Comienza la batalla en el PSOE con Susana Díaz en el centro de la escena diciendo que “socialismo es lo que hace mi amigo Emiliano García Page en Castilla-La Mancha”. Lo cierto es que el presidente de Castilla-La Mancba representa fielmente el socialismo de José Bono, que para los más a la izquierda no deja de ser una versión de la derecha española. Con todo, Emliano tiene plantada la tienda en la gobernación de Castilla-La Mancha con la ayuda de Podemos.

Como también ha reconocido García Page, finalmente serán los militantes con su papeleta los que tomen la decisión de quien será el secretario general del PSOE, y nada está claro. Todo es confusión a día de hoy, hay miedo e incertidumbre y se espera que Susana Días arranque cualquier género de duda en las próximas semanas con una campaña exitosa. Ni siquiera hay certezas en los territorios más propicios para el susanismo. Siguiendo con Castilla-La Mancha: el mismo día en el que presidente de la Junta acudía a Madrid a apoyar a la lideresa andaluza, la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, que en su días mostró ciertas simpatías por la candidatura de Pedro Sánchez, asistía a la ceremonia de la Hermandad de la Virgen de las Angustias, previa a la Semana Santa, en el templo toledano de Santa Justa y Rufina. El PSOE sufre hoy dolores de parto.

El susanismo se viste de largo y entra de lleno en la mayor encrucijada que ha tenido el partido en su historia. De momento hay tres candidatos, veremos los que quedan al final, pero solamente dos modelos de partido. En esto tiene razón Pedro Sánchez cuando dice que hay que elegir entre lo suyo y lo que representa Susana Díaz porque Patxi López no aporta sustancialmente nada nuevo que no esté contenido en los dos anteriores, y está por ver si al final no decide sumar fuerzas en el bando susanista porque en el bando del sanchismo ya le han puesto la etiqueta de traidor. La opción de Pedro Sánchez está cayendo como un auténtico pedrisco en un partido sumido totalmente en la zozobra.

El pedrismo es la opción por un populismo de menor intensidad que el de Podemos pero populismo al fin al cabo. Muchos me podrían decir -con razón- que últimamente todo es populismo en política, también lo de Susana, pero creo que nos entendemos. Digo ese populismo que igual se envuelve en la mayor bandera de España jamás vista en un mitin (como hizo Sánchez hace meses superando cualquier expectativa) que se pone a cantar la Internacional puño en alto al más viejo estilo de la izquierda.

Y no es que sea malo reivindicar un PSOE más a la izquierda al postulado por Susana Díaz. Lo malo es que Pedro Sánchez, borracho de oportunismo, no se lo cree ni él mismo, que de naturaleza es moderadito y sin estridencias. ¿Se puede cambiar tan repentinamente?. Quizá uno de los problemas del PSOE es la falta de una opción auténticamente socialista en su seno.

La candidatura que viene de Andalucía, que es la del PSOE conocido y previsible, está más apegada a las viejas esencias felipistas que a las de Rodríguez Zapatero, por más que la aspirante tenga que quedar indistintamente bien con todos los que la apoyan. Frente a Pedro Sánchez, cuyo modelo de país tiene un desarrollo imprevisible, es la opción por un PSOE fuertemente apegado al sistema, #100Por100Sistema.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. Pedro Sánchez borracho de oportunismo???? Pedro Sanchez Populista???
    Pedro Sánchez es el primer y último Secretario General elegido directamente por la militancia y estoy convencido que seguirá siéndolo después de las primarias.
    Los oportunistas y populistas alegales son los otros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

seis − dos =