Susana Díaz no quiere que un problema doméstico tan grave como el que tiene actualmente en Andalucía empañe su nuevo relanzamiento público a nivel nacional, e internacional, tras su reciente e intensa gira por Bruselas con una agenda casi de jefe de Estado. Las manifestaciones multitudinarias en varias provincias andaluzas contra su política de reagrupamiento de centros hospitalarios con recortes encubiertos ha dado un inesperado jaque a la política sanitaria dirigida por el Gobierno de Díaz.

A sabiendas de que en la cita política en Jaén del próximo 16 de diciembre se juega muchas de sus aspiraciones de ser la próxima secretaria general del PSOE, Díaz quiere tener atados todos los resortes que la puedan llevar a Ferraz con los menores contratiempos posibles. Y su Gobierno en minoría, que hasta ahora venía siendo del todo apacible gracias a la mano tendida que le propicia Ciudadanos desde un primer momento, se ha encontrado en la ‘joya de la Corona’, la sanidad pública, un inesperado revés que puede dañar aún más su imagen pública a nivel nacional después del bochornoso espectáculo ofrecido en el comité federal que descabalgó a Pedro Sánchez el 1 de octubre de la dirección del partido, orquestado claramente desde el ‘aparato’ socialista andaluz, el más poderoso a nivel nacional como se ha demostrado por el peso que posee aún en la gestora que dirige desde esta fecha los designios del partido.

susana-zapatero

El motivo oficial del acto donde se dará cita Díaz con el ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero y otros líderes del partido aún por confirmar es conmemorar el décimo aniversario de la ley de dependencia aprobada durante el mandato del último presidente del Gobierno socialista. En realidad, la baronesa andaluza del PSOE ha citado en Jaén –la provincia más fiel al ‘aparato’ y con menos discrepancias internas desde los tiempos de Gaspar Zarrías, mano de derecha de Manuel Chaves durante décadas– a sus correligionarios para dar el pistoletazo de salida a su carrera por la secretaría general del PSOE, aspiración ya iniciada desde el mismo día de su dimisión por el ex secretario general Pedro Sánchez pese a que ella mantiene el latiguillo de que “primero es el partido y después las personas”.

Díaz ha dado órdenes a su consejero de Salud, Aquilino Alonso, para que se siente a negociar “con un folio en blanco” por delante con el líder de las movilizaciones que han echado a la calle en tres manifestaciones masivas a decenas de miles de granadinos en solo un mes contra la fusión hospitalaria de los centros de referencia de la capital. Estas protestas se han extendido ahora por las provincias de Huelva y Málaga y el Gobierno de Díaz asegura que detrás de ella solo están los intereses partidistas de Podemos y PP, algo que ha encrespado aún más los ánimos de los sanitarios, que en sus proclamas solo inciden en la defensa a ultranza de una sanidad pública de calidad para todos.

El médico granadino de Urgencias, Jesús Candel, más conocido como Spiriman, ha utilizado las redes sociales para reclamar la dimisión de toda la cúpula sanitaria de la provincia así como del propio titular autonómico de Salud, que este 1 de noviembre iniciará una reunión de la Administración autonómica con las plataformas sanitarias y ciudadanas que están en contra de estas políticas del Gobierno de Susana Díaz.

spiriman

A través de un vídeo colgado en Facebook, Spiriman llama a todos los granadinos a estar presentes a las 18.30 horas del jueves 1 en las puertas del edificio de gobierno junto al hospital Ruiz de Alda, durante la primera toma de contacto de los manifestantes con los máximos responsables sanitarios de Andalucía. Han pasado ya más de 40 días de la primera manifestación por las calles de Granada, donde más de 40.000 personas protestaron contra las políticas sanitarias de Susana Díaz.

El vicepresidente del Gobierno andaluz, Manuel Jiménez Barrios, ha repetido de nuevo la idea de que el ejecutivo de Susana Díaz está abierto al “diálogo y la rectificación”, pero lo más que llega a reconocer es que “se han podido producir disfunciones” durante las fusiones hospitalarias y la reordenación del sistema público de salud. Eso sí: niega en todo momento que se hayan llevado a cabo recortes o que se vayan a producir en un futuro inmediato.

Solo en Granada, los datos que maneja el Gobierno andaluz apuntan que las inversiones destinadas a los hospitales de la provincia se ha incrementado en 44,3 millones durante el pasado 2015 y en unos 100 millones para este 2016.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

5 Comentarios

  1. susanita estoy deseando que haya elecciones en andalucia pa botarte (si, botarte que no es una falta de ortografia)

  2. Siempre la culpa del desastre andaluz perpetrado por el psoe conformado por personas sin formacion ni academica ni profesional ha sido de otros, ya no cuela porque ya no hay pagas o contratillos de trabajo tirando de escoba y carrito de basura para unos o direccion de empresas fantasmas para otros.

  3. Eso, se reúne en Granada porque en Huelva y Málaga está detrás el pp y podemos… La forma más ridícula de querer seguir en la misma línea, cuando los miles y miles de personas que estamos unidas en ésto (en mi caso en Huelva) lo estamos por el hartazgo de la ciudadanía, por el abandono de las instalaciones, por los recortes encubiertos, por la falta de personal a la que han dado lugar esos recortes, por las eternas listas de espera,… ¿Sigo? Porque yo no voto ni al pp ni a ponemos y porque tampoco me mueven ellos.
    Me mueve #Huelvaporunasanidaddigna y me mueve el descontento por la dignidad que nos están robando con la falta de medios, de presupuesto, de plantas cerradas y de los innumerables despropósitos a los que estamos sometidos en Huelva, que al final y con todo el dolor de mi corazón, va a ser verdad eso de que somos el culo del mundo y no le importamos a nadie.
    Huelva a despertado y el movimiento #Huelvaporunasanidaddigna no va a parar hasta que dejen de poner excusas y empiecen a buscar soluciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 + 4 =