Suzanne Powell es conferenciante, escritora (un total de ocho libros en su haber) e instructora de cursos Zen. Adoro cómo se define a sí misma. “Una pueblerina irlandesa, buscadora de vida, alegría, del sentir, del compartir y comunicar su dicha por todo el mundo”. ¡Cambia ya! es su último libro en el que rescata 270 páginas de remedios naturales. Su última conferencia en México, ante 4000 personas. Su próximo curso Zen, la semana que viene en Madrid. Realiza cada cierto tiempo “reset colectivo” en Ecocentro Madrid.

– Sales de tu ciudad natal con un cáncer diagnosticado y te niegas a seguir el protocolo.

Tenía claro desde pequeña que quería salir de Irlanda, no quería vivir en un pueblo con 20.000 habitantes y la mitad que eran vacas. Reconocía los límites de una isla tan pequeña y sabía que algo mejor me esperaba lejos de allí. El Universo tenía otro plan para mí.

Suzanne Powell, estudia filología románica y lenguas modernas.

Sí, con el único fin de tener el pasaporte para salir del país. Pero, en realidad me encantaba todo lo que se refiere a temas de salud, biología, el cuerpo humano, entender cosas sobre remedios naturales. Me he formado en cursos y seminarios de homeopatía, medicina ortomolecular, etc…que complemento con mi faceta autodidacta en la búsqueda de la solución. Mi primera inquietud a este respecto comienza en la universidad y en la biblioteca: una cura para la bulimia que sufría una amiga y que los médicos no conseguían curar…. ahí sigo.

-¿Qué es lo que te lleva a elegir esta enseñanza?

Un problema de salud, me diagnostican un cáncer en el aparato reproductor que pintaba muy mal. Me niego a seguir el protocolo que implicaba extirpar glándulas, quizás órganos, quimioterapia, radioterapia… Me dijeron que tenía una posibilidad entre 100 de salir viva, y elegí ser, esa una. Yo no me iba a perder “salir de mi pueblo”, los médicos y mi familia me dijeron que estaba loca. Firmé un papel en el que renunciaba al tratamiento y me fui tranquilamente a pasar mi año sabático a España, entonces estaba estudiando en la Universidad de Belfast.

-Pero, ¿así de fácil?

Bueno, lo hice muy conscientemente, tenía claro que no me iba a perder una vida joven, el descubrir nuevas ciudades, nuevas gentes, era renunciar a mi sexualidad recién comenzada con 19 años.

Así es que me dije, “Si hay alguien ahí fuera de verdad, de verdad, de verdad. Si me curo, yo prometo dedicar mi vida a dar esperanza a los que como yo ahora están pasando por una situación similar”.

Me diagnostican un cáncer en el aparato reproductor que pintaba muy mal. Me niego a seguir el protocolo que implicaba extirpar glándulas, quizás órganos, quimioterapia, radioterapia… Me dijeron que tenía una posibilidad entre 100 de salir viva, y elegí ser, esa una.

– Y en España, ¿te auto-curas?

Tengo tendencia a cuidarme y buscar remedios naturales, me gusta mucho investigar para saber qué meto en mi cuerpo, (siempre me veían como un bicho raro). Las “causalidades” de la vida me llevaron a encontrarme con personas como por ejemplo Marc Ams que me acercaron otra visión sobre una vida más natural.

Comencé con curas de frutas, remedios caseros de las abuelas, comida natural, dieta sana, hacer ejercicio, me dio por correr como Forest Gump y se me fue el asma, el estreñimiento, todos los trastornos… hasta el novio que por entonces tenía -entre risas-.

El caso es que cuando volví a Irlanda para la revisión, el cáncer también se había ido.

Seguí pasando revisiones y los doctores llegaron a la conclusión que de todo lo que hacía, algo estaba funcionando, así es que seguí haciéndolo y sigo “asquerosamente” sana. Además de estar viva, a pesar del terrible diagnóstico, he logrado tener una hija naturalmente, si hubiera seguido el protocolo, ¿quién sabe?. En mi libro, “El cáncer. El renacer”, cuento toda mi experiencia de supervivencia desde la consciencia y ese reto que lanzo a la vida.

-Cuando te asientas definitivamente en España, ¿cómo te ganas la vida?

Dando clases de inglés en secundaria en un colegio privado en Barcelona durante nueve años. Esos alumnos, a su vez se convirtieron en mis grandes maestros. Mi objetivo era conquistarles, llamar su atención. Hacía las clases muy divertidas, les contaba confidencias, de cómo había superado enfermedades… me reinventaba cada clase, cada lección. Todavía sigo en contacto con ellos, algunos a través de Facebook y me une una gran amistad. Actualmente he conseguido vivir de la venta de mis libros, ya que las charlas y cursos que imparto son gratuitos.

-¿Esta forma de enseñar es la que utilizas en los cursos Zen? Está todo muy bien organizado y es todo muy práctico. Lo de que mandéis los apuntes al final del curso es muy bueno porque la gente está atenta. ¿Te consideras una gran maestra?

Yo diría comunicadora. Esa es mi misión de vida: comunicar. Realmente transmitir la enseñanza a través de mi personalidad, en ese sentido tengo que ser auténtica conmigo misma.

¿Cómo conectas con la enseñanza Zen?

Como siempre me ha gustado la vida sana, y soy muy curiosa, hice un montón de cursos de todo tipo de terapias y disciplinas alternativas hasta que di con un curso Zen básico con primer y segundo nivel que realizo en Barcelona y en Castelldefels el curso superior.

¿Cómo es la enseñanza Zen que impartes en tus cursos?

Los cursos Zen gratuitos que impartimos son para aprender el control del sistema nervioso, mediante la meditación, la respiración consciente y la activación de chacras según el nivel del curso, así como el Toque Zen que logra hacer fluir la energía de modo correcto tocando en los puntos idóneos, según el síntoma físico que padezcamos.

Se trata de una enseñanza que se adquiere tan solo haciendo el curso, y viene de la trasmisión oral, por ello es necesario asistir presencialmente para adquirir estas capacidades.

Mientras estemos en la manada inconsciente, dopada, drogada por fármacos, para parar las enfermedades de moda como la depresión, las autoinmunes, el cáncer, las degenerativas, la bipolaridad…

-¿Dónde impartes estos cursos?

Actualmente estoy impartiendo más cursos habitualmente en Madrid, donde resido, de nivel 1 y 2, ya que son muy demandados. También viajo a otros países de Latinoamérica como México, donde acabo de impartir un curso, además de una conferencia; ambas para 4.000 personas. Toda la info de cursos, resets colectivos, mis consultas se pueden encontrar en mi blog: http://suzannepowell.blogspot.com

-Me llama la atención la advertencia que figura en tu site: “De acuerdo a la legislación vigente, el contenido del presente blog no sustituirá la apropiada asistencia médica, legal, financiera o psicológica. Así pues, aceptas que el contenido del mismo estará sujeto a tu propia interpretación y uso.”

Claro, porque la enseñanza es para eliminar bloqueos energéticos y restablecer el equilibrio, otra definición puede llevar a equívoco a personas, es un complemento a la medicina tradicional, nunca es sustitutivo.

– ¿Funciona la enseñanza Zen?

A mí me funciona, todo lo que hago lo he probado antes sobre mí misma. Mi lema es “Just do it!” (¡Tan sólo hazlo¡). Adoro lo que hago y lo transmito con pasión. Yo no vengo a “enseñar” nada, sino a recordar lo que los seres humanos han olvidado, es un legado. “¡Abre tu mente!. No es tanto pensar, sino hacer más. Las épocas de los grandes maestros ya han pasado, yo invito a cada uno de los alumnos Zen a ser sus propios maestros.

No soy yo la que dice si funciona o no, sino los alumnos con sus prácticas y sus testimonios que podéis encontrar en mi blog. En el último curso un señor dejó atrás su muletas y salió andando, esto lo vieron casi un millar de personas. Todos coinciden en decir que los cursos “superan sus expectativas”, lo valoran cual tesoro.

¿Qué ocurre tras el curso?

El trabajo de cada uno continúa una vez que tienes la capacidad para ayudar a los demás. Sobre todo, el “Toque Zen de emergencia” que los alumnos se comprometen a realizar. Lo primero que pregunto al comenzar el curso es: ¿venís todos voluntarios?.

Alumnos Zen diseminados por todo el mundo, ya han practicado el toque zen de emergencia en catástrofes, en tsunamis, terremotos, ayudando a mucha gente, pero también en nuestro día a día, nunca sabes si te puede hacer falta. Como un alumno en el tsunami de Indonesia que cuenta como solo oía: Just do it! y con las manos vacías y el Toque Zen salvó muchas vidas.

-¿Por qué impartes los cursos zen gratuitamente?

Mi mayor motivo para estar haciendo lo que yo estoy haciendo ahora es porque quiero compartir lo que he vivido. Quiero dar esperanza a muchas personas que quizás no la tengan por situaciones de salud, por estar inmersos en protocolos complicados, por ver poca luz al final del túnel.

He vivido experiencias muy duras y  gracias a Dios estoy aquí. Porque han encontrado soluciones para mí. Esto no me lo puedo quedar. Tengo que compartirlo. Quiero gritar a los cuatro vientos y tengo esa imperiosidad necesidad de hablar, escribir y contar mi historia.

¿Cómo es tu equipo que te acompaña?

El equipo de los cursos Zen es un equipo muy flexible y voluntario que tienen sus trabajos, sus familias… Somos todos voluntarios de la Fundación Zen y ayudamos en lo que podemos. En Madrid los que pueden venir para colaborar para hacer los “reset”, por si alguien se encuentra mal, socorrerle… me cubren en el salón mientras yo estoy en el escenario. Y cuando salimos al extranjero es lo mismo.

¿Qué obtengo si acudo a un Curso Zen?

Es una herramienta en la que damos una capacidad y las personas pueden utilizar para su beneficio propio o para ayudar a los demás. La humildad es la primera lección y la más importante, tienes la capacidad para evolucionar y para ayudar a los demás. A quién estás ayudando realmente es a ti. Cuando otra persona se cae y le pones la mano y le recuperas, quién se beneficia eres tú mismo. No haces un favor a nadie, esa persona te brinda a ti la oportunidad para que tú practiques tu capacidad.

Entonces, Suzanne Powell es… ¡Si yo puedo tú puedes!.

Sí, yo soy un ser humano, con un cuerpo físico, con un sistema nervioso, metabolismo, sistema inmunológico, circulatorio…. He logrado superar muchas pruebas de salud en mi vida y quiero contárselo a todo el mundo, ése es mi trabajo, mi responsabilidad. No quiero que me mitifiquen como maestra de nada, ni de nadie. No vengo a enseñar nada, sino a recordar lo que hemos olvidado.

Y los grandes maestros… de la historia.

Los grandes maestros son los niños, si escuchamos lo que nos dicen, incluso sus silencios, cuando callan. Yo he aprendido un montón de mi hija cuando era pequeña y ahora también (de su difícil adolescencia) -entre risas-. Me costó mucho quitarme el traje de autoridad, las creencias, lo que repetimos de nuestras madres y abuelas. Lo explico en el libro “Conexión con el Alma” y en “Reset Colectivo”.

Cuidado con lo que dices, lo que piensas, lo que te imaginas, porque se va a convertir en tu realidad, aunque lo crees en tu mente. El poder de la palabra, el poder de la intención en negativo. Mi hija me enseñó a decir la palabra “cancelar” cuando me pillaba en una sentencia o pensamiento negativo.

-La neurociencia va por ahí, se sabe que la mente rellena huecos, inventa realidades, que igual nunca se producen. ¿Para qué preocuparse?

Claro, el problema es que el sistema actualmente nos muestra un mundo negativo, malo, catastrófico… Al sistema no le interesa que seamos conscientes, que pensemos, que seamos poderosos y que pensemos en positivo.

Es como la película “Antz” los bichos grandes y feos están empeñados en mantener su poder a través de mantener a las hormigas en su ignorancia, para que no tengan su poder como colectivo. El mismo sistema funciona igual, mientras estemos en la manada inconsciente, dopada, drogada por fármacos, para parar las enfermedades de moda como la depresión, las autoinmunes, el cáncer, las degenerativas, la bipolaridad… Todo se mantiene con la medicación, si una persona está muy medicada, obviamente no puede pensar por sí misma y menos tomar decisiones razonables.

– ¿No crees que la gente está ya cansada de no ver resultados y está buscando alternativas?

Sí, están cansados de tanta dependencia, de medicación, de adicciones y están encontrando alternativas para complementar esos protocolos. Están despertándose, y también la comunidad médica que siente que hay algo más. Tengo un grupo de más de 160 médicos que ya han hecho los cursos Zen y nos apoyamos, me dicen que lo que aprenden en medicina natural, medicina energética, también les aporta como personas, les ayuda a ser mejores médicos, más conscientes y más fieles a su promesa hipocrática, de ayudar a curarse de la enfermedad.

-Tú has necesitado de la medicina tradicional, llevas una prótesis de cadera.

Yo no estoy en contra de la medicina tradicional, en el curso lo digo alto y claro también está recogido en mi web, que nadie abandone su tratamiento médico, esto es solo trabajo de médicos, solo el profesional sanitario le puede cambiar su receta. Yo estoy sumamente agradecida a la medicina alopática. He pasado por dos operaciones de cadera y necesité traumatólogo, cirujano, anestesiólogo y fisioterapeutas para conseguir mi total recuperación. En el post operatorio utilicé la medicina natural, los toques zen, mi consciencia y mi cabeza para escuchar mi cuerpo y saber lo que necesitaba. Analgésicos, por ejemplo, no requerí y además gracias a este accidente durante el proceso de recuperación escribí mi libro más vendido.

– ¿Por qué es un best-seller “Alimentación consciente”?

Muestro lo que conviene comer y lo que debemos evitar. Cómo seguir una dieta equilibrada y divertida que pueda adaptarse a la casa, al trabajo, en vacaciones… Al final consiste en adquirir buenos hábitos, sanos y placenteros; alimentarnos sin sufrir, sin sentirnos a dieta y sin llamar la atención socialmente. Importante elegir alimentos saludables y combinarlos adecuadamente. para una correcta asimilación, una adecuada evacuación intestinal y una desintoxicación continuada.

Yo digo: “Somos lo que digerimos” que en “Menús conscientes” continúo y desarrollo a modo de guía para ayudar al lector a alimentarse de una manera fácil y divertida, simplificando al máximo la preparación de los alimentos, con muchos ejemplos de menús sencillos y fáciles de preparar, siempre siguiendo las reglas básicas de la dieta disociada.

-Creo que el nuevo libro lo va a superar “¡Cambia ya!. Nuevos recursos naturales para la salud, belleza y hábitat.

Me parecen muy alarmantes y graves las estadísticas de salud. Uno de cada dos bebés nacidos hoy, tendrá cáncer. Dos de cada tres adultos morirán de esta enfermedad. ¡Es increíble!. Entonces empecé a investigar, observar cada vez más, escuchar a mis pacientes, a los alumnos zen. Y me pregunté ¿qué es lo que está pasando?. ¿Qué es lo que no estamos viendo?. ¿Porque hay tanto enfermo?. ¿Qué hay en nuestro entorno que está enfermando?.

Este libro es producto de la observación, se me ocurrió fijarme en los ambientadores, están en tiendas, en hoteles, en baños, en restaurantes, ascensores, en los cines, centros comerciales. ¿Cuántos químicos utilizamos para limpiar la casa?. Productos muy agresivos para los baños para desinfectar, productos para pulir, para sacar brillo en los muebles, en los suelos, para limpiar cristales. ¿Y? ¿Sobre tu cuerpo directamente? los desodorantes, productos de belleza, cremas hidratantes para el cuerpo, la cara, champús, tintes para cabello.

-Visto así, es un poco alarmista ¿estamos rodeados de tóxicos?

Empecé a hacer cambios en mi vida buscando soluciones, volviendo a lo primitivo, lo más cercano a lo que usaba la abuela, la curandera del pueblo, empecé a quitar químicos de casa, tóxicos y luego en el lugar de trabajo también.

Decidí respetar a las personas que tienen sensibilidad química, lo mismo en los cursos pido que la gente venga sin perfumes, colonia, lacas…para que los que sufren de esta sensibilidad no tengan que venir con mascarilla.

Empecé a no callarme, a comentarlo en la consulta, en los cursos, con mi equipo… Comencé a leer sobre el aceite de coco, el vinagre, la miel, aceites esenciales de grado terapéutico que suplen el servicio que nos dan los químicos tan tóxicos.

El libro contiene 270 páginas de remedios naturales, danos algún ejemplo.

Son soluciones para problemas de salud, como la cistitis, una candidiasis, soluciones naturales de higiene, o con recetas de toda la vida para todas aquellas cosas que te planteas si tomas un antibiótico o un remedio natural.

Propongo soluciones que encuentras en la despensa de tu casa, en tu frigorífico. Para mí es apasionante poder compartir estos conocimientos, de muchos años de investigación en mi propia experiencia y luego que la gente tome el libro y que vea que es práctico, útil, fácil y económico. Como los óvulos vaginales para una candidiasis que he ilustrado con fotos y todas las instrucciones para su uso.

Ya que estamos repasando tu obra ¿qué nos cuentas sobre “Despertad humanos”?.

Es un libro muy importante para estos tiempos. Nació de unas circunstancias muy especiales, fue mi hija la que me decía “no hay tiempo”. Mamá reflexiona, tienes que buscar la manera de transmitir al mundo, que la gente tiene que despertar al amor incondicional. Es lo único que puede hacer que este mundo esté a salvo. La humanidad tiene que despertar.

Me habló de los mayas, los aztecas, los incas, los atlantes y otras antiguas civilizaciones. Ella me invitaba a reflexionar sobre el futuro de la Humanidad a 15 años vista, lo canalizó a esa misma edad. Sin embargo, es un libro, que a pesar de hablar de catástrofes, habla de esperanza, de amor, es la esperanza del gran regalo que nos espera a la Humanidad.

-Hablas de un despertar del Ser Humano, que explicas en tu libro el “Reset colectivo”

La gente tiene que salir de su lado zombie, la gente necesita la colleja, la patada en la espinilla, chaparrón de agua fría, necesita salir de la distracción, la ignorancia… necesitan recordar.

Mi maestro en su día nos decía que íbamos a dar cursos en estadios, hace unos años los cursos eran para 20 personas, ahora en Madrid tenemos una media de 900 personas, en México acabo de dar unos para 4.000 personas y otro día una charla para la misma cantidad de asistentes. Una conferencia para 10.000 personas “¡atrévete a ser tu maestra!”, en una convención organizada por “Retos Femeninos” en el Auditorio Nacional de México.

– En tu segundo libro “Atrévete a ser tu maestro” nos invitas a recordar que, que tenemos potencial para hacer eso y más.

Imagínate el potencial que tiene el ser humano, pero ¿cuál es nuestro mayor enemigo?. La mente que niega, la mente limitante, somos maestros de las limitaciones. Como el mismo sistema sabe que tenemos este potencial lo aprovecha y nos inculca el miedo.

Eso propongo en “Atrévete a ser tu maestro”, la budeidad, la iluminación o el despertar significan lo mismo. Y se alcanzan cuando uno llega a la frecuencia o al estado de paz y calma en su mente, en su corazón, en su cuerpo y en su espíritu. Es justo el punto en el que uno consigue olvidarse de sí mismo y acceder a la nada y atravesarla para encontrarse en el todo. Allí se fusiona con la luz del amor incondicional. En ese momento sabe que forma parte de un todo y se siente en casa. A partir de ese instante nada es igual.

Cosas mágicas me pasan continuamente y siempre me mandan la ayuda que necesito para poder hacer lo que tengo que hacer en cada momento y nunca me quejo. “Tú pide, que somos muchos tomando nota”, me han dicho.

Me cuesta mucho pedir para mí, aprendí a empezar a pedir para beneficio de la Humanidad, no egoístamente. Me llega lo que me corresponde, y con eso tengo lo suficiente. Me llega hoy lo que necesito para “hoy”. ¡Chin pon!. Mañana será otro “hoy”. Y así, ha ido pasando el tiempo hasta mis 55 años en esta vida, por los que doy las gracias y los que me quedan todavía aprendiendo, evolucionando y compartiendo experiencias.

– ULTIMO LIBRO: ¡Cambia ya! Nuevos recursos naturales para la salud, belleza y hábitat. Editorial Sirio.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ocho − siete =