Ejército forma parte de las FAS, no tiene nada que ver. Además, con su titular deja fuera a Policías autonómicas y locales, que no creo que sea su intención. Así que antes de pedir la entrevista documéntense y sean precisos en la redacción. Si no lo son caen en el peligro de que no les tomen en serio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 − catorce =