Susana Díaz, baronesa de los socialistas andaluces, principales instigadores del golpe ejecutado con un palpable fracaso contra la cúpula de Ferraz, sigue sin postularse para competir contra Pedro Sánchez en un proceso de primarias, como ha quedado en evidencia durante su intervención este jueves ante el Comité Director del PSOE-A.

En un tono moderado alejado de buscar la confrontación directa con Sánchez, Díaz ha vuelto a proponerse «en la cola o en la cabeza» de un nuevo proyecto de partido. Pero en ningún momento ha dado el paso al frente. «En el PSOE no hay bandas ni bandos», ha dicho tras ser recibida por la cúpula socialista andaluza con todos sus miembros puestos en pie.

Probablemente está a la espera de una nueva ocasión en que se la elija poco menos que por aclamación una vez despejadas las dudas sobre los efectos logrados por la dimisión en bloque de 17 miembros de la ejecutiva federal, siete de ellos andaluces.

Este mensaje conciliador en apariencia después del fallido órdago de la mañana en las puertas de Ferraz, no puede entenderse sino como un repliegue momentáneo en busca de otra mejor ocasión para buscar el cuerpo a cuerpo con Sánchez en primarias, una vez logrados los apoyos necesarios para intentar derrotarlo con el voto de la militancia.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

13 + dieciseis =